En agosto de 2018, una adolescente desconocida comenzó a aparecer frente al Parlamento sueco. Todos los viernes, se mantenía firme, con un cartel que decía: “Huelga escolar por el clima”. Luego de 20 meses  de esa primera aparición, Greta Thunberg, de 17 años, es conocida mundialmente y es la cara de un movimiento de jóvenes que luchan por impulsar medidas más serias para combatir el cambio climático. Thunberg, también ha sido nominada en dos ocasiones para el Premio Nobel de la Paz.

A medida que el mundo está obligado a adaptarse ante los desafíos existenciales, Thunberg, al igual que sus colegas de la Lista de los emprendedores de Europa menores de 30 años, elaborada por Forbes, es una de los muchos jóvenes que prometen un cambio de resiliencia y esperanza renovada. En estos tiempos difíciles, es aún más importante centrarse en cómo podemos crear un mundo mejor y así es cómo la lista de Forbes de este año lo planea lograr:

Limpieza de las industrias sucias

La producción textil defectuosa no solo le cuesta a las empresas más de 33 mil millones de dólares (mdd) cada año, sino que también provoca que una gran cantidad de ropa desechada termine en los vertederos.

Ante esto, Smartex, con sede en Portugal, desarrolló un sistema de inteligencia artificial que monitorea la producción textil y elimina las ineficiencias (lo que resulta en una tasa de defectos del 0%). Otra idea sostenible es la empresa de Robin Balser, Vinokilo, con sede en Alemania que adopta un enfoque diferente para combatir el desperdicio minorista; ha reunido a un equipo de 45 personas en 17 países que transforman ropa desechada y la convierten en piezas vintage únicas en su tipo.

Dandole una nueva vida a la fruta no “estética”

Creyendo que la belleza es más que lo superficial, Maciek Kacprzyk y Karina Sudenyte están aprovechando las frutas y verduras con abolladuras o defectos. Su compañía, Flawsome!, compra productos comerciales con descuento por no cumplir con los estándares estéticos y los transforma en sabrosos jugos prensados en frío. Además, la pareja ha donado 22,000 porciones de zumo a organizaciones benéficas.

Cambiando la faz de la industria tecnológica

Después de trabajar varios años trabajando en la industria tecnológica Ashleigh Ainsley y Dion McKenzie quedaron exhaustos. Al ser dos hombres negros, rara vez se veían reflejados en el liderazgo de las empresas tecnológicas. Fue entonces que fundaron Colorintech con la creencia de que una industria tecnológica más inclusiva es mejor para los trabajadores y empleadores. La compañía, respaldada por Google, DeepMind, Facebook y Microsoft, la organización sin fines de lucro ha ayudado a 2000 personas que generalmente no tienen suficiente representación en habilidades de desarrollo tecnológico y buscan oportunidades de carrera.

Banca para quienes no pueden acceder a ella

Muchas pequeñas empresas en África subsahariana recurren a 4G Capital (que envía crédito en forma de dinero móvil directamente a los teléfonos de los clientes) al no obtener el financiamiento de los bancos tradicionales. Actualmente, la compañía ha desembolsado más de 90 mdd en préstamos a 100,000 micro, pequeñas y medianas empresas. Lorcan O Cathain, oridinario de Irlanda del Norte, es el director de operaciones y coordina al equipo de 600 personas en Kenia, Uganda y Sudáfrica.

Entre los emprendedores sociales de la lista también destacan:

El alemán Maximilian Birner es el cofundador de BoxHub, compañía que vende contenedores reciclados (que normalmente se desechan por las líneas de envío) para transformarlos en viviendas asequibles y espacios comerciales. Mediante el uso de abastecimiento predictivo, Boxhub puede hacer un margen en cada contenedor vendido.

Savannah de Savary, fundadora Built-ID trabaja para cerrar la brecha entre la opinión pública y las operaciones privadas, al permitir que las comunidades locales expresen su opinión sobre los proyectos que se llevan a cabo en sus vecindarios. Por ejemplo, si una empresa privada compra un edificio en ruinas, los locales pueden votar sobre lo que les gustaría construir en su lugar.

Los emprendedores Amine Bounoughaz y Walid Beha, nacidos en Argelia fundaron Edbridg para hacer realidad que los niños asistan a la escuela de sus sueños. Con el respaldo de Plug & Play VC Europe, BNP Paribas PnP, Station F Accelerator su compañía, ofrece una alternativa a los préstamos tradicionales al permitir a los estudiantes comprometan un porcentaje fijo de sus futuros ingresos durante un período de tiempo limitado.

Paloma Schackert creó su empresa Ethical Apparel Africa y la registró en Reino Unido, su objetivo es crear empleos de alta calidad para las mujeres en la industria de la confección. A través del desarrollo de fábricas de prendas de vestir africanas para competir en costos, busca empoderar a los trabajadores. La compañía puede contratar a talento local y generar 1 mdd en pedidos, al año.

Jessica Thompson del Reino Unido, abordó el tema de la integración social que puede ser un gran reto para los refugiados. Ante esto creó Migrateful emplea a migrantes de más de 20 países, quienes imparten clases de cocina para que sus localidades actuales compartan su cultura y cocina.

Estas son solo algunos de los jóvenes que aparecen en Lista de los emprendedores de Europa menores de 30 años de 2020 de Forbes. Puedes leer el resto aquí.

También lee: ¿Cómo consiguen financiamiento los emprendedores en Latam?

 

Siguientes artículos

La reacción de Bill Gates, Jack Ma y otros 11 multimillonarios ante el coronavirus
Por

Forbes ha monitoreado de cerca las reacciones de los multimillonarios tras la pandemia del coronavirus. ¿Cuáles serán su...