El peso sumó su sesión con ganancias frente al dólar al cerrar con una cotización alrededor de 18.93, un avance de 0.51% o 9.7 centavos, luego de tocar brevemente un nuevo mínimo en el año de 18.9169 unidades por divisa estadounidense.

Esta apreciación está relacionada con la publicación de la inflación de la primera quincena de marzo en México, que se ubicó en 5.29%.

“La inflación acumuló 10 meses consecutivos de incrementos de la inflación interanual de la primera quincena de cada mes y el nivel más alto desde julio de 2009. Debido a esto, el mercado interpreta que el Banco de México (Banxico) podría volver a subir su tasa de referencia”, explicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico Financiero de Banco BASE.

Lee: Inflación se dispara a 5.29%, su mayor nivel desde mediados de 2009

PUBLICIDAD

Un menor ritmo de incremento en precios, agregó, reduce las presiones sobre el banco central para incrementar su tasa de referencia el próximo 30 de marzo.

Durante la sesión el peso alcanzó un mínimo en el año de 18.9283 pesos por dólar y un máximo de 19.1184; y a las 15:04 horas las cotizaciones interbancarias a la venta se ubicaron en 18.9300 unidades por billete verde.

Mientras tanto, en las ventanillas de los bancos capitalinos, el dólar mantiene su precio máximo a la venta de 19.52 pesos en Scotiabank y 19.39 en BBVA Bancomer; no obstante, en CitiBanamex y Santander se ofrece en 19.25, cinco centavos menos que al inicio de operaciones esta jornada.

Bolsas

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) finalizó con un alza de 0.39%, con lo que su Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) se ubicó en 48,676.91 unidades, al avanzar 189.61 puntos.

El resultado se da en sentido opuesto a los indicadores de Wall Street, que concluyeron con pérdidas. El Standard & Poors 500 fue el que reportó el mayor retroceso (0.11%), seguido del tecnológico Nasdaq (0.07%) y del promedio industrial Dow Jones (0.02%).

Lee también: Aún pueden haber episodios de volatilidad: Meade

La sesión estuvo marcada por el anuncio de la Cámara de Representantes de Estados Unidos de posponer el voto que tenía previsto para este jueves sobre el nuevo plan de salud que sustituye la ley de salud del expresidente Barack Obama.

El aplazamiento no gustó al mercado, ya que se esperaba que los demócratas asestarán su primera gran derrota legislativa a Donald Trump –que no pudo convencer a la cantidad necesaria de republicanos escépticos para comenzar a desmantelar el Obamacare–, y ahora le dio tiempo para sacar adelante esa iniciativa, la cual se consideraba una prueba para medir la capacidad del presidente para sacar adelante su agenda legislativa en el Congreso.

“La aprobación de esta ley resulta relevante para los mercados, pues es necesaria para pasar al tema de recortes de impuestos y el presupuesto para 2018. Asimismo, la aprobación sería un barómetro de que tan fácil será que los republicanos en el Congreso respalden los proyectos de la nueva administración”, señaló Siller.

 

Siguientes artículos

Nokia y Ultravisión traerán la primera red 4.5G a México
Por

La primera fase del despliegue de la red está planeada para el segundo semestre de 2017 y será la primera en brindar ser...