Por Fernanda Celis,  Israel Pantaleón y Gerardo Villafranco

Sí, el dólar tiene al peso contra las cuerdas. Y justo este jueves la moneda estadounidense supera de nueva cuenta la barrera de los 19 pesos. Los embistes especulativos han llevado a la moneda mexicana cerca de un tipo de cambio histórico de 20 unidades por cada billete verde. Pero este fenómeno también genera efectos positivos en México.

El consumo de los hogares mexicanos es uno de los factores que más se ha beneficiado de la depreciación del tipo de cambio, coincidieron especialistas consultados por Forbes México.

PUBLICIDAD

Las remesas (envíos de dinero extranjero a México) han crecido 30%. “Este incremento en el ingreso que tuvieron los hogares se ha visto reflejado en un mayor consumo, por lo que las ventas minoristas han promediado tasas superiores a 5% durante los primeros meses del año”, destacó Alejandro Cervantes, economista para México de Ixe-Banorte.

El envío de remesas  a México, una de las principales fuentes de divisas del país, subió en abril 8.3% a tasa interanual, una mejoría frente a mayo, según datos de Banco de México (Banxico).

En septiembre de 2015, 10 millones de familias mexicanas se beneficiaban de la fortaleza del dólar, pues las remesas representan 50% de su ingreso familiar mensual, comentó el director general de Western Union para México, Rodrigo García Estebarena.

Valeria Moy, directora de México ¿cómo vamos?, coincidió en que las remesas se incrementan en términos de dólares, y ello es una señal de que la economía estadounidense se está reactivando, aunque no de manera rápida.

“Las remesas repercuten en incrementos en el consumo, sobre todo en ciertas regiones del país. Sin embargo, ese tema también evidencia cómo la gente ha sido expulsada (del país) a lo largo de los años”, señaló la directiva.

Además, el impacto de las remesas en el consumo es algo que ya se había reflejado en los datos de Walmart de México y ANTAD desde 2015, dijo el economista de Multiva, Jonathan Galván.

Lee también: ‘Brexit’ llevaría el dólar a 20 pesos

 

Exportaciones, otro beneficio

La teoría económica dice que una moneda débil impulsa las exportaciones de un país. Y las naciones más beneficiadas son México y la región de Centroamérica, pues están más integradas al mercado de Estados Unidos.

“En Centroamérica la IED ha aumentado 6% y en México 18%. Ya se observa justamente este cambio con relación al comportamiento de la moneda”, comentó Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Esto es lo que va a ocasionar que tres países con economías dolarizadas de la región como Panamá, El salvador y Ecuador, tengan lógicamente menor atractivo para IED, pero más atractivo para fusiones y adquisiciones, añadió la representante de Naciones Unidas.

Cuando hay un proceso de depreciación cambiaria se impulsan las exportaciones, lo cual ha dado ventajas frente a China en el último año y en el envío de mercancías al mercado americano, comentó Manuel J. Molano, director general adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Pero esta ventaja es casi artificial, pues el tipo de cambio no se determina por los fundamentos de productividad de la economía mexicana, precisó Molano.

“Necesitamos seguir trabajando en la agenda de competitividad del país, especialmente de los lugares (o entidades) donde los costos de producción son más altos y hay más complicaciones para generar desarrollo económico, para vincularlos al modelo exportador”, añadió.

En eso coincidió Moy, pues tradicionalmente, cuando se devalúa una moneda, el país se vuelve más barato y más competitivo, aunque este año no se ha visto esa mejora, lo cual está relacionado con que la economía estadounidense se está recuperando, pero no a los ritmos esperados, así como por un rezago global.

El economista de Multiva, Jonathan Galván, dijo que un tipo de cambio alto genera que un país importe menos y reactive su economía interna. “Ése es el objetivo de tener un tipo de cambio alto, no por el lado de las exportaciones”, agregó.

 

Golpe al sector empresarial

Pese al buen momento de las remesas y el consumo, la fortaleza del dólar también puede impactar al crecimiento de algunas empresas a través de la compra de materias primas, que se encuentran dolarizadas.

La compañía Alsea México ha visto un impacto en parte de los costos de sus equipos y en algunos insumos que se encuentran en dólares, como el queso que utilizan para las pizzas de Domino’s en México, comentó su director Federico Tejado en entrevista previa.

“Una buena parte de los equipos están en dólares y algunos insumos también lo están, pero los hemos contrarrestado con algunos desarrollos locales en algunos casos, además de que el volumen también nos ha ayudado a compensar un poco ese incremento (en la divisa verde)”, indicó.

El crecimiento económico a nivel global de Domino’s ha sido más lento, aunque éste no se ha detenido. La empresa espera que en los siguientes años se nivele en mayor medida el dólar frente a otras monedas, dijo Patrick Doyle, CEO Internacional de Domino’s Pizza.

“Creo que en los últimos años ha existido un crecimiento lento, pero afortunadamente desde las últimas crisis del 2008 y 2009, no hemos visto una recesión como tal. Entonces lo que vemos es que en lo que más hay crecimiento es en fuentes de empleo en todos los mercados. El crecimiento ha sido lento, pero constante”, afirmó Doyle.

 

Inflación, el foco amarillo 

Por cada punto porcentual que se deprecia el tipo de cambio, el impacto en la inflación es de 0.023% a la inflación. “Es sumamente reducido”, señaló Cervantes.

El economista senior de Banco Multiva estimó que el tipo de cambio podría ubicarse por debajo de los 18 pesos, en un rango entre 18 pesos por dólar y 17.50 pesos por unidad.

Esta proyección a la baja del dólar resulta del estrés momentáneo que vive el mercado por la decisión de la Reserva Federal y la posible salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Además, Galván puntualizó que el tipo de cambio en 19.30 pesos no responde a los indicadores económicos, como el crecimiento y la balanza de cuenta corriente.

“Una vez que el mercado deje el estrés que significa el posible Brexit y el alza de tasas de la Fed queden a un lado, el tipo de cambio comenzará a bajar”, consideró el analista de Multiva.

Puedes leer también: ¿Qué preocupa del ‘Brexit’ a los inversionistas?

 

Siguientes artículos

Inflación de EU se desacelera en mayo
Por

Los precios al consumidor se moderaron en mayo, luego de que el IPC se ubicó en 0.2% luego de sumar 0.4% en abril.