En un país en el que 82% de los habitantes no cuenta con una tarjeta de crédito y 60% no tiene una cuenta bancaria, el acceso a un préstamo por parte de una institución financiera no está en el panorama posible de la mayoría de los ciudadanos.

De ese contexto que avanza con lentitud en comparación con otras economías en desarrollo, se puede explicar el rápido despunte que han tenido opciones digitales, rápidas y abiertas cada vez a un mayor número de personas, como Kueski, un emprendimiento que ha otorgado casi 2 millones de préstamos en un periodo récord.

“México es una economía importante, su pirámide poblacional se enfoca muy fuertemente en una población joven que se está integrando a la clase media, que está emergiendo y a la cual el sistema financiero tradicional no ha podido satisfacer por una u otra razón”, contrasta Adalberto Flores, CEO de Kueski.

Flores encabeza esta startup que ha sabido escalar con velocidad basadas en la utilización de sistemas que salen del molde, del común de las variables para otorgar créditos, de la burocracia estacionada del sistema bancario y de la posibilidad de mejorarse rápidamente con el estudio y las necesidades del mercado.

“Lo que hicimos fue utilizar variables no tradicionales, que van desde los correos electrónicos que proporcionan los interesados hasta la velocidad con la que teclean en la computadora para llenar su solicitud en línea”, precisa el emprendedor.

Las métricas podrían parecer exageradas para un proyecto de índole financiera, pero Kueski funciona más como un laboratorio de datos: doctores en matemáticas, ingenieros en computación, físicos, actuarios y otros especialistas han apostado por los algoritmos y el Big Data para reconocer las combinaciones de variables precisas para aquellos que son aptos de recibir un préstamo, más allá de lo que diga o deje de decir el buró de crédito.

Un producto para el e-commerce

El amplio respaldo tecnológico de Kueski empieza en un atrevido desplante de ciencia de datos y termina con un catálogo minimalista de productos: Kueski Cash y Kueski Pay.

“El primero se trata de créditos directos, que van desde los 500 hasta los 18 mil pesos. Hemos visto resultados interestantes”, subraya Flores. “Por ejemplo, el 53% de nuestros clientes han mejorado su historial crediticio, 14% empezó a generar uno al utilizar Kueski y 10% abrieron una cuenta bancaria por primera vez en su vida para recibir el préstamo de Kueski”.

Una consecuencia del uso de Kueski en los usuarios es el acceso a otro tipo de productos financieros, con lo cual se puede aspirar a mejorar el panorama bancario y crediticio del país, y así también formalizar más la economía.

Por otro lado, Kueski Pay ha debutado como una herramienta más de la que ahora se puede valer el ecosistema e-commerce, el cual ha mostrado un avance voraz en todas las economías, sin importar el grado crediticio o bancario que alcancen sus habitantes.

“Es una solución que te posibilita pagar en sitios de e-commerce. Se trata de una tarjeta de crédito virtual, con la cual la población que no tiene o no quiere usar su tarjeta de crédito, le damos una herramienta con la que puede continuar su proceso de compra”, describe el cofundador de la plataforma.

Préstamos como los que ofrece Kueski no son sólo una opción para quienes requieren de un apoyo económico, sino también para quienes buscan iniciar un historial crediticio y no han tenido la posibilidad.

El mejor préstamo

Sin embargo, para Flores también implica una responsabilidad para el solicitante, pues el uso de los créditos funciona mucho mejor cuando se tiene el conocimiento y la educación financiera. De ahí que retoma algunas recomendaciones para aquellos que están por comprometerse con un préstamo, ya sea mediante una plataforma de tecnología o a través de una institución bancaria:

  1. Antes de tomar un crédito, hay que tener la certeza de que se va a pagar en tiempo y forma. Se deben hacer los cálculos propios para estimar la capacidad de pago durante el lapso de la deuda.
  2. Un préstamo funciona mejor cuando el dinero no se dirige a gasto, sino a inversión: en el caso de Kueski, los clientes que salen más rápido de su crédito lo suelen utilizar para impulsar microempresas.
  3. Kueski considera inversión temas relacionados con educación, tecnología con fines laborales y herramientas que impulsen la productividad.
  4. Si el crédito se utiliza para un fin que no tendrá retorno de inversión, el cliente debe considerar que habrá un doble esfuerzo posterior para salir de la deuda.
 

Siguientes artículos

Carlos-Slim
El futuro dirá si es buena idea retomar o no el NAIM, dice Slim
Por

Además, el empresario mexicano calificó de 'proyectote' la terminal aérea en Texcoco y destacó que se trata de “uno de l...