El proceso electoral 2020-2021, catalogado como el más grande y complejo de la historia por las autoridades federales, será una prueba a la permanencia de Morena como el partido en el poder, afirma uno de sus líderes.

Aunque faltan ocho meses para el arranque de estas elecciones en las que se renovará a los integrantes de la Cámara de Diputados, 15 gobernadores y 32 elecciones locales, los dirigentes de Morena se han enfocado en ganar una batalla en tribunales producto de la batalla interna por la dirigencia del partido, advierte en entrevista con Forbes México Alfonso Ramírez Cuellar, presidente interino del partido.

Se deterioró muchísimo la institucionalidad, se la pasaron meses y meses en las instancias judiciales, en los juzgados, en los tribunales y prácticamente abandonaron la atención a la militancia, descuidaron absolutamente todo lo que tiene que ver con la estructura orgánica de nuestro partido, también provocaron un alejamiento de las principales causas por las que votó el pasado julio de 2018”, afirma. 

El diputado con licencia y expresidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública en San Lázaro, que fue electo el pasado 26 de enero presidente interino del partido durante un Congreso Nacional Extraordinario, asegura que llegó a poner orden a Morena y restablecer la institucionalidad. 

TAMBIÉN LEE: Los liderazgos ‘dinosáuricos’ en Morena podrían acabar con el partido: Alejandro Rojas

Todos los congresistas, los 1,400 representantes de la militancia de distintas partes del país consideraron que yo debería encabezar el proceso para restablecer la institucionalidad, para sacar a Morena de un marasmo muy delicado en el que se encuentra para iniciar una etapa en donde apoyemos de manera decisiva a los cambios y conformaciones que se están desarrollando a nivel nacional”, afirma Ramírez Cuellar. 

La frustrada contienda por la dirigencia del partido político más poderoso del país inició en agosto de 2019, pero el 30 de octubre el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ordenó dejar sin efectos el padrón que fue utilizado para llevar a cabo las elecciones distritales y la convocatoria de renovación de los órganos directivos y todos los actos derivados de la misma, así como a integrar al padrón a todos los afiliados que se hayan integrado al partido antes de noviembre de 2018.

Yeidkol Polenvski, expresidenta nacional de Morena, fue una de las principales impulsoras de la re-afiliación de integrantes y se congratuló con la anulación de la elección interna. Pero la restitución de este proceso no ha sido muy positivo para Polenvski, sobre todo desde el pasado domingo cuando el Congreso Nacional Extraordinario morenista, resultó electo como presidente interino.

Bertha Luján, una de las fundadoras de Morena; y Mario Delgado, el actual presidente de la Junta Política (Jucopo) de la Cámara de Diputados; también estuvieron en el centro de la pugna por la dirigencia nacional del partido. 

TAMBIÉN LEE: Morena debe ser herramienta de apoyo de la 4T: Bertha Luján

Con todos ellos espera poder reunirse Ramírez Cuellar con el objetivo de llegar a un acuerdo y continuar con el proceso de reestructuración del partido, que incluye la reintegración del padrón electoral. 

“Todos tienen la posibilidad de entrar (al partido) conociendo los derechos y obligaciones, conociendo los beneficios éticos y los postulados políticos”, apunta. 

De acuerdo con Ramírez Cuellar, tanto la dirigencia, que tendrá que renovarse completamente, como los militantes tienen oportunidad de evitar la “catástrofe” de fragmentarse en tribus políticas y desaparecer, similar a la que se desarrollo al PRD y provocó su soslayo en el mapa político del país. 

TAMBIÉN LEE: Si Morena se aleja de AMLO, se desdibuja: Mario Delgado 

 

Siguientes artículos

Reforma fiscal
Buscan sumar consenso en parlamento abierto sobre subcontratación laboral
Por

La iniciativa en materia de subcontratación laboral o outsourcing se discutirá a través de un 'parlamento abierto', de a...