Por: Eugenio Gómez Alatorre* y Karla Cuilty Esquivel**

“Si queremos resolver los grandes problemas, no podemos prescindir de la mitad del talento del mundo”, Rosalyn Yalow, Premio Nobel en Fisiología y Medicina.

El 11 de febrero se celebra el Día Internacional de las “niñas y las mujeres en la ciencia”, marcado así por las Naciones Unidas con el fin de concientizar a la opinión pública sobre la importancia de que las mujeres participen en carreras STEM.

La rapidez del desarrollo tecnológico y el progreso científico indica que nos encontramos en el comienzo de la Cuarta Revolución Industrial, la cual está centrada en la automatización de la manufactura y la inteligencia artificial. Esta nueva era se caracteriza por el auge de la innovación, así como la aparición de nuevas tecnologías de la información y avances biotecnológicos. En este panorama se vislumbra la creciente demanda de profesionistas especializados en ciencia y tecnología.

Lee también:
3 de 4 emprendimientos en México no crecen por falta de financiamiento y tecnología: BIVA

En un sentido similar, la importancia de las disciplinas de Ciencia, Ingeniería, Tecnología y Matemáticas (áreas conocidas como STEM, por sus siglas en inglés) se deriva de su capacidad para resolver problemas proyectados al futuro, como el calentamiento global, la cura de ciertas enfermedades y la creación de infraestructura innovadora. Por estas razones, frecuentemente se llama a las disciplinas STEM, las “carreras del futuro”. El Banco Interamericano de Desarrollo estima que los trabajos asociados con disciplinas STEM tendrán el mayor crecimiento entre hoy y el 2030.

¿Por qué necesitamos más mujeres en carreras STEM?

La inserción en carreras y ocupaciones STEM es un desafío para las mujeres en la mayoría de los países del mundo. De acuerdo con datos de la UNESCO, sólo alrededor de 30% de las estudiantes en el mundo elige realizar estudios superiores en campos STEM. Datos recopilados por el Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección revelan que en México sólo 38% de las mujeres estudia carreras STEM, en comparación con el 54% de hombres que estudia estas áreas.

Reducir la brecha de género salarial

Diversos estudios indican que la falta de mujeres laborando en las áreas STEM es una de las causas de la brecha de género salarial. Esto se debe a que las ocupaciones STEM tienden a estar mejor remuneradas, por lo que la escasez de mujeres en estas áreas ocasiona que más mujeres tengan salarios bajos, contribuyendo a generar la brecha.

Responder a necesidades del futuro de la Alta Dirección

La Cuarta Revolución Industrial impactará en el futuro del trabajo. Es probable que la exigencia de habilidades científicas y tecnológicas que se proyecta en todos los niveles laborales, también genere nuevas necesidades en el capital humano de la Alta Dirección debido al crecimiento de los “sectores del futuro”. Es decir, se requerirán directores de empresas que cuenten con las aptitudes y el conocimiento para entender al sector STEM.

En este sentido, aumentar la participación de las mujeres en carreras STEM es una forma de proyectar mayor diversidad de género en la Alta Dirección en un futuro que nos está “pisando los talones”; y a la vez, es una respuesta a las exigencias de recursos humanos que se vislumbran para los corporativos en el marco de la Cuarta Revolución Industrial.

La participación de las mujeres en profesiones STEM tiene gran importancia de cara al futuro debido a las necesidades de innovación científica y tecnológica que surgen en el contexto laboral emergente. Este horizonte supone una nueva oportunidad para cerrar la brecha de género salarial y proyectar mayor diversidad en la Alta Dirección.

Requerimos construir sociedades sin estereotipos ligados al género, donde se aliente a los jóvenes a seguir sus vocaciones. En este sentido, recordamos las palabras del Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres: “Velemos porque cada niña, en cualquier parte del mundo, tenga la oportunidad de alcanzar sus sueños, crecer con arreglo a su potencial y contribuir a un futuro sostenible para todos”.

*Director del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección del IPADE.
**Investigadora Sénior Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección.

 

Siguientes artículos

¿Puede una mujer cambiar sola una organización entera?
Por

Son muy pocas las empresas en México que tienen representación de mujeres en los consejos de administración, en las empr...