Forbes

La noche del pasado primero de julio, cerca de las 11 de la noche, una vez que el INE había confirmado al ganador de las elecciones, Andrés Manuel López Obrador se presentó por primera vez al país como virtual presidente de México.

Sus primeras palabras tras la victoria estuvieron cargadas de sentimentalismo, y uno de los momentos de mayor júbilo fue cuando el futuro mandatario agradeció a las que llamó “las benditas redes sociales”.

Desde su perspectiva, básicamente fueron estos nuevos canales de comunicación los que le permitieron conectarse con sus votantes y conseguir llevarse la contienda por poco más de 30% sobre sus adversarios, algo nunca visto desde que hay elecciones reales en el país.

¿Qué tanto pesan las redes sociales? De acuerdo con datos de la Asociación de Internet.MX, en el país hay 79.1 millones de internautas, de los cuales 98% están inscritos en las redes sociales, siendo Facebook la principal de ellas. Al día, los usuarios mexicanos de internet pasan hasta tres horas y media conectados a sus feeds.

Pero el valor de estas plataformas para el presidente electo no se queda ahí, sino que sigue permeando cada uno de sus movimientos durante el proceso de transición y lo hará también una vez que comience su mandato.

De carne y hueso

Y es que, a diferencia del “apoyo” que otros políticos han tenido en estas plataformas, y que suele estar marcado por la presencia de perfiles robot que dirigen las conversaciones, el respaldo que tuvo AMLO fue, en su mayoría, de personas reales, explica Carlos Merlo, fundador de la agencia de social media Victory Lab.

“Lo que pasó con AMLO y las redes sociales fue algo que nunca se había visto en México. El candidato traía consigo una ola enorme de gente que estaba detrás de él y que lo defendía contra todo y todos de una manera incondicional”, ahonda.

Y fue este hecho el que permitió al entonces candidato del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) poder defenderse ante cualquier tipo de crítica que se fuera presentando durante el proceso.

“La esperanza de la gente y su fe hacia este actor político marcó la contienda e, inclusive, sigue marcando su agenda hoy, y el hecho se da de una manera tan natural que, si decides criticar en Facebook cualquier cosa de él, te van a caer al menos cinco personas, si no es que más, para defenderlo”, dice Merlo.

Tan sólo durante el tiempo de campaña, según una evaluación hecha en conjunto por Forbes México y Brandwatch, el tabasqueño tomó en sus manos 40% del total de la conversación que se generó en las redes sociales, manteniéndose muy por encima de sus adversarios, quienes rondaron menos de 20%.


Carlos Merlo, fundador de la agencia de social media Victory Lab. Foto: Foto: Angélica Escobar/Forbes México.

Todo esto le da la oportunidad al presidente electo, también hoy, de romper con cualquier tipo de manipulación que se pretenda hacer en su contra a través de las redes sociales. “Esta masa que está detrás de su persona, en un movimiento muy natural, corta de tajo cualquier ataque”, afirma el especialista.

Frank Estrada, analista de redes sociales, concuerda con Merlo. Destaca el cambio total de paradigma que se ha observado entre la percepción que tiene la gente sobre lo que fue la gestión de Enrique Peña Nieto al frente del país y la forma en que, aun sin haber entrado en funciones, interpreta la actuación de AMLO.

“Se nota totalmente la fortaleza que tiene AMLO en las redes sociales. Su gente no sólo lo sigue, sino que es su primera línea de defensa. Si lo comparas con lo que le pasa a Peña Nieto, es todo lo contrario: un presidente carente de cualquier tipo de apoyo en este universo”, explica Estrada.

Pero hay que tener precauciones con esto, advierte Gustavo López Montiel, doctor en Ciencia Política por The New School for Social Research, porque puede ser el detonador de un movimiento para silenciar voces críticas. “En las redes sociales seguiremos viendo una amplia movilización de la gente que, con la generación de tendencias, pueden llegar a censurar a personas o grupos críticos. Esto no sería favorable”, sostiene.

Te puede interesar: El futuro del reino de las redes sociales, a debate

Las redes sociales más utilizadas en México

Facebook / 98%

WhatsApp / 91%

Youtube / 82%

Instagram / 57%

Twitter/ 49%

Fuente: Asociación de Internet.MX

Del amor al odio

Pero la mayor cautela por este gran poder, concuerdan los entrevistados, la debe tener el propio presidente electo, porque, dado lo vertiginoso que es el movimiento en las redes sociales, el panorama podría cambiar para él antes de lo esperado. “La expectativa sobre su mandato es altísima, como nunca en la historia, y esto, sumado al seguimiento que la gente hará de sus movimientos, será un gran reto para el gobierno”, afirma Merlo.

Ante esta situación, si el gobierno no consigue los resultados que la gente espera en el mediano plazo, puede correr el riesgo no únicamente de perder adeptos, sino que esta masa de seguidores que hoy lo apoya se ponga en su contra, explica Estrada.

“Sin lugar a dudas, él tiene hoy el voto de confianza de la gente, pero sí hay que considerar, de cara al futuro, que si no empieza a dar resultados, puede llegar a estar a pasos muy cortos del desencanto, porque la gente está ávida de un cambio y por eso votó por su proyecto”, añade.

Es muy importante que el gobierno entrante se preocupe realmente por establecer una línea de comunicación eficiente con sus representados, recomienda Merlo. “Una tarea clave es ser muy inteligentes para comunicar lo que están haciendo”, agrega. “Y ubicar la manera de dialogar con la gente cuando se lleguen a complicar las cosas. Necesitan ser muy transparentes en esto y evitar a toda costa que se presenten malinterpretaciones”.

Para el fundador de Victory Lab, los mexicanos que están activos en las redes sociales ya no se creen todo lo que ahí se dice, como sucedía antes. “A mí me parece que, poco a poco, la gente ha ido despertando en redes sociales, y eso está reduciendo el margen que anteriormente se tenía para tratar de engañarlos”, dice Merlo. “En un inicio eran muy ingenuos; aceptaban cualquier cosa como realidad, pero la evolución finalmente se está dando y es positiva”.

Porcentajes del proceso

  • 40% El volumen de conversación que alcanzó AMLO en las redes sociales durante la campaña presidencial.
  • 53% De los votantes mexicanos sufragaron por AMLO en la pasada elección.
  • 98% De los mexicanos tienen presencia en el universo del social media.
  • 5% El promedio de redes sociales que tienen los mexicanos.

 

Siguientes artículos

Transición 2018 | AMLO, el primer presidente mexicano ¿de izquierda?
Por

La llegada de un político de izquierda a la presidencia a través de un proceso electoral tan acreditado representa “el c...