Hace tres años, el diseñador de videojuegos Mark Essen, conocido únicamente dentro del circuito independiente, se colocó debajo de los reflectores mundiales con un juego tan simple y divertido que era imposible de ignorar: Nidhogg. El nombre no decía mucho, ya que hacía referencia a una serpiente de la mitología nórdica, pero el juego llamaba la atención de propios y desconocidos ya que sus gráficos parecían salidos de un programa de MS-DOS (el icónico sistema operativo lanzado por Microsoft en 1981), pero tenía el poder de cautivar la atención de grupos enteros de amigos por horas y horas.

Se trataba de un juego de peleas reducido a su mínima expresión, y con reglas bastante sencillas: dos jugadores se enfrentan en una batalla uno contra uno, en la cual cada uno intenta llegar al extremo opuesto del escenario. El primero en llegar al extremo del contrincante gana. Para obtener el derecho de avanzar por el escenario, que se divide en distintas áreas o cuartos contiguos y distribuidos horizontalmente, es necesario matar al oponente, y para lograr esto había que darle una sola estocada, o matarlo con las manos. Sin embargo, luego de matarlo el contrincante reaparecía más adelante para intentar detener a su rival. El número de veces que podía reaparecer cada jugador es indefinido, a lo que se suma que las batallas no contaban con límite de tiempo, lo que significaba que una partida podía durar desde 30 segundos hasta dos horas ininterrumpidas, dependiendo de nada más que las acciones de los jugadores.

Este título se convirtió en un hit instantáneo para PC, y logró dar el salto a las consolas al poco tiempo, alcanzando un éxito crítico por su simpleza y efectividad. Recientemente se estrenó la esperada secuela, Nidhogg 2 (Messhof, PlayStation 4 / Windows, 2017), trayendo de vuelta todos los elementos que hicieron del original un juego de culto, y agregando a la fórmula los ingredientes necesarios para hacerlo más accesible.

Nidhogg es un juego de pelea, pero su esencia es la de un duelo de esgrima. Originalmente, cada jugador comenzaba el duelo con un florete y podía usar tres posiciones para atacar o defenderse: arriba, en medio, y abajo. Si uno era atacado por arriba y ponía defensa por arriba también, lograba bloquear la estocada, pero si uno ponía defensa en la posición incorrecta, resultaba en un golpe portal. Con esto se hacía un juego de piedra, papel o tijera, que obligaba a los jugadores a estudiar cuidadosamente todos los movimientos del contrincante, creando un interesante balance entre la estrategia y la reacción instintiva.

PUBLICIDAD

Toda esta descripción del juego original sigue aplicando a la secuela, componiendo su mayor parte. Sin embargo, ahora se han agregado nuevas armas, como una daga, una espada pesada, y un arco. La rotación de las armas sucede dentro de cada partida, ya que entre las reapariciones de cada jugador hay un cambio de armas. Aunque ya se podía arrojar la espada, esto era un último recurso, y no podía usarse constantemente, por lo que la posibilidad de una batalla a distancia es una novedad en Nidhogg 2, agregando una dinámica un poco distinta, en la que pueden darse persecuciones como cacerías. El combate con flechas puede convertirse también en un duelo de habilidad y precisión, ya que éstas pueden ser bloqueadas e incluso rebotadas a quien la lanzó, dependiendo de la exactitud en la reacción.

El otro cambio significativo en Nidhogg 2 es el diseño de los niveles. Que ahora tienen más variedad en su forma, incluyendo plataformas que se mueven, bandas que avanzan, pisos de hielo, túneles estrechos y muchos elementos que agregan dificultad para el escape, dando una sensación de estar en un juego de plataformas más que en un juego de peleas. Los niveles ahora tienen diseños mucho más intrincados y llenos de detalles interesantes, como fondos dinámicos con nubes, rayos, casadas, y hasta un arcoíris. Si bien todos estos escenarios son muy bellos, realmente no agregan algo distinto al juego en sí. Aquí es donde más se nota que Nidhogg 2 tuvo un equipo de desarrollo más robusto que su primera parte.

Fuera de esto, Nidhogg 2 es casi lo mismo que su predecesor, si hablamos de los elementos de gameplay estrictamente, pero en el apartado gráfico es donde los cambios son más evidentes. Ahora el juego abandonó su estética ultra minimalista para adoptar un arte 2D con estilo de pixeles como en la época de los 32 bits, o del PlayStation original. Los personajes antes eran siluetas genéricas, pero ahora son humanoides grotescos de colores que se mueven de forma algo floja y poco precisa. Estos personajes pueden ser personalizados con género, ropa y accesorios, pero esto es algo meramente estético. Algo que debe ser tomado en cuenta es que, aunque se trata de un juego caricaturesco, Nidhogg 2 es altamente gráfico y violento, con animaciones humorísticas de partes del cuerpo de los personajes que salen volando por los aires, y chorros de sangre que se derraman.

Aunque éste sea casi el mismo juego que el primero, su rediseño lo hará definitivamente más atractivo parara un público más amplio, por lo que es más recomendable que el original; igualmente vale la pena darle una oportunidad ya que es un juego de 15 dólares.

En resumen, podría decir que esta secuela no aporta algo realmente significativo que no estuviera presente en el original. Sin embargo, tiene el mismo potencial de diversión, y una curva de aprendizaje prácticamente nula: una persona que nunca ha jugado en su vida Nidhogg 2 tiene las mismas probabilidades de ganar una partida que alguien que lleva años jugando. Esto lo hace perfecto para fiestas y reuniones, para lo que su modo de torneo es excelente, permitiendo que ocho o 16 personas se enfrenten uno por uno para determinar al ganador. Éste es definitivamente el tipo de juego que mantendrá a los grupos de amigos gritando de emoción frente al televisor sin necesidad de aprender reglas complicadas.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Haz tu testamento ahora que es más barato
Por

Tener un testamento notariado es de suma importancia para dar certidumbre a nuestros herederos y evitar enojos, la pérdi...