El papel crucial que juega la industria aseguradora dentro de las economías es indiscutible; su rol como inversionista en grandes proyectos de infraestructura contribuye a la creación de empleos y construir mercados más resilientes. Sin embargo, hay retos que alejan a la industria de un panorama ideal y, aunque se tomaron medidas durante 2018 para enfrentarlos, de cara a 2019 aún hay mucho por hacer.

Uno de los desafíos que las aseguradoras han enfrentado desde hace unos años, y que continúa evolucionando, es la adaptación digital. Muchos líderes en el sector han dejado de ver la transición digital como ‘algo que están obligados a adoptar’, y han desarrollado mejores servicios y experiencias que les permiten ver beneficios que van desde ahorro monetario hasta la posibilidad de dar un mejor servicio a un mayor número de consumidores.

El procesamiento y análisis de grandes volúmenes de datos ha dado surgimiento al ecosistema InsurTech, el cual se basa justamente en la aplicación de la tecnología e innovación en la industria. Sin duda, este es un modelo transformador que involucra a los grandes jugadores, pero también a startups y a grandes compañías tecnológicas.

Otro de los desafíos que mantiene al sector en alerta es el desarrollo y efecto de eventos extremos, principalmente como consecuencia del cambio climático. De acuerdo con un reporte de la Asociación Global de Asociaciones de Seguros —GFIA por sus siglas en inglés—, las catástrofes naturales incrementaron 52% en una comparativa entre los periodos de 1987-1997 y 2007-2017. Una comparación de las pérdidas económicas entre ambos periodos muestra un incremento de 82 por ciento.

Con este escenario abrumador, el grupo de la GFIA enfocado en eventos extremos desarrolló un consenso global sobre el papel apropiado de la regulación en un entorno afectado por el cambio climático.

Por su parte, más de 200 miembros reguladores globales de la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros (IAIS) han identificado la sustentabilidad como un tema de suma importancia y se ha convertido en el eje del nuevo plan estratégico de cinco años de la organización.

Por último, la ciberseguridad es un tema que ocupó gran parte de las agendas de las aseguradoras este año y se mantendrá durante 2019. Para muchos negocios, hoy en día la protección de información es tan relevante, o incluso más, que una protección de daños a bienes físicos.

Sin embargo, la protección de datos continúa como un mercado poco explorado. En los países de la OCDE, el seguro cibernético representa no más del 1% de las primas recaudadas para la responsabilidad general y la cobertura de propiedad.

A pesar de la complejidad que representa este tema para empresas, gobiernos y aseguradoras, la industria está haciendo esfuerzos significativos por ofrecer productos que se adapten a las necesidades más extremas.

Para Zurich ha sido fundamental atacar a este segmento mediante Data Protect, un seguro que ampara información, bases de datos y sistemas vulnerados por un ataque cibernético, pero también cubre los costos de notificación y monitoreo, investigación forense, reconstrucción de bases de datos y extorsión de datos.

Sin duda, el 2018 fue un año en el que retos constantes evolucionaron y dejaron en evidencia nuevas vulnerabilidades y la necesidad de construir resiliencia. Las amenazas, nuevas y las cambiantes, han sido sometidas a medidas que buscan contenerlas, pero 2019 será un año para robustecer dichas medidas y encontrar terrenos en común para que el sector responda con agilidad a los cambios.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Página web: zurich.com.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

banxico
Riesgos para la economía mexicana en este año
Por

Será importante analizar la evolución de las finanzas públicas. No solo creo que no se cumplirá el equilibrio fiscal pro...