El peso arrancaba el lunes con pérdidas en una jornada con pocos datos macroeconómicos y en la que los inversionistas centraban su atención en los datos de inflación estadounidense y de la euro zona, que se conocerán durante la semana.

El peso se ha alejado de los fuertes valores que mostró durante el verano austral, ante la cautela de los inversores por el futuro de las tasas de interés en México y Estados Unidos, y el atractivo del dólar como refugio en un complicado panorama geopolítico avivado por la guerra en Gaza.

El peso cotizaba en 17.5222 unidades por dólar, con pérdidas de 0.44% frente al precio de referencia de Reuters del viernes.

“Mercados atentos esta semana a la publicación de la inflación de octubre en EEUU, la Eurozona y el Reino Unido. Estas cifras podrían ser catalizadores importantes para las expectativas de los participantes del mercado en torno a las trayectorias futuras de las tasas de interés”, señaló Banorte en una nota de análisis enviada a sus clientes.

El peso ampliaba las pérdidas superiores al 1% que registró durante la semana anterior mientras los inversionistas también están “evaluando la modificación a la perspectiva de la calificación crediticia de Estados Unidos, por parte de Moody´s, la cual cambió a negativa desde estable”, señalaron analistas de la firma Monex. 

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

¿Te gusta informarte por Google News? Sigue nuestro Showcase para tener las mejores historias

 

Siguientes artículos

peso-quinta-BMV
El peso se sacude el efecto Banxico y repunta
Por

El peso se aprecia este viernes y recorta su pérdida semanal, luego de que el tono menos restrictivo del banco central l...