Reuters.- El plan de Canadá para alcanzar un acuerdo sobre las normas de contenido norteamericano en vehículos impulsó las negociaciones del TLCAN en Montreal tras el estancamiento de rondas previas, pero su futuro quedó en dudas luego de que el principal negociador de Estados Unidos dijo el lunes que era inviable.

Llegar a un acuerdo en el sector automotriz, industria exportadora clave para Estados Unidos, Canadá y México, se ha convertido en uno de los temas más difíciles para los negociadores que realizan esfuerzos para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Lee también: Presumen avances en sexta ronda del TLCAN, pero mantienen fricciones

El plan de Canadá para incluir los gastos de ingeniería, investigación, desarrollo y otras tareas de alto valor en las metas de mayor contenido norteamericano buscaba proteger empleos bien remunerados en la región. México consideró la propuesta como “innovadora”, aunque no dio a conocer su posición.

PUBLICIDAD

El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijo que la idea canadiense permitiría que muchas partes económicas hechas en China y otros países asiáticos sean incluidas en los vehículos exentos de aranceles bajo el TLCAN.

“La realidad es que vas a tener mucho, mucho menos contenido regional, y eso es claramente menos empleos para nosotros, claramente menos empleos para los canadienses y, creo, menos empleos para México”, dijo Lighthizer a periodistas en Montreal el lunes.

Bajo el TLCAN, al menos un 62.5% del costo neto de un vehículo de pasajeros o camioneta ligera debe originarse en Estados Unidos, Canadá o México para evitar aranceles. El presidente Donald Trump quiere aumentar el umbral a 85% y que la mitad del contenido sea fabricado en Estados Unidos, una propuesta que es insostenible para Canadá y México.

Los negociadores canadienses presentaron sus ideas como respuesta a las demandas de Estados Unidos, pero no ofrecieron cifras propias, mencionó Lighthizer.

No te pierdas: Industria automotriz temerosa ante una catástrofe global por el TLCAN

Eduardo Solís, líder del principal grupo de la industria automotriz de México, también reaccionó fríamente a la propuesta canadiense y dijo a reporteros que necesita garantizar que el sector automotor norteamericano siga siendo competitivo.

“No hay una contrapropuesta. Nosotros revisaremos este marco conceptual, estas ideas antes de responder”, dijo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Flavio Volpe, presidente de la Asociación de Fabricantes de Partes Automotrices, con sede en Toronto, sugirió