Aunque mucha gente se sorprende con esta noticia, la realidad es que la mesa estaba más que puesta para una corrección a la baja, cuando semanas antes el S&P 500 y el Dow Jones alcanzaron máximos históricos.

 

Ayer vivimos un jueves negro en los mercados financieros del mundo, incluido México, cuyo Índice de Precios y Cotizaciones se derrumbó 3.91%. Prácticamente no ha habido bolsa, bono o divisa que no se haya desplomado, como también lo hicieron el oro y la plata, por lo que se vio una auténtica marea roja.

Aunque mucha gente se sorprende con esta noticia, la realidad es que la mesa estaba más que puesta para una corrección a la baja en índices como el Dow Jones y el S&P 500, que sólo unas semanas antes, en mayo, hilaron durante varias sesiones nuevos máximos históricos.

PUBLICIDAD

Cuando esto ocurre basta cualquier detonante para que comience la caída, y vaya que en este caso estalló una bomba: las declaraciones ayer del presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Ben Bernanke, que anticipan que en los próximos meses se comenzará a recortar la enorme liquidez que se está inyectando al mercado como “estímulo”, en las rondas conocidas como “flexibilización cuantitativa” (QE, en inglés).

Hasta ahora ese banco central ha estado imprimiendo 85 mil millones de dólares al mes, con la idea de que puestos a la circulación, estimulan la demanda y por tanto el crecimiento económico.

El problema es que justo el exceso de demanda, consumo y crédito, fue lo que ocasionó que explotara la crisis en 2008, y así, una enfermedad no se puede curar con más de lo que la provocó.

En fin, que el sistema se ha hecho adicto a dos cosas que son las caras de una misma moneda: la creación de dinero y la deuda. Cabe recordar que las divisas actuales, por desgracia, ya no están respaldadas en oro.

Por eso, ahora que se prevé que tan pronto como en septiembre, la Fed comience a imprimir menos billetes verdes (se espera un recorte de 20 mil millones por lo menos), comienza el pánico.

Si la oleada de dólares que salió de la Unión Americana provocó un “tsunami” financiero que inundó el planeta, inflando las bolsas y las monedas de países emergentes como México, la retirada tendrá los efectos contrarios: pérdidas bursátiles y alzas en los tipos de cambio.

Como se dice, pasaremos del gozo al pozo, mientras el único que sube, es el dólar.

En este espacio consideramos que, en nuestra opinión, el “súper peso” estaba sobrevaluado, pues los números no dejaban lugar a dudas: los capitales golondrinos seguían llegando en masa, y estaban creando una ilusión de fortaleza. Ahora, ha quedado confirmado.

Esos mismos capitales son los causantes de que, ahora al salir, el dólar haya saltado en cuestión de horas de 12.80 a más de 13.40 pesos hoy.

En su momento dijimos que Banco de México (Banxico) estaba muy contento con esta situación, pero que debería tener cuidado.

El sistema de “libre flotación” cambiaria debe operar no sólo cuando el peso se fortalece y hay fiesta, sino también cuando se devalúa. Por eso, ojalá que se resista la tentación de intervenir en el mercado para evitar que suba el dólar a cualquier costo, pues se deben respetar las reglas del juego cuando se gana y cuando se pierde.

Sólo así podremos esperar que el peso adquiera su justo valor y no mande señales equivocadas al público.

Eso sí. En las actuales condiciones queda por completo descartada la posibilidad de que Banxico baje de nuevo su tasa de interés.

Ahora bien, Bernanke ha condicionado los recortes anunciados a que se cumplan sus perspectivas de crecimiento y empleo en Estados Unidos, algo que se ve muy complicado, como también que resista las presiones que recaerán sobre él entre más caigan los mercados y más suban los rendimientos de los bonos.

Ese, es un lujo que difícilmente el autoritario Mr. Obama va a permitir, y quizá por ello haya dado señales de que ya no quiere a Bernanke en la silla de la Fed. Así que es casi un hecho que en 2014, veamos a Janet Yellen, actual vicepresidenta y conocida “dove” (pro inflacionista), como titular.

Mientras tanto, las salvedades que ha dejado vigentes Bernanke, dejan abierta la posibilidad de que dé marcha atrás y mantenga o retome los estímulos monetarios más adelante, sin que esta vez nada asegure que los mercados revivirán.

Como quiera, mientras eso sucede muy discretos y contentos en Asia, en particular en India y China, se seguirán preparando para la peor parte de la crisis deflacionaria que viene, comprando todo el oro que les es posible a precio de regalo. Algo que sin duda, deberíamos imitar.

 

Contacto:

Twitter: @memobarba
Facebook: facebook.com/memobarba
email: [email protected]
Blog: http://inteligenciafinancieraglobal.blogspot.mx

 

Siguientes artículos

Cinco delicias gastronómicas en la Roma
Por

La colonia Roma, en la Ciudad de México, se ha convertido en un pequeño oasis donde se come y se bebe bien. Estas son ci...