Safilo, grupo italiano líder en el sector de la óptica, se encuentra pleno proceso de renovación con un plan de negocio a largo plazo (2020). Su objetivo: alcanzar loS 1,600 millones de euros de ventas.

Safilo ha cerrado la primera mitad de 2016 con una buena noticia para sus accionistas: por un lado, el grupo italiano de óptica ha concluido los primeros seis meses de su ejercicio con un resultado neto de 16,3 millones de euros (18,2 millones de dólares), casi el doble que en el mismo periodo del año anterior. Luisa Delgado, CEO de Safilo, considera que este incremento se debe al proceso de transformación que comenzó hace dos años dentro del grupo, que no se completará hasta 2020.

Lee también: El imperio de lentes que sigue creciendo

PUBLICIDAD

“Es un proceso muy largo. Nosotros somos la productora y distribuidora de lentes más antigua de Italia y del mundo, fundada en 1878. Desde 1934, cuando nos incorporamos como Safilo con Guglielmo Tabacchi, un visionario, crecimos globalmente de un modo muy rápido. Él inventó la producción de lentes sin automatizarla, pero con la posibilidad de hacer volúmenes mayores. Todo esto se ha preservado, pero de manera más moderna”, explica Delgado.

El portfolio del grupo abarca empresas propias —Carrera, Polaroid, Smith, Safilo y Oxydo— y licencias de marcas de lujo, como Dior, Fendi, Gucci, Céline, Jimmy Choo, Marc Jacobs y Max Mara, entre otras. Además, posee siete plantas en todo el mundo, tres en Italia, centradas en la alta gama que han incrementado su productividad en un 25%, y otras cuatro en Eslovenia, Escocia, Estados Unidos y China. Dentro de este panorama global, México se coloca como el mercado líder en Latinoamérica, por encima de Brasil y Argentina. A juicio de la CEO, el éxito de Safilo radica en la nueva filosofía de gestión del grupo: “a largo plazo, de manera global y con criterios más unificados”.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram