Durante los últimos meses empresarios de alto perfil y lideres de organismos del sector privado  han desfilado por los pasillos de Palacio Nacional. La intensión de dichas reuniones con el presidente Andrés Manuel López Obrador es expresar que hay apoyo para su administración en la integración de un “gran plan nacional de infraestructura” que integre recursos públicos y privados con el objetivo de impulsar el desarrollo económico en el país. 

Este plan, que será presentado antes de que concluya el año, busca identificar proyectos de gran calado que se llevarían a cabo con recursos tanto del sector privado como del gobierno federal, apuntó Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE). 

Te puede interesar: Para impulsar la infraestructura es esencial combatir la corrupción, aseguran expertos

“Antes de que termine el año, esperemos que se concrete la firma del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), algo que le va a dar certidumbre a todos los inversionistas que están relacionados con el sector externo y sin duda con el sector privado la posibilidad de que conjunte fondos públicos con privados para hacer u gran plan de infraestructura en México”, detalló el líder empresarial. 

Salazar Lomelín no es el primero en señalar la necesidad de enfocar la atención  recursos del gobierno federal, con el apoyo de la inversión privada, en un plan robusto de infraestructura para impulsar el desarrollo económico del país. 

Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, apuntó en agosto pasado que el paquete económico 2020 debería estar enfocado en el aumento en gasto a obras públicas estratégicas con el objetivo de detonar el crecimiento económico.  

Sin embargo, el panorama en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2020 no parece positivo para este rubro. En caso de que los integrantes de la Cámara de Diputados aprueben sin cambios el PPEF 2020, que se presentó el pasado 8 de septiembre, se destinarán 465,280 millones de pesos al gasto en obra pública, lo que representa una reducción de 8.1% respecto a lo destinado en 2019 a este rubro.

Para Salazar Lomelín estimular la inversión en proyectos clave de infraestructura es la “única manera de solucionar los problemas de México”. 

“Lo que hemos buscado (en el plan que se está integrando) es estimular proyectos de infraestructura en las que el estado requiere invertir más dinero en carreteras, puertos, trenes,  líneas de agua, saneamiento, una cantidad enorme de cosas que requerimos en las ciudades, todos los países que hacen esto juntan una enorme cantidad de recursos públicos y privados y le cambian realmente la vida a las personas”, afirmó. 

El líder empresarial señaló que hasta el momento bancos y organismos internacionales se han mostrado interesados en invertir en el país en los proyectos que se integren en el plan de infraestructura.

Lee también: ‘El dinero no va a alcanzar’ advierte Ramírez Cuellar sobre Presupuesto 2020

 

Siguientes artículos

Análisis | UE y EU: “Obama habría actuado muy similar” en aranceles
Por

EU anunció nuevos aranceles punitivos a productos europeos, esta vez con permiso oficial de la OMC. La UE amenaza con ad...