En las últimas semanas múltiples comercios de bienes y servicios de México adoptaron el comercio electrónico como una vía para salir a flote en medio de la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, no toda la población mexicana puede acceder a este tipo de comercio y por ende los negocios, ya sea grandes o pequeños, pierden una oportunidad de oro para aprovechar el momento y evitar la quiebra.

“(La pandemia) ha evidenciado el tema de la brecha digital, los afortunados tenemos tabletas, celulares, banda ancha, medios de pago, etc., pero el 80% de mexicanos no tiene tarjeta de crédito”, señala Ernesto Piedras, economista director de The Competitive Intelligence, The Ciu a Forbes México.

Al cierre de 2019, The Ciu registró unos 59.6 millones de usuarios de comercio electrónico en México—de un total de 129 millones de mexicanos, de acuerdo con el Consejo Nacional de Población—. El valor de mercado del comercio electrónico fue de 492,000 mdp, un crecimiento de 19.9% comparado con el 2018.

“Existe un importante potencial de crecimiento del mercado de comercio electrónico, al cierre de 2019 contabilizamos 111 millones de dispositivos móviles inteligentes, muchos de ellos con acceso a internet permanente derivado de la oferta comercial de telefonía móvil, lo cual los convierte en potenciales usuarios de comercio electrónico, actualmente no lo son porque existen otras barreras como la falta de capacidad financiera, es decir, una tarjeta de crédito e incluso muchos usuarios (41%) que reportan no comprar en línea por no sentirse seguros de que llegue el producto”, señala Rolando Alamilla, gerente de Investigación de Mercado de The Ciu.

La consultora se ha encargado de preguntarles a los internautas porque no son usuarios del comercio electrónico y muchos han contestado que por desconfianza o porque no conocen el procedimiento para hacerlo.

“Hoy es un tema: muchas personas están haciendo un esfuerzo por conocer cómo hacer compras vía comercio electrónico y cómo utilizar sus tarjetas aún cuando muchas veces no les interesa o tienen mucho miedo de que se las clonen, pero hoy es un tema que los obliga a hacerlo para evitar exponerse a un contagio”, señala Alamilla.

Por otro lado, las microempresas están tomando todo lo que está a su alcance para poder subirse a esta “ola” del comercio electrónico en medio de la pandemia de coronavirus, ya sea a través de aplicaciones de mensajería instantánea o las redes sociales como Facebook.

La plataforma de venta en línea Canasta Rosa, que en la última semana ha sumado 500 tiendas -a su red de 5,000 tiendas- ,derivado de la pandemia, explica que una de las formas para eliminar estas trabas es que las mismas plataformas ofrezcan este servicio.

TAMBIÉN LEE: En tiempo real, la pandemia que atemoriza al mundo de los negocios

“Una de las evangelizaciones que hacemos es que si alguien abre una tienda en Canasta Rosa y no tiene cuenta de banco los conectamos con una Fintech que se llama Cuenca que les puede crear una tarjeta de banco en 5 minutos y les manda su tarjeta de debito a donde estén”, dijo Deborah Dana, fundadora y CEO de Canasta Rosa, en videoconferencia

Dana agregó de esa manera podrían apoyar a más compradores a que tengan esa misma opción de compra.

El 38.9% de los internautas mexicanos realizan compras en línea o transacciones bancarias

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2019, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), México tenía 80.6 millones de usuarios de Internet, que representa el 70.1% de la población de seis años o más.

De este sector de la población, un 22.1% ordenó o compró productos en línea, mientras que el 16.8% realizó una transacción bancaria, según datos del Inegi.

Por otra parte, la ENDUTIH estimó que en 2019 había 20.1 millones de hogares que disponían de Internet (56.4% del total nacional), ya sea mediante una conexión fija o móvil.

La encuesta estima que los principales problemas que los usuarios de internet identifican al conectarse con la red son lentitud en la transferencia de la información con un 50.1% de los usuarios; interrupciones del servicio (38.6%) y un exceso de información no deseada (25.5%).

Solo  el 13.1% de los usuarios de internet declaró que el principal problema es el riesgo de infección por virus en sus dispositivos, el 4.0% fraudes con información y el 3.1% violación a la privacidad.

Un buen momento para incrementar ese número

Sin duda este será un buen momento para que los comerciantes de venta en línea ofrezcan productos de calidad y un buen servicio. Una buena experiencia alentará a los consumidores a realizar más transacciones en línea, según The Ciu.

El consumidor mexicano está experimentando diferentes etapas para tomar las decisiones de compra, ya sea proactivas y reactivas, para la prevención de contagio de covid-19, evolucionando a una preparación para la vida en cuarentena antes de volver a la nueva normalidad”, señala un reporte de la Asociación Mexicana de Venta Online (Amvo).

De acuerdo con Canasta Rosa, varios reportes de distintas empresas muestran que los consumidores están viviendo ‘el nuevo normal’, es decir, que ahora sus compras habituales se realizaran en línea.

“Primero se pasa por una una crisis exponencial en donde la gente compra por pánico, luego se observa que ya no son compras de pánico y que el nuevo normal es esta manera en la que estamos viviendo y operando. Los hábitos de compra regresan un poco a lo normalidad y hacen compras habituales pero lo hacen en línea”, agrega Deborah Dana, CEO de Canasta Rosa, en videoconferencia.

Dana puso como ejemplo de cuando Asia atravesó la pandemia del SARS-CoV, en 2013, que también se detectó por primera vez en una provincia de China.

“Un dato muy importante es que hace varios años cuando ocurrió el SARS en Asia fue cuando se pasó al comercio electrónico. Estuvo un año y se incrementó (el comercio electrónico) de una manera muy acelerada pero después de esa crisis se quedó así, la gente quitó las barreras, quitó los miedos y vio las conveniencias de recibir las cosas en casa. Sabemos que esta situación lo va a cambiar para siempre”, agregó Dana.

En México, los servicios relacionados con entrega de comida mostraron un incremento en términos de visitas durante las últimas semanas de marzo pasado, con un incremento del 130% en la semana del 23 al 29 de marzo, en comparación con la semana anterior que también muestra un cambio en estos hábitos de consumo.

“Teníamos razones por las cuales el comercio electrónico no había despegado mucho, una de las más poderosas era el habito de la población y los hábitos no se habían cambiado a la fuerza (como ahora). Eso no quita que hay muchas cosas que no se tienen como la bancarización de la población y de acceso a internet pero indudablemente hay un cambio de hábitos que va ayudar al crecimiento en línea en todos los aspectos”, señala María Pía Lindley, directora de operaciones de DiDi Food.

El cambio forzado para realizar compras en línea a corto plazo podría tener un profundo impacto en los hábitos de compra a largo plazo de los internautas mexicano.

La vocera de Didi Food dijo que en China, en donde tienen sus operaciones centrales, observan que los restaurantes están volviendo a abrir pero con medidas de distanciamiento social más duras con lo cual la capacidad de aforo se reduce y, por otro lado, está la perdida de confianza social que se da en la población que todavía no se terminan de acostumbrar a la idea de ir centros de consumo por lo cual las ventas en línea han crecido enormemente.

“La tendencia es clara a que todo el consumo es a través de ventas en línea y creemos que este va a ser el nuevo normal por varios meses de haber pasado la etapa 3”, señala Pía.

Si más consumidores deciden usar el comercio electrónico, es muy probable que siga creciendo el porcentaje de las ventas minoristas totales a través de la región, que hoy representan 4.7% en América Latina. En México, en 2018 el comerció electrónico representó un 5% del PIB nacional, de acuerdo con Inegi.

Valor Agregado Bruto del Comercio Electrónico total en el PIB. Fuente: Inegi
 

Siguientes artículos

Etiquetado-alimentos
Gobierno federal aplaza hasta diciembre el nuevo etiquetado en productos
Por

El gobierno federal aplazó del 1 de octubre hasta el mes de diciembre la aplicación del nuevo etiquetado en alimentos y...