“Es el momento decisivo para nuestra generación”, dijo en el Parlamento Europeo de Bruselas la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante la presentación del nuevo borrador presupuestario. “Las medidas más valientes son las mejores para nuestro futuro”, argumentó Von der Leyen. “Este es el momento de Europa”, agregó. La presidenta de la CE bautizó el proyecto como “Próxima Generación Europa”, para dejar claro que se trata de “invertir en un futuro común”, y no en la devolución de viejas deudas.

Para Von der Leyen, es necesario asentar las bases de una Europa verde, digital y social. “Todos los Estados miembros están afectados por la crisis, por eso debe ser nuestro común interés, salir rápidamente juntos de la crisis”, dijo Von der Leyen a Deutsche Welle después de su discurso en el Parlamento. “Debemos reparar con rapidez el mercado interno común de la UE. Eso no pueden hacerlo los miembros por separado. Dependemos unos de otros”.  

Programa de reconstrucción

Se trata del presupuesto más elevado presentado nunca por la UE. En los próximos 7 años, la CE quiere gastar 1.85 billones de euros, lo que supondría anualmente el 1.9% del rendimiento económico de los 27 países miembros de la UE en el año 2019. 1.1 billones de la cantidad total estarían destinados al marco presupuestario regular de los próximos 7 años. Los 750,000 millones sobrantes servirían para el programa de reconstrucción de la economía. El dinero sería distribuido en los dos próximos años entre los países más afectados por la pandemia.

Los propios países miembros ya han destinado el triple de sus propios presupuestos, esto es, 2.4 billones de euros, para apoyar a sus empresas nacionales. La UE puso hace semanas a disposición de los socios 540,000 millones de euros para programas urgentes de ayuda.

Ursula von der Leyen se ha ocupado de elaborar este borrador presupuestario de reconstrucción en tiempo récord. Ahora, los 27 Estados miembros de la UE, el Parlamento Europeo y los respectivos parlamentos nacionales deben aprobar el plan. En Bruselas se prevén largas y duras negociaciones hasta bien entrada la segunda mitad de 2020, cuando Alemania asumirá la presidencia rotatoria de la UE.

Con el fin de lograr la liquidez necesaria para sacar el plan adelante, la UE quiere explorar nuevos caminos y, por primera vez de forma masiva, emitir deuda de forma conjunta. Para Guntram Wolff, director del think tank Bruegel, con sede en Bruselas, la deuda conjunta es “necesaria y justificada”  por los extraordinarios retos planteados por la pandemia. 

Grandes destinatarios: Italia, España, Francia

La Comisión propone que 500,000 millones sean en forma de subsidios, mientras que los 250,000 millones restantes sean puestos a disposición de los países en forma de créditos.

Los representantes del conocido como “grupo frugal”, sobre todo el canciller austríaco, Sebastian Kurz, han insistido en que no debe haber subsidios, sino créditos.

Por su parte, Italia, España, Francia y otros seis países subrayan que debe tratarse de subsidios, con el fin de no elevar demasiado la deuda de los países afectados con créditos adicionales. Si el plan sale adelante, Italia estaría a la cabeza entre los países receptores, con 173.000 millones de euros, más de la mitad en forma de créditos.

España, por su parte, recibiría 140,000 millones. A Francia irían destinados 39,000 millones en forma de subsidios, mientras que Alemania recibiría 28,000 millones de euros.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

DW banner
 

Siguientes artículos

Disney World reabre con uso obligatorio de mascarillas y con Mickey a distancia
Por

Aunque Florida se convirtió en un epicentro de coronavirus al reportar 109.000 nuevos enfermos en las últimas dos semana...