Después que la semana pasada las autoridades de la GSMA, organizador del Mobile World Congress, (MWC) anunciaran la cancelación del evento de telecomunicaciones y tecnología móvil que año con año se lleva a cabo en la ciudad de Barcelona, algunos sectores económicos han comenzado a resentir los fuertes impactos financieros que dejará el fantasma de este magno evento.

Se estimaba que para este año el evento tecnológico tuviera un impacto económico de 473 millones de euros, los cuales se sumarían a los casi 4,800 millones que ha generado desde que comenzara a celebrarse en Barcelona en el 2006.

TAMBIÉN LEE: Entrevista | Cancelar el MWC, responsabilidad social que pega en lo económico: excomisionada del IFT

El impacto del turismo internacional en esa ciudad fue de 13,200 millones de euros y 12 millones de visitantes en 2018, último ejercicio completo del que se disponen de cifras, detalla la Universidad Ostelea, especializada en el sector turismo y el sector de la Hospitalidad.

“La cancelación supone 500 millones menos de gasto en la ciudad y una pérdida importante en puestos de trabajo; los profesionales del sector son los más afectados realmente”, explica José Antonio Mansilla, docente e investigador del campus de Barcelona de Ostelea, Tourism Management School.

Del total de ingresos generados por el MWC, se esperaba que alrededor de 117.7 millones fueran generados en restaurantes, pubs y locales nocturnos, con un promedio de 256 euros gastados por persona en todos los días de congreso.

El sector de hostelería también sufrirá grandes repercusiones tras esta medida. Según los indicadores, durante el mes de febrero y con motivo del MWC el número de reservas aumentó entre 473% y 813% respecto a otros meses. Además, los servicios de alojamiento alternativo como Airbnb dejarán de percibir los 6 millones de euros que se esperaba fueran generados durante el congreso.

“Una de las características propias del turismo es su propia fragilidad. Por ello, no tiene la capacidad de controlar aspectos externos como éste; es importante diversificar la oferta turística en la ciudad para no tener una dependencia de eventos tan mediáticos como el Mobile” añadió Mansilla.

Sin duda la cancelación de un evento de este tipo tiene repercusiones en todo aspecto, así como señaló en entrevista para Forbes México, Elena Estavillo, excomisonada del IFT y aunque las pérdidas económicas son elevadas, la decisión de haber echado atrás el evento por parte de las autoridades fue responsable y digna de aplaudirse.

“Son implicaciones muy fuertes, es el evento más grande de la industria móvil y de la industria de las telecomunicaciones. Me parece muy responsable que se haya tomado esta decisión y la aplaudo y por supuesto que tiene un costo. Por eso no era fácil tomar esta decisión, finalmente se ha hecho así, entendiendo el costo que conlleva por eso hay que reconocer la responsabilidad con la que se tomó. Ahora, ojalá que no se pierdan estos encuentros que se tenían planeados, o por lo menos que no se pierdan todos y que se logre reorganizarlos de forma remota”, señaló la excomisionada.

Adiós a 13,000 puestos de trabajo temporales

Por si fuera poco, la cancelación del MWC trae consigo la pérdida de 13,000 puestos de trabajo temporales, la mayor parte de los cuales están ligados al sector MICE, que es el turismo de reuniones, incentivos, congresos y exposiciones (traductores, azafatas). Incluso, muchas universidades ofrecen programas para sus estudiantes que a través de la conexión con el congreso se incorporan al campo laboral por el resto del año.

El sistema de transporte no se queda atrás en las pérdidas generadas por la cancelación del MWC. Para recibir a los casi 107,000 asistentes muchas de las aerolíneas incrementan el número de vuelos y de rutas disponibles, incrementándose considerablemente sus tarifas respecto a la media habitual (142 euros).

Así mismo, el evento representa una gran oportunidad para fomentar el turismo de negocios por lo que su suspensión acarrea una pérdida significativa de viajantes ejecutivos, los cuales generan un promedio de 300 euros diarios por persona durante su estadía.

La ola de las empresas que se bajaron del MWC

En días previos a la cancelación de esta feria, algunas compañías definieron su postura ante un posible brote de coronavirus ya que un evento de tal magnitud, representaría un riesgo latente para los asistentes y los organizadores del MWC. Ante esto, desde la semana pasada comenzaron a anunciar cancelaciones y presencia en Barcelona.

Primero fue la coreana LG quien anunció el 4 de febrero que teniendo en cuenta la seguridad de sus empleados, socios y clientes, decidía retirarse de exhibir y participar en el MWC 2020. Después siguió la ola de compañías que evaluaron su participación y decidieron bajarse como Nokia, Vodafone, BT, Deutsche Telekom, HMD, AT&T, Sprint, Cisco, Facebook, Intel, Royole, Sony, Amazon, Vivo, Ericsson y Nvidia.

 

Siguientes artículos

Hackean cuentas en Twitter de los Juegos Olímpicos y del Comite Olimpico Internacional
Por

Las cuentas fueron pirateadas por medio de una plataforma de terceros, dijo un portavoz de la plataforma de redes social...