De apariencia pastosa y de sabor intenso, la mostaza se ha hecho famosa por su presentación americana, la cual está preparada con semillas de esta planta molidas, vinagre y cúrcuma, un ingrediente con el que consigue ese característico color amarillo. Sin embargo, ese no es el único tipo que existe, hay mucho más y muy interesantes. 

Picor y acidez pueden ser los mejores calificativos para describir a la mostaza. Sus semillas pertenecen a las plantas del género Sinapis, las cuales proceden de la familia de las crucíferas, que son especies muy similares a las coles y los nabos.

Existen vestigios que indican que este condimento fue creado desde el tiempo de los romanos y era utilizado para preservar el vino, sin embargo, en la actualidad se emplea (fallidamente) como aderezo y no para resaltar el sabor de algunos alimentos.

Para activar su sabor “picante”, se necesita del calor y la ayuda de algún líquido, es por ello que los romanos le agregaron mosto (jugo de uva fermentado) con lo cual obtuvieron sabores muy picantes. También hay las que se hacen con distintos destilados, como la cerveza y el coñac, lo que permite a una enzima activarse y resaltar el sabor.

PUBLICIDAD

Para conocer un poco más de la mostaza, en Forbes Life fuimos parte de un viaje sensorial a través de una cata con las mostazas de Mielle, en la que, encaminados por la chef Mariana Orozco, descubrimos que existen diversos tipos de consistencias, colores y texturas de constituyen a este milenario aderezo.

1417677_637555219651045_59449134_o

Tipos de mostazas:

  • Dijonnaise. Presenta una base de mostaza y mayonesa, se puede considerar como una mostaza para el día a día, pues es cremosa e ideal para los platillos de los niños, ya que cuenta con un sabor suave pero discreto. Se recomienda para acompañar con crudités de diversos vegetales, al igual con pescado blanco o bien, utilizarla como el aderezo del pavo de Navidad.
  • Al vino blanco. De sabor sobrio, a comparación de la mostaza de los romanos, tiene una textura con semillas machacadas de ginseng. Se puede emplear para untarle al Lomo de cerdo.
  • De miel. Cuenta con un balance perfecto entre dulce y el característico sabor pungente de la mostaza. Es ideal para untar en verduras como el chícharo japonés, jicama, apio.
  • Pimienta verde. Mantiene un sabor potente y comúnmente se emplea como emulsionador de algún aderezo, se recomienda que por una parte de vinagre se agreguen tres tazas de aceite y media taza de mostaza, una opción para acompañarlo con carne de cordero o pato. Es la menos ácida del grupo, sin embargo es la más amarga. Es perfecta para preparar mayonesa. Se invita a probarla con carne de aves como el magret de pato, el cerdo y salchichas.
  • Estragón. Con un sabor balanceado, en este tipo de mostaza se puede percibir el sabor del anís. Es recomendada para sazonar cualquier producto del mar y carnes. También se puede emplear para postres con queso azul o queso de cabra.
  • Provenzal. Con trozos de pimiento morrón, vinagre, ajo dijon, es una de las mostazas más complejas. Pues se trata de que lo expresivo en su sabor se maride con algún otro sabor más suave, como el aderezo cesar, arenques y anchoas, aunque también, se puede emplear en una salsa para pizza, con jamón serrano o en una comida al horno.
  • Dijon original. Este es el tipo que corresponde a la mostaza antigua. Tiene un sabor relajado y en su cuerpo se notan las semillas. Se invita a acompañarla tanto con alimentos salados y dulces, como ensaladas, con papas y cebollas cambray, alcaparras, trufas y bombones.
  • Hierbas finas. Este tipo contienen una mezcla de hierbas finas, por lo que su sabor resulta menos potente. Contienen cebollín, perejil y albahaca, el condimento ideal para untar a las sardinas y caracoles.
CEVoNHCUIAAqYPS

 Para mayor información:

maille.com

@MailleUK

 

Siguientes artículos

¿Qué comer en Centroamérica? Parte II
Por

En esta segunda parte de nuestra ruta gastronómica por Centroamérica presentamos nuestro paso por aquellos emblemáticos...