Mientras que el home office, también conocido como teletrabajo, representa para el gobierno de la Ciudad de México un modelo laboral inexplorado que reporta diversos beneficios, países que llevan más de cuatro décadas explorándolo advierten de resultados ambiguos.

Uno de los principales objetivos de la implementación del programa de trabajo a distancia para 4,000 trabajadores de las dependencias y órganos de gobierno de la Ciudad de México es apoyar a la disminución de viajes de traslado que se llevan a cabo en la zona metropolitana.

Este programa piloto encabezado por la Secretaría de Trabajo y Fomento al Empleo (STyFE), que dirige Amalia García, se implementó desde junio de 2016.

Además del gobierno capitalino, organizaciones no gubernamentales como World Resources Institute (WRI), enfocada en la “transformación de la ciudad para mejorar la condición humana”, recomiendan el Home Office como una solución disruptiva a la movilidad de la Ciudad, en la que diariamente se realizan 30 millones de viajes, 70% de ellos en los sistemas de transporte público.

Entre los beneficios de incentivar el trabajo en casa también se enumera la conciliación entre las cargas laborales con la vida personal y familiar, además de mayor autonomía para la organización de los procesos laborales, el aumento de la productividad y la reducción de costos operativos para las empresas.

“Son soluciones de movilidad, en las que hemos visto resultados de impacto positivo, que tienen que ver con el individuo desde el punto de vista de disminución del estrés, de calidad de vida, reducción de gastos y tiempo en sus desplazamientos, además de una cultura cada vez más responsable de los empleados por trabajar con enfoque en resultados y no por el tiempo en su sitio de trabajo”, explicó Fernando Páez, director de operaciones de WRI México.

Te puede interesar | Homeschooling: Cuando los padres se rebelan ante la educación oficial

 

Publicidad

El lado B del home office

Este esquema laboral no es nuevo en países como Finlandia, Suecia, Japón y Estados Unidos, que han medido resultados “muy ambiguos” en su aplicación.

Si bien los trabajadores advierten de un mayor equilibrio entre el trabajo y su vida personal, lo que puede conducir a una mayor motivación y productividad, y las empresas una reducción de la necesidad de espacios de oficina y los costos asociados, también se ha registrado la tendencia a confundir los límites entre la vida laboral y familiar, aumento de las horas de trabajo y el aislamiento de los trabajadores.

De acuerdo con el reporte “Working anytime, anywhere: The effects on the world of work” elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y Eurofound publicado en febrero de este año, existen tanto efectos positivos como negativos sobre todo entre el balance de la vida personal y el empleo.

Por ejemplo, una encuesta del Japanese Institute of Labor Policy and Traning en 2015 mostró que la 39.3% de los hombres y 36.4% de las mujeres con este tipo de empleos señalaron como una de las grandes desventajas la ambigüedad que se genera entre el trabajo y el tiempo en el que debe de concluir.

De los 15 países en los que se llevó a cabo este estudio, Japón es el país que reporta mayores proporciones de empleados trabajando a distancia de la oficina con 16% de su población trabajadora.

Otro efecto potencial negativo de la implementación del teletrabajo es el aislamiento y la ausencia del intercambio informal de información que se genera en un lugar fijo de trabajo, explica el estudio de la OIT.

Por otra parte, se minimizan los riesgos de salud por estar expuesto a eventos diarios de congestión vial tales como estrés y problemas respiratorios por contaminación.

En ese sentido, el Gobierno de la Ciudad de México deberá de evaluar el impacto de la implementación del teletrabajo con el objetivo de determinar si se cumplen los objetivos principales.

En caso de avanzar con este modelo laboral, también será necesario integrar marcos regulatorios, medidas de seguridad y esquemas de capacitación para estas modalidades laborales, apuntó Paez.

Forbes Advertorial te invita a leer:

Seguridad al pagar: factor determinante a la hora de comprar online

 

Siguientes artículos

Alsea quiere llevar a Domino’s Pizza a Cuba
Por

Alsea opera Domino's en México, donde tiene 670 unidades; en España, con 212; y en Colombia, con 74.