Por Alberto de la Fuente*

La reforma energética dio lugar a un nuevo modelo energético para México. En el modelo anterior, el alto riesgo inherente a la actividad de la industria lo asumía el Estado, con una mínima participación del sector privado. Este modelo no logró revertir la caída sostenida en la producción a pesar de una mayor inversión pública.

En contraste, el nuevo modelo mantiene la propiedad de la Nación sobre los hidrocarburos y permite la participación de operadores e inversionistas, tanto nacionales como extranjeros, en las actividades de exploración y explotación de hidrocarburos. Es a través de licitaciones con reglas claras y transparentes que las empresas compiten por la asignación de bloques, con lo cual se maximizan los ingresos para el Estado y se diversifica el riesgo. Asimismo, el nuevo modelo permite a Pemex seguir desarrollándose, ahora como empresa productiva del Estado, a través de asociaciones con otros operadores.

La Comisión Nacional de Hidrocarburos reportó en junio de 2018 como inversión aprobada por dicho organismo un total de 12,047 millones de dólares en los planes de exploración y desarrollo de contratos (CNH Estadísticas, junio 2018). Más del 90% de esta inversión aprobada se concentra en los estados de Campeche, Tabasco y Tamaulipas. Hasta el momento se han adjudicado 107 contratos y se han migrado tres asignaciones de Pemex a contratos petroleros.

PUBLICIDAD

Por otra parte, el Fondo Mexicano del Petróleo reportó al cierre del primer trimestre de 2018 transferencias a la Tesorería de la Federación y a los Fondos de Estabilización Sectoriales por asignaciones y contratos de exploración y extracción de hidrocarburos, así como por comercialización de hidrocarburos, un total de 124,714.29 millones de pesos (FMP Informe trimestral, enero-marzo 2018). Si a esta cantidad se suman las transferencias de 2016 (307,920.44 millones de pesos) y 2017 (442,874.53 millones de pesos), en los últimos dos años y tres meses, el Fondo Mexicano del Petróleo ha reportado transferencias al Estado mexicano por un total de 875,509.26 millones de pesos.

La transparencia ha sido un elemento central para dar confianza a los inversionistas tanto mexicanos como extranjeros y ha sido uno de los principales aciertos del nuevo modelo. Los resultados son prometedores. Cuando el proyecto licitado es explorado, el gobierno obtiene un promedio de 75% de cada barril de petróleo extraído por la empresa. Cabe señalar que las probabilidades de éxito en las actividades de exploración son sólo del 30% en promedio, y que, gracias al nuevo modelo, el Estado mexicano puede diversificar la toma de ese riesgo.

De esta manera, el nuevo modelo energético permite empatar las necesidades de energía del país con las demandas de una economía cada vez más industrializada, la atracción de inversiones y el bienestar de las familias.

La Agencia Internacional de Energía aseguró que, como consecuencia del nuevo modelo energético, México podría aumentar su producción de hidrocarburos hasta llegar a 3.4 millones de barriles diarios en 2040, lo que agregaría más de mil millones de dólares al PIB en ese lapso.

La primera extracción de petróleo dentro del esquema del Nuevo Modelo iniciará este año, con potencial producción comercial a partir de 2022. Los hidrocarburos producidos y los beneficios económicos y sociales asociados ocurrirán durante el desarrollo de la próxima administración federal.

Celebramos el éxito de las rondas. México merece contar con seguridad energética, lo cual requiere disciplina y continuidad en las licitaciones de exploración y extracción para maximizar la competitividad, no sólo del sector, sino del país. En AMEXHI estamos comprometidos por un México con buenas prácticas, desarrollo, inversión y seguridad energética.

*Presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos, AMEXHI

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Cuál es la estrategia para elegir mejor tarjeta?
Por

La mejor forma de usar las tarjetas de crédito es tener una para cada ocasión, pero ¿cómo llegas a las mejores y saber c...