El servicio de streaming de video ha vuelto obsoletos los soportes físicos, continúa mermando los ratings televisivos y los analistas esperan que supere la taquilla mundial en el futuro. Entérate.

 

Por Denali Tietjen

PUBLICIDAD

Los estadounidenses gastarán más en entretenimiento en video digital a través de servicios de streaming y descargas que en rentas físicas y compras por primera vez este año, según un informe de PricewaterhouseCoopers.

El informe descubrió que los ingresos de home video doméstico, desde los servicios de streaming como Netflix y Hulu, hasta los de descargas digitales de iTunes Store de Apple y sus compañeros, crecerá 12.9% a 9,500 millones de dólares (mdd) en Estados Unidos este año. Por el contrario, los ingresos de las compras y rentas de DVD se contraerán a 7.8 mdd este año, una baja de 9.8%.

Esa tendencia nacional es indicativo de un acelerado cambio global en las compras de video físico. El informe de PwC encontró que los ingresos por la venta de formatos físicos de video está disminuyendo en 52 de los 54 países analizados. Mientras tanto, la firma proyecta que los ingresos por el home video prácticamente se duplicarán a 30,300 millones en 2019, frente a los 15,300 mdd en 2014. Se espera que solo los ingresos del video en streaming crezca a una tasa compuesta de crecimiento anual de 19% hasta el 2019.

Detrás de esta tendencia se encuentran los hábitos de consumo a on demand y la programación móvil de los usuarios modernos. Un informe de Netflix encontró que tres cuartas partes de los que ven la televisión prefieren ver los programas en sus propios horarios, en lugar de los horarios preestablecidos de las cadenas. Además, sitios como Netflix, Hulu y HBO de Time Warner ahora permiten a los consumidores ver los capítulos que deseen de sus programas favoritos, un fenómeno creciente único de los servicios de streaming en línea. Netflix afirma que 76% de los televidentes prefiere ver varios episodios consecutivos.

Apoyando esta tendencia, los tres de los mayores proveedores de streaming de video experimen un crecimiento significativo en su número de usuarios. Netflix añadió 19 millones de suscriptores en 2014, con lo que su base de suscriptores mundial suma 57.4 millones. La compañía superó la marca de los 60 millones de suscriptores con un crecimiento récord en el primer trimestre de este año. Mientras tanto, Hulu y Amazon Prime duplicaron sus bases de abonados en 2014.

Los inversionistas ciertamente han notado el fenómeno. Durante los últimos cinco años, las acciones de Netflix han subido más de 450%, incluso después de una caída que comenzó en el verano de 2011.

Si la conveniencia es la que lleva a los consumidores hacia la transmisión de streaming, lejos de los DVD, también los aparta de la televisión, aunque mucho más lentamente. Analistas de PwC predicen que el rating de la televisión tradicional disminuirá 0.9% anual hasta el año 2017. Sin embargo, a medida que los servicios de streaming continúan produciendo contenido original como House of Cards y Orange is the New Black de Netflix, o alberguen contenido exclusivo como The Mindy Project de Hulu, más usuarios podrán decidir “cortar el cable” y deshacerse de sus suscripciones de cable.

La última frontera para los servicios de streaming de video es alcanzar el nivel de las ingresos en taquillas de cine. PwC predice que los ingreos spor streaming y descargas superarán a la taquilla en EU en 2017 12,000 mdd a 11,800 millones.

Aunque esas previsiones son un cambio sorprendente, Netflix, iTunes y similares no compiten directo con salas de cine, sino que se están llevando una rebanada más grande de un pastel en crecimiento. Los consumidores siguen valorando la experiencia social del entretenimiento tradicional, destaca el informe, por lo que la música en vivo y el cine serán capaces de mantener su dominio.

“Es cada vez más claro que los consumidores no ven ninguna brecha significativa entre los medios digitales y tradicionales: lo que quieren es una mayor flexibilidad, la libertad y la comodidad en el momento y la forma en que consumen su contenido preferido”, dice el informe.

El gasto en boletos de cine en realidad superará el gasto del consumidor estadounidense, estima PwC, con una tasa prevista de crecimiento anual de 4% hasta 2019. El crecimiento mundial de la taquilla se espera que sea aún mayor, con unos ingresos que aumentarán a una tasa anual de 5.7%, a 48,500 mdd para 2019. Los cinéfilos chinos contribuirán significativamente a este crecimiento con una previsión de aumento en los ingresos de taquilla de más del doble: 15.5%.

“El mercado en China para el entretenimiento es robusto, y creo que lo será aún más en los próximos años”, dijo el CEO de IMAX Richard Gelfond en la Conferencia de Medios y Telecomunicaciones de JP Morgan en mayo. “Creo que en general en la industria nos inclinaremos más por China.”

 

Siguientes artículos

Las verdaderas empresas verdes de Centroamérica
Por

Forbes Centroamérica presenta su primer informe de empresas con mejores prácticas para operar sin pasar por encima del m...