El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) aprobó la continuación de las obras para la construcción de la Línea 7 del Metrobús, aunque la colocación de anuncios publicitarios por esta nueva ruta sobre Paseo de la Reforma deberá ser revisada nuevamente por el Gobierno de la Ciudad de México.

El gobierno capitalino dio a conocer que ya cuenta con la autorización integral del INAH para continuar con las obras de esta línea del Metrobús; sin embargo, deberá cumplir con las condiciones del Instituto sobre la publicidad como el retiro y restricción de elementos publicitarios en las zonas patrimoniales protegidas.

También se deberá retirar mobiliario urbano irregular o innecesario: antiguos parabuses, quioscos de periódicos y venta de flores, puestos de comercio informal y papeleras; además de modificar los mástiles en la señalética de cada estación, ubicando en su lugar estelas de baja altura que prescindan de propaganda comercial.

PUBLICIDAD

Leer también: Próxima semana levantarían suspensión del Metrobús en Reforma

“Detrás de la construcción de la Línea 7 del Metrobús se oculta toda una red de intereses económicos. Según contratos y permisos asignados, la idea del gobierno capitalino es explotar comercialmente Paseo de la Reforma-calzadas Misterios y de Guadalupe”, dice un reportaje publicado en la edición digital del semanario Proceso.

La empresa que se encargará de esa labor es Medios de Publicidad, que en abril de este año formalizó con Guillermo Calderón, director del Metrobús, el “permiso administrativo temporal revocable” (PATR) para la comercialización, instalación y exhibición de 898 espacios de publicidad a lo largo de todo el corredor. Dicha actividad dejará ganancias por 11 millones 570,000 pesos anuales durante 10 años.

Además de esas condiciones de publicidad para continuar la construcción de la Línea 7 del Metrobús, el  INAH considera otros criterios y consideraciones para continuar con las obras:

1. La competencia del INAH para conocer, dictaminar y autorizar el proyecto en cuestión se fundamenta en lo dispuesto en la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos y su Reglamento, toda vez que la ruta de 15 kilómetros de longitud que cubre la Línea 7 del Metrobús corre por vías que forman parte de la traza histórica de la Ciudad de México, y en consecuencia deben ser consideradas monumentos históricos, por determinación de ley.

Es el caso de la Calzada de los Misterios, antigua vía procesional que vinculó el Centro Histórico de la Ciudad de México con el santuario religioso más importante de nuestro país, la Villa de Guadalupe. En dicha Calzada se ubican también 15 misterios que forman parte del sentido histórico y ritual de la ruta.

Es el caso también del Paseo de la Reforma, en su tramo comprendido entre Avenida Juárez y la Puerta de los Leones del Bosque de Chapultepec, importante paseo constituido como tal desde el siglo XIX, para unir el Bosque de Chapultepec con el Centro Histórico de la ciudad.

La Línea 7 del Metrobus pasa también por áreas declaradas Zonas de Monumentos Históricos por el Ejecutivo Federal, como el tramo de Reforma que cruza por el Centro Histórico; así como el que atraviesa por la Primera Sección del Bosque de Chapultepec. Ademas, el antiguo Paseo de la Reforma incluye monumentos que datan del siglo XIX, como aquellos que conmemoran a personajes destacados de la historia mexicana, representativos de las entidades de la República.

Lee: Línea 7 del Metrobús, entre la movilidad y la explotación comercial

2. El criterio general que desde un principio se estableció para avanzar en la formulación de este proyecto de transporte público, se basa en las siguientes consideraciones:

  • Mantener inalterable la traza del Paseo de la Reforma, en el tramo que corresponde a la competencia del INAH, respetando la disposici6n e integridad de las camellones centrales y laterales, las áreas ajardinadas, y la disposici6n de arroyos y banquetas.
  • Que el transporte público circulara por el carril derecho del arroyo central, para el que desde hace décadas lo han hecho los autobuses del transporte público.
  • Que los autobuses para este sistema de transporte serían abordados a nivel de banqueta.
  • Que las estaciones para el abordaje de los vehículos de transporte público no fuesen confinados y consistieran sólo en estructuras ligeras para sostener cubiertas, mamparas y bancas de espera.
  • Que en los tramos competencia del INAH se evitara el retiro de árboles, modulando las estaciones o paraderos, para que estos permanecieran en su lugar.
  • Que la localización de las estaciones de embarque y desembarque en cada sentido de la circulación tendrá que ser revisada, a fin de respetar la integridad, la visibilidad y relevancia de las monumentos existentes y colindantes a lo largo del recorrido.

