Decenas de jóvenes de todo el mundo se encuentran desde hace varias semanas desayunando, comiendo y cenando al interior del castillo Hult, ubicado a las afueras de la ciudad de Londres, la capital del Reino Unido.

No están de vacaciones, sino trabajando.  Se encuentran aglutinados en 42 equipos, los cuales están formando parte del programa de aceleración de empresas sociales que cada año realiza Hult Prize, una organización fundada 2010 por Ahmad Ashkar y el empresario Bertil Hult, con el objetivo de encontrar ideas para mejorar al mundo.

Inteligencia agrícola, conectividad rural a bajo costo, biocombustibles a partir de deshechos… suena a la carta de presentación de empresas hechas y derechas con una oferta en pie. Sin embargo, es apenas una muestra de lo que tres  grupos de estudiantes mexicanos proponen para ganar el Hult.

En  justo en este lugar, conocido como el Hult Castle Accelerator, donde los jóvenes buscan que sus equipos se conviertan en empresas. En esta dinámica, ellos reciben, entre otros tópicos y prácticas, conocimientos enfocados a la generación de un modelo de negocio, de propuestas de valor, mercadotecnia y posicionamiento de mercado.

PUBLICIDAD

Este año, el foco del organismo está puesto en particular en lograr ubicar soluciones relacionadas con el aprovechamiento de la energía, razón por la cual la mayoría de los equipos que fueron invitados a participar en el programa de aceleración están enfocados a este tema.

Pero además del conocimiento que se busca dar desde este lugar, el equipo que mejor propuesta genere recibirá un premio de 1 millón de dólares, para que puedan avanzar en su consolidación.

ÉXITO A LA VISTA

Y es este aprendizaje, sumado al dinero para poder empujar su proyecto, lo que los tres equipos conformados 100% por universitarios mexicanos, del Tecnológico de Monterrey y la Universidad de Guadalajara, están buscando también conseguir. Estas son sus historias.

Foto: Cortesía

Empresa: Harvest

Escuela: Tecnológico de Monterrey (Monterrey)

Integrantes: Jaime García, Rodrigo Chinchilla, Mauricio Díaz y Joel Garzafox

¿Qué proponen?

 La empresa que están buscando consolidar estos jóvenes mexicanos que compiten en Londres está enfocada en proveer un servicio de internet a costo accesible en las regiones rurales del país donde existe un déficit de telecomunicaciones, para poder desarrollar esta tarea, los estudiantes pretenden impulsar la colocación de una infraestructura básica que permita alcanzar cobertura satelital. Los universitarios consideran que el acceso a la web puede ayudar a que estas zonas puedan tener una mayor integración.

Foto: Cortesía

Empresa: Aldol

Escuela: Universidad de Guadalajara

Integrantes: Ricardo Arreola, Juan Pedro Mariscal, Alejandro Rodríguez y Cristian Lizaola

¿Qué proponen?

 El proyecto que están buscando concretar estos alumnos de la Universidad de Guadalajara está centrado en el desarrollo de un biocombustible, generado a partir de desechos orgánicos, que pretenden logre sustituir en gran medida a los combustibles tradicionales que a la fecha se han venido utilizando en el mundo. De acuerdo con los jóvenes, este componente sería mucho más económico que el usado hoy, además de que tendría mínimas emisiones de carbono y no produciría gases cancerígenos.

Foto: Cortesía

Empresa: Terraker

Escuela: Tecnológico de Monterrey (Guadalajara)

Integrantes: Candelario Gutiérrez, Saúl Álvarez, Carlos Jauregui e Isis Muñoz

¿Qué proponen?

 La idea que tiene este equipo es impulsar la creación de una compañía de inteligencia agrícola que apoye a los pequeños productores del campo mexicano a realizar inversiones iniciales bien enfocadas en el crecimiento de su cosecha y en la generación de ganancias. Para poder obtener este diagnóstico preciso, los jóvenes señalan que se apoyarían principalmente en el análisis de información del lugar con apoyo de tecnología. La idea principal, aseguran, es lograr que las comunidades rurales puedan desarrollarse.

También te puede interesar: Este emprendedor quiere ‘animarte’ a echarte un caldo

 

Siguientes artículos

Esta empresa quiere que cambies los taxis por patines eléctricos
Por

Mientras que el tiempo de espera por un taxi es de entre cinco y ocho minutos,  el promedio con Grin es de cuatro.