Si el presupuesto no es aprobado antes de la media noche, el gobierno de EU incumpliría con aproximadamente 30% de sus obligaciones antes de iniciar noviembre.

 

 

El primer mandatario estadounidense señaló que los servicios públicos básicos como la seguridad social, seguridad pública y seguridad fronteriza no se verían suspendidos en caso de una parálisis gubernamental, sin embargo, advirtió que el estado es el empleador más grande en los Estados Unidos, por lo que la demora en el pago de la nómina gubernamental podría significar un revés a la recuperación económica nacional.

PUBLICIDAD

“El gobierno es el empleador más grande en Estados Unidos de América, hay más de cuatro millones de trabajadores en servicios públicos y 1.4 millones de personas en servicio militar. Si sus pagos no llegan a tiempo se verá afectado su consumo, la posibilidad de hacer frente a los pagos de sus hipotecas. Poner el progreso duramente ganado del pueblo estadounidense en riesgo es el colmo de la irresponsabilidad. Esto no tiene que pasar, es previsible si el Congreso cumple con su tarea”, dijo en un mensaje desde la Casa Blanca ante periodistas.

Si el presupuesto no es aprobado antes de la media noche, el gobierno de EU incumpliría con aproximadamente 30% de sus obligaciones antes de iniciar noviembre y los mercados financieros podrían mostrar una reacción similar a la de la quiebra de Lehman Brothers.

Ante este riesgo, el Presidente Barack Obama señaló que tiene la esperanza de que a última hora los legisladores tomen la decisión correcta.

“El Congreso necesita mantener nuestro gobierno, pagar nuestras cuentas a tiempo y nunca, nunca poner en peligro la plena fe y crédito de los Estados Unidos”, señaló.

 

Habrá Obamacare

Durante su discurso, Obama fue enfático en que, sin importar la decisión del Congreso, el programa de cobertura médica promovido durante su mandato.

“Una parte importante de la Ley de Cobertura Médica entra en vigor mañana, no importa lo que el Congreso decida hoy. Mañana, decenas de millones de estadounidenses tendrán acceso a una cobertura de salud asequible”, afirmó.

El programa de salud ha sido el punto más álgido en la discusión presupuestal.  El viernes 20 de septiembre la Cámara de Representantes (de mayoría republicana) mandó al Senado (de mayoría demócrata) una ley de egresos que pretende financiar las necesidades de la economía estadounidense del 1° de octubre al 15 de diciembre, pero que contempla que los fondos destinados al Obamacare (como se conoce a la reforma de salud del presidente Barack Obama) sean eliminados.

“Para no poner en riesgo el presupuesto, la Cámara de Representantes votó para rezagar un año la decisión, pero la propuesta fue rechazada por mayoría en el Senado, dificultando aún más el panorama”, señala Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base.

 

Siguientes artículos

La industria de la moda crece 23% en Internet
Por

57% de los internautas mexicanos ha realizado compras o pagos por Internet. En México la industria de la moda representa...