3. Una primera acción constructiva iniciada por las autoridades, fue el cambio de carpeta de rodamiento. El INAH realizó un procedimiento de suspensión, puesto que las obras habían comenzado sin la autorización correspondiente y podrán afectar el basamento de algunas de las estructuras de los héroes de la Reforma, incluyendo sus pedestales, que son monumentos par determinación de ley.

El INAH requirió complementar medidas de protección para el cuidado de dichos monumentos, que debiesen ser incorporados al proyecto constructivo del carril correspondiente, asegurando la presencia de supervisión arqueológica en todo lo largo de la ruta, por parte del área de Salvamento Arqueológico del Instituto. Una vez instrumentadas estas medidas, el 19 de mayo de 2017, se emitió la autorización para concluir exclusivamente las obras de renovación de la carpeta asfáltica en el carril de circulación del Metrobús.

4. El proyecto general revisado par el instituto incluye, además del carril de circulación exclusivo en ambos sentidos, la construcción de 30 paraderos de embarque en cada sentido de circulación, dos estaciones terminales, mobiliario urbano para espera y señalética del sistema de transporte público.

Estos elementos presentaban algunas características que, de acuerdo con el criterio técnico del INAH, la autoridad debió modificar, con el fin de cuidar el paisaje histórico urbano, respetar la integridad de los monumentos, fortalecer el carácter del sitio histórico y favorecer la apreciación visual de los elementos presentes en la ruta.

Te puede interesar: Los pretextos de Mancera, el Metrobús y otras obras

5. También se lograron acuerdos con el Gobierno de la Ciudad de México para enriquecer proyecto en los siguientes aspectos:

  • La protección del espacio procesional histórico de la Calzada de las Misterios y la restauración de los 15 monumentos votivos en la banqueta oriente, tanto aquellos que son históricos, como las que fueron restituidos en el siglo XX.
  • Corregir los emplazamientos de aquellas estaciones que comprometan la libre apreciación de las monumentos, esculturas y jarrones históricos.
  • Que el diseño de las estaciones de embarque-desembarque fuese transparente, abierto y no protagónico.
  • Que la delimitación del carril exclusivo para el transporte fuese resuelta mediante botones metálicos discretos y respetuosos del entorno; respetar las áreas peatonales y las componentes de la traza, evitando la construcción de bahías para autobuses.

6. El último proyecto presentado a la consideración del INAH incorporó todas aquellas observaciones que, desde el punto de vista técnico del Instituto, fueron requeridas para garantizar la conservación de bienes patrimoniales, la no alteración del paisaje histórico urbano, la no afectación a monumentos históricos y el salvamento de bienes arqueológicos que pudiesen aparecer en el subsuelo.

7. Adicionalmente, el INAH y el Gobierno de la Ciudad de México han acordado colaborar en un programa integral de imagen urbana y cuidado de los valores patrimoniales históricos en el corredor establecido para el trazo de la Línea 7 del Metrobús, incorporando las siguientes acciones:

  • Elaboración de proyectos de intervención para los 15 misterios, los conjuntos escultóricos, las esculturas individuales, pedestales, jarrones, fuentes y bancas de cantera, con objeto de atender su limpieza, mantenimiento y restauración, bajo la supervisión de los institutos competentes (INAH e INBA), y con el apoyo operativo y financiero del Gobierno de la Ciudad de México.

8. En el marco de estas acciones y medidas para la protección y conservación del patrimonio de la Ciudad de México, el 19 de junio del año en curso, el INAH emitió la autorización del proyecto denominado “Corredor vial de la Línea 7 del Metrobús y sus adecuaciones para el servicio complementario”.

 

Siguientes artículos

Fashion tech y Retail tech
Por

Fashion tech o retail tech se refiere a las starups que apoyándose sobre tecnología están también redefiniendo el negoci...