Arturo Belano entraba a El Sótano, esquivaba las miradas de los empleados y sin que se dieran cuenta robaba un libro, salía a la Alameda y sentaba a leer acompañado de una torta de jamón; décadas después, la librería no solo se ha inmortalizado en las páginas Roberto Bolaño, ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos, sortear una pandemia y entrar de lleno al comercio electrónico, donde ve en el gigante Amazon un maestro de quien aprender y no una competencia.

“Nos encantan ese tipo de anécdotas… siempre iba a la librería”, asegura el director general de la empresa, Rodrigo López, en entrevista con Forbes México, sin embargo, el último año no ha sido fácil, la pandemia los llevo a bajar por momentos sus cortinas, inclusive sus ventas llegaron a caer en el peor momento 75%, donde el comercio electrónico se volvió una luz al final del túnel que les permitió sortear el impacto.

De hecho, cuenta que en algún punto de 2020 el Covid-19 parecía ser la estocada final para las librerías y editoriales, pero a mediados de abril o mayo la gente se dio cuenta de que para el encierro una de las mejores formas se sobrellevarlo era leyendo, el material didáctico, los rompecabezas, momento donde el e-commerce los ayudó a salir cuando todas las sucursales estaban cerradas y sus ventas se multiplicaron hasta 400 veces durante algunos meses.

Más que una amenaza o un competidor, Amazon tiene que ser un maestro y la verdad es que eso es lo que tratamos de aprender, en la logística, en la atención al cliente, en el seguimiento postventa, en esa inmediatez, la gente está buscando inmediatez y nosotros tal vez estábamos un poquito acostumbrados a hacerlo más a la antigüita”, afirma el director de El Sótano.

Lee: CREDIJUSTO Y LA CONQUISTA DE LOS NEOBANCOS

Y es que si bien copiarlo trataron de hacerlo hace tiempo, sin embargo, la pandemia también acortó el rezago de México frente a otros mercado en materia de comercio electrónico.

Rodrigo López destaca que dentro de su evolución las ventas por internet ampliaron las líneas de su callcenter, incorporaron el servicio de WhatsApp y buscaron más alianzas con empresas de mensajería para que poder dar el servicio en una hora en la Ciudad de México, Guadalajara, Querétaro o Puebla.

Además, considera que es importante aliarse con los marketplaces, por lo que abrieron su tienda en MercadoLibre con más 30,000 títulos en la opción Full, es decir, en existencia fija con ellos en sus almacenes; así como una alianza con Amazon y su filial inglesa Book Depository.

“Con Amazon lo que estamos haciendo es un canal distinto, no queremos poner nuestro catalogo porque ya lo tiene, desde el 2018 estamos importando productos en exclusiva para México de Argentina, España, Estados Unidos eso es lo que queremos hacer, una tienda especial para Amazon en la que nuestro canal de distribución principal sea ellos”.

Lee: Pandemia tira 29% venta de libros; piden considerar esenciales a librerías

En este sentido precisa que son productos muy especializados que con el canal propio de El Sótano no sería suficiente distribuir, donde existen agendas, rompecabezas, entre otros productos que estarán disponibles en la plataforma de Jeff Bezos.

De acuerdo con el director de la cadena de librerías, durante el año pasado sus ventas cayeron un 24% respecto al 2019, con ese pequeño pico dentro de la pandemia de El Sótano por internet y un mayor ticket promedio cuando ya pudieron abrir sus sucursales.

Mientras que el e-commerce llegó a representar hasta el 50% de sus ventas en los momentos más álgidos de la pandemia, muy alejados del 3 y 5% que representaba en 2019, ahora, con la reapertura se mantiene en un 15% de sus ventas totales, pero su objetivo es que sea al menos el 30% hacia los próximos años.

“También tuvimos la ventaja de que la gente nos busca por nuestros mejores precios, como por mayor catálogo, por ejemplo, cuando nos vuelven a cerrar en diciembre, pero nos permiten trabajar a mostrador, las colas que se hacían en Miguel Ángel de Quevedo era muy alentador, muy gratificante ver a la gente esperando para aparentar una librería”.

Por lo que las librerías físicas de El Sótano seguirán siendo un eje central en el plan de negocios de la empresa, con la apertura de más sucursales en zonas de Lindavista en la Ciudad de México o en Metepec en el Estado de México, así como su llegada a ciudades como Tijuana o Mérida en un futuro, que sumarían a las 16 con las que cuenta en la actualidad.

Te puede interesar: Fundary, la fintech que quiere ser aliada financiera de las Pymes

“Hacia el futuro veo a El Sótano modernizándose, cambiando estas grandes superficies por unas superficies más pequeñas, pero también más especializadas, estamos ahora analizando la información, cosa que antes no lo hacíamos, le estamos dando un perfil a cada sucursal de acuerdo a sus clientes, su zona y a sus preferencias”, comenta su director.

Un punto fundamental es mejorar sus acuerdos con los sistemas de mensajería, porque este elemento sigue encareciendo su producto y es complicado competir con Amazon en este punto.

De hecho, comentó que la apertura en ciudades como Tijuana o Mérida funcionarían como pequeños hubs logísticos para atender tanto su negocio de comercio electrónico, así como atender a la red de librerías independientes con las que trabajan en el país, la cual esta comprendida de 45 socios.

En este sentido, precisa que dependiendo del tiempo que lleven con ellos, pueden dar a estos negocios servicios como distribución de títulos que no tengas o crédito.

“Nuestro margen de acción es mucho más amplio que nuestras  16 sucursales física, la red de librerías independientes trabaja con nuestro cobijo por así llamarlo y también les estamos dando facilidades que antes no tenían, que las propias editoriales no atienden, no sólo se trata de abrir nuevas sucursales de El Sótano, sino de ampliar esta red, de fortalecerla y que gente que tiende a desaparecer, no lo hagan, que tengan en nosotros un aliado que le permita seguir operando”.

Suscríbete a Forbes México