El enfoque de la sustentabilidad ha sido perfeccionado cada vez más, definiendo directrices claras y contundentes como las mostradas en el sector corporativo.

A diferencia de la creencia popular, no sólo se limita a la preservación del planeta que habitamos, en realidad se encarga de la gestión de los ámbitos social, ambiental, económico y de Gobierno Corporativo.

Ha dejado de ser exclusiva para empresas mundialmente conocidas. Hoy es una estrategia que se adapta a compañías de toda dimensión, giro y nivel de madurez.

Las compañías con miras al futuro están diseñando estrategias de alto impacto en las que la sustentabilidad es el eje que impulsa el cambio.

Conoce los ámbitos que la componen y algunos ejemplos sobre su ejecución:

Ámbito social

Se compone por acciones sociales internas y externas. Las primeras son prácticas que responden a las expectativas de los colaboradores, las cuales tienen como prioridad, mejorar su calidad de vida.

Campañas de salud, eventos de integración, esquemas de salario emocional y planes de carrera, son algunas de las iniciativas que impulsan el bienestar del talento. Por el contrario, las acciones externas se asocian con todos los esfuerzos realizados para contribuir al bien común de la sociedad donde opera la organización. Existen numerosos ejemplos en los que las compañías han ayudado a restaurar centros deportivos, parques e incluso escuelas.

Es preciso remarcar que el desarrollo de cualquier actividad debe alinearse al sentido de negocio, por lo que una empresa de servicios tecnológicos podría ayudar a una escuela mediante la instalación de programas interactivos en sus centros de cómputo, a diferencia de una compañía que manufactura de prendas de vestir, la cual podría apoyar a una casa hogar mediante el donativo de ropa para niños que, al cumplir la mayoría de edad, sean invitados a laborar al interior de la compañía.

Ámbito ambiental

Se segmenta en dos vertientes, una interna y otra externa. Desde la perspectiva interna analiza las fases que deberá atravesar el producto desde que es adquirida la materia prima, hasta que el bien es desplazado al punto de venta. Para poder gestionar este pilar, es relevante visualizar y analizar el ciclo de vida de los productos a través de las preguntas ¿de qué me abastezco?, ¿con quién me abastezco?, ¿de qué manera transformo mis productos? y ¿cómo me hago responsable de mis desechos?

Desde el enfoque externo, el ámbito medio ambiental engloba la puesta en marcha de propuestas para mitigar el uso desmedido de recursos naturales y reactivar el ecosistema donde se opera. De esta forma una empresa dedicada a la elaboración de cuadernos podría promover una campaña de reforestación que reduzca su huella de carbono y fomente el cuidado de uno de sus recursos naturales clave, los árboles.

Ámbito económico y de Gobierno Corporativo

Tiene como propósito asegurar la rentabilidad de la empresa a través de acciones que incrementen las ganancias de la compañía. Además, promueve la implementación de un órgano de Gobierno que proyecte una imagen sólida del negocio a los inversores, defina políticas y lineamientos para la empresa y promueva la rendición de cuentas.

El papel de la ética es importante, ya que las compañías sustentables cuentan con canales de denuncia anónima para reportar conductas no éticas a través de un tercero que interfiere en las controversias presentadas al interior y al exterior de la compañía. La integridad y transparencia son trascendentales en este ámbito, ya que el trato con toda parte relacionada debe ser gestionada bajo prácticas justas y honestas.

Por este motivo, el manejo y desarrollo de proveedores se transforma en una actividad estratégica al ocupar la posición inicial en la cadena de valor. Las empresas responsables integran a sus socios de abastecimiento a su filosofía sustentable, fomentan relaciones mutuamente satisfactorias y construyen un ambiente de confianza y colaboración equitativa, los proveedores son una pieza clave.

Características de una estrategia sustentable eficiente:

 – Involucra a la alta dirección de la empresa.

– Establece iniciativas compatibles con la actividad principal del negocio.

– Toma en cuenta las necesidades de sus grupos de interés.

– Es redituable, genera beneficios económicos altamente atractivos.

– Emplea indicadores para conocer avances y/o retrocesos.

– Es transversal a la organización, impacta a todas las áreas.

– No apoya al asistencialismo, fomenta la inversión social.

– Reporta resultados al finalizar un periodo.

– Evoluciona, es actualizada con frecuencia.

– Se formaliza con el tiempo a través de certificaciones e informes con validez nacional e internacional.

Te puede interesar

MEM 2018 | Institucionalización, un paso primordial para las medianas empresas

 

Siguientes artículos

Braskem Idesa: símbolo de innovación sustentable en el sector del plástico
Por

Con tan solo tres años de operaciones en México, Braskem Idesa se posiciona como la empresa más importante de producción...