En la gestión de aplicaciones, una organización de TI debe adoptar un enfoque que se centre más en la gente que en la tecnología.

 

 

La tecnología ha sido el criterio para medir el rendimiento en cuanto a las aplicaciones. Las métricas alrededor de todo el servidor de aplicaciones, de la base de datos o la red son consideradas adecuadas para garantizar la fiabilidad, la disponibilidad, la escalabilidad y la seguridad de la cartera de aplicaciones. Sin embargo, estas medidas no cuentan con la eficacia con la que los usuarios finales utilizan estas aplicaciones para interactuar, colaborar o hacer su trabajo.

PUBLICIDAD

Actualmente una “empresa siempre conectada” está llena de diferentes usuarios, no sólo en términos demográficos, también en términos de roles y necesidades de TI. Sabemos que no todos los hombres son iguales; un ejecutivo altamente productivo que pasa la mitad del año fuera tiene diferentes necesidades a las de un gerente que espera que sus aplicaciones de escritorio estén siempre en las mejores condiciones.

¿Cómo ofrecer aplicaciones más relevantes y adaptables a las necesidades únicas de usuarios? ¿Y si se tuviera una mejor idea de cómo los usuarios perciben y consumen la tecnología, servicios, nivel de tiempo, de respuesta, dispositivos y aplicaciones más comúnmente utilizados?

Para esto se requiere que una organización de TI adopte un enfoque diferente para gestionar aplicaciones. En primer lugar que se centre más en la gente que en la tecnología. Las personas clave dentro de una organización son la llave de la nueva misión crítica y hoy en día la administración de aplicaciones se está centrando en la capacitación de usuarios finales con tecnología y servicios que apoyen sus objetivos de productividad y negocios. Claramente, la experiencia del usuario está impulsando a la aplicación y no al revés.

 

Control de TI con usuarios modernos

Seamos realistas: los usuarios finales esperan la misma flexibilidad y facilidad en la empresa de TI, que la que pueden encontrar en su espacio personal. Buscan una aplicación que sea relevante para su trabajo y lo suficientemente intuitiva para apoyar sus necesidades empresariales únicas.

Los usuarios quieren un entorno de aplicaciones que fomente la flexibilidad, mejore la colaboración y proporcione suficiente espacio para la creatividad. En otras palabras, el usuario moderno quiere que su experiencia en TI sea en tiempo real, inteligente, relevante y personal.

Para las organizaciones, esto significa entregar la aplicación correcta y apoyar al usuario en el momento y lugar exacto. También significa crear servicios que sean tan personales y únicos como el dispositivo o aplicación, permitiendo a cada usuario elegir lo que consideren más relevante para sus necesidades. Pero la pregunta es: ¿cómo se puede responder eficazmente a las expectativas de tus usuarios, sin perder el foco de las prioridades de la organización? ¿Cómo es que “las personas clave” se manifiestan en el espacio de gestión de aplicaciones?

 

La llave: las personas clave

Las personas orientadas a la administración para el entorno de aplicaciones son la clave. Las soluciones para supervisar el rendimiento de aplicaciones proporcionan una mayor visibilidad sobre el consumo de usuarios. El uso de análisis de aplicaciones inteligentes puede extraer datos de rendimiento de las mismas y entender el tipo de incidentes planteados. Estos conocimientos se pueden usar para identificar problemas de usuarios antes de que sucedan y moverlos a una fuente cercana para su resolución.

En esencia, el conocimiento dirigido de manera especializada se puede utilizar para personalizar tu modelo de trabajadores, conjunto de habilidades, estrategia de ubicación y la estructura del escritorio de servicio para la más óptima resolución. Esta adopción de una “estrategia de desplazamiento” ayuda a reducir costos y mejora la velocidad de trabajo. La analítica también hace que tu entorno de TI sea intuitivo y más relevante para el usuario final, añadiendo otra dimensión a la experiencia del usuario.

Mientras que el ahorro de tiempo y de costos es un hecho, la facilidad de uso, la mejora de la productividad del usuario final, la agilidad y una experiencia de usuario superior son el complemento de las prestaciones que constituyen el punto de vista centrado en las personas para la gestión de aplicaciones. Impulsar a los usuarios a ser creativos da el poder para explotar rápidamente nuevas oportunidades de negocio. Y los verdaderos beneficios llegan cuando los usuarios finales se reúnen e involucran en formas innovadoras, sin restricciones y sin inhibiciones.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Facebook: helcio.beninatto

Blog de la empresa: Unisys

Página de la empresa: Unisys

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Right at Home, cuidados de calidad para adultos mayores
Por

A medida que la población envejece en Estados Unidos e intenta evitar los asilos y hospitales, Right at Home crece su ba...