Más híbridos, menos gasolina

La carrera por producir y masificar autos con tecnología híbrida o eléctrica provoca una auténtica guerra de ingenieros por encontrar la fórmula perfecta que consuma menos energía,

Es irónico que ahora que se abrió el mercado de las gasolinas en nuestro país, al mismo tiempo, arriben también una oleada de modelos de autos híbridos cada vez más sofisticados, donde el objetivo es mejorar y reducir el consumo de combustible en cada kilómetro.

Y aunque los avances en tecnologías para motor eléctrico no avanzan tan rápido como se proyectaba hace apenas 10 años, lo cierto es que los autos de tecnología híbrida sí han madurado como mercado a nivel mundial. Y en México no son la excepción.

Aún recuerdo una prueba de manejo que realicé del Mini Cooper eléctrico. La pila abarcaba los asientos de atrás y parte del maletero. Esa sensación de que se apagaría el auto en cualquier momento, pese al tamaño de la batería, invadía el recorrido del test drive y no permitía disfrutar su manejo.

Hoy en día la batería de los autos eléctricos abarca un mínimo espacio y su autonomía es mayor. Pero estamos hablando de autos eléctricos, que pese a los esfuerzos de Nissan, BMW y Tesla no son suficientes para estimular el mercado y contar con electrolineras suficientes para masificar la comercialización y el uso de estas propuestas sustentables.

Los vehículos híbridos cuentan con apoyos para su adquisición o beneficios fiscales en México, por ejemplo, en el impuesto de la renta tasa al 0%, también descuentos en seguros ya que su eficiencia deriva en una menor incidencia de accidentes.

Así las cosas, marcas como Toyota con su modelo Prius; General Motors con el Volt; KIA y su reciente lanzamiento Niro; el Honda Civic híbrido, la Tuareg de la alemana Volkswagen, y la Porsche Panamera, todos con tecnología híbrida, representan las novedades que ponen a temblar a los empresarios gasolineros, ya que ven una amenaza ante el escaso consumo que requieren estos autos.

Por ejemplo, la nueva Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid que está dotada con un motor V8 de gasolina, pero no se asuste, esta tecnología permite un consumo de tan sólo un litro de gasolina por cada 65 kilómetros recorridos, y lo mejor es que este vehículo emite emisiones sólo después de haber recorridos 50 kilómetros de forma continua. Pero bueno, pongo de ejemplo este modelo del segmento Premium, que por cierto tiene un costo de 2 millones 500 mil pesos.

Otro ejemplo es el reciente lanzamiento de la marca coreana KIA Niro, que organizó un rally entre la prensa especializada para poner a prueba el rendimiento de combustible que en condiciones como en la que se llevó la prueba de manejo (Autopista México-Acapulco), se pudo registrar un consumo promedio combinado de 26.9 litros por km recorrido, esto representa un paso adelante en el segmento de las mini SUV en México.

Por su parte Toyota organizó un recorrido por medio país, a bordo de su ya emblemático Prius, para comprobar su comodidad y accesibilidad en prácticamente cualquier tipo de asfalto. Con un motor de 1.8 litros y un consumo combinado de un litro por cada 21 kilómetros recorridos, lo convierte en el mejor de su segmento.

De hecho este modelo es promovido por parte del Gobierno de la Ciudad de México (CDMX), dentro del programa de “deschatarrización” para renovar el parque de taxis mediante financiamiento de Nacional Financiera (Nafin). El precio base del Toyota Prius es de 351 mil pesos.

Haga sus cuentas, el consumo promedio por cada litro de gasolina de un automóvil a gasolina, oscila entre los 14 y los 16 kilómetros recorridos. El costo beneficio de estos vehículos salta a la vista, pero el dilema de la industria automotriz y las autoridades en materia de energía, será empatar los ambiciosos planes de abarrotar el país con más gasolineras de la mano con el boom de tecnología híbrida.

 

Contacto:

Correo: raul_curiel@yahoo.com.mx

Twitter: @Raul_Curiel

Facebook: raul.curiel.148

Página web: dedalocomunicacion.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.