“Pemex se encuentra en una crisis que, desafortunadamente, se la han querido colgar a la reforma energética. Eso es un error, un error de diagnóstico”, dijo en entrevista con Forbes México Lourdes Melgar, ex subsecretaría de Hidrocarburos de la Secretaría de Energía (Sener), durante un foro de energía.

Ahora como investigadora del prestigiado Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), Melgar puntualiza en tres factores lo que resultó en la venida a menos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y delinea una ruta para evitar un mayor colapso de esta vital empresa.

El primer punto en la crisis de Pemex, dice Melgar, es su salud financiera derivada de su abultada carga sindical y laboral comparada con sus competidores a nivel mundial. Su pasivo laboral, es decir, su deuda por pensiones y otras prestaciones, sigue aumentando. La compañía que dirige Carlos Treviño reportó en el cuarto trimestre de 2017 que su reserva de beneficios a los empleados creció 3.1% anual a 66,300 mdd.

“Esa es la gran reforma pendiente en Pemex. Tiene un exceso de personal y un pasivo laboral enorme, es un tema que hay que resolver”, dice Melgar, quien reconoce que hubo esfuerzos, particularmente del actual titular de Hacienda, José Antonio González Anaya, para mejorar las finanzas. “Pero es poco realista que una empresa con exceso de personal y falta de eficiencia va a poder sobrevivir”.

PUBLICIDAD

El segundo punto, dice, la también catedrática del Tec de Monterrey, es que Pemex no ha sido bien administrada, incluso en este sexenio, con decisiones que no correspondían al momento que vivía la empresa. La académica cita el caso de la división de fertilizantes.

Cabe recordar que Pemex compró lo que expertos consideran fue una serie de plantas chatarra por 11,000 millones sin alcanzar la producción esperada. La meta era reactivar la industria de fertilizantes. “No ha generado utilidades para el Estado, por lo que el proyecto no ha sido rentable”, dijo la Auditoría Superior de la Federación en un reporte de febrero de 2018.

“Fue un error en esta administración. Ahí no está el expertise y la ventaja comparativa”, agrega Melgar.

La tercera razón por la actual crisis de la empresa fue el desplome de precios del petróleo, cuya consecuencia trajo recortes importantes para la petrolera.

En septiembre de 2014, una crisis de precios internacional, detonada por una guerra de producción entre la OPEP y Estados Unidos,  llevó el precio del barril de crudo de 100 a 18 dólares en enero de 2016. Un mes después, Hacienda anunció un recorte presupuestal de 100,000 millones de pesos para Pemex.

“Un recorte de 75% de tu presupuesto te lleva a situaciones bastante complejas”, sentencia Melgar.

En el foro How Will We Power the World, el pasado 16 de mayo, Melgar recibió los aplausos de la comunidad energética se escucharon por todo el recinto la noche del 16 de mayo. Era su turno para hablar en el foro organizado por EY y Forbes México.

Entre su audiencia estaba Alberto de la Fuente, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi) y Shell México; Monica Boe, directora general del gigante noruego, Statoil; Ángel Larraga, presidente de la  Asociación Mexicana de Energía y Gas Natural Fenosa México, entre otros expertos del sector.

Su reputación como pieza clave de la Reforma Energética, desde la subsecretaría de hidrocarburos, es reconocida por la mayoría. Pero la palabra reforma no le gusta por completo. Para ella, genera rechazo con todo lo negativo que le han atribuido.

 

La experiencia cuenta

Para que Pemex se recupere, recomienda Melgar, la empresa debe centrarse en la exploración y extracción de hidrocarburos, con un énfasis en gas natural porque hacia allá se mueve el consumo. También propone desarrollar la petroquímica. “En algún momento México fue un país importante en esta materia y hoy somos un gran  importador. Ahí sí hay un gran valor agregado real”, afirma.

También debe haber recortes. Melgar señala hacia las refinerías, que se encuentran en una capacidad productiva por debajo de 40%. El rumbo de esta infraestructura incluso ha creado malentendidos entre sus directivos.

Aquí la nota completa: Malentendido en Pemex: no habrá paro en refinerías en 2018

“La refinación no es eficiente ni competitiva, cuando tienes un exceso de personal enorme. Todo el mundo lo sabe. Hay refinerías donde la gente está jugando futbol o béisbol porque no hay un trabajo que hacer pero están adscritos a las refinerías. Hay que tomar el toro por lo cuernos, hay que hacer una negociación con el sindicato”, agrega.

 

La energía en el siglo XXI

Melgar defiende el nuevo modelo energético diseñado sobre una base técnica, no ideológica, que busca cumplir objetivos claros: seguridad energética, resolver la caída productiva de hidrocarburos y garantizar electricidad limpia y barata.

“Existen casi dos millones de mexicanos sin acceso a energía eléctrica, dejarlos sin energía eléctrica es dejarlos fuera del desarrollo y oportunidades”.

La reforma, incluso en sus leyes secundarias, para cualquiera de las tendencias ideológicas que se disputarán la presidencia, podría encontrar un modelo que permita que el país avance y no que vaya hacia atrás.

“Llegamos al siglo XX, pero si no nos ponemos a pensar y actuar sobre el futuro, nos vamos aquedar en cuando todos los demás se están moviendo al siglo XXI. Ya vamos tarde”, dijo frente a los líderes de la industria energética.

 

Siguientes artículos

Protégete del más grande riesgo a tu tarjeta (tú)
Por

Aunque los hackeos y los fraudes son una amenaza, es más probable que tú afectes tus finanzas. Para que no te pase esto,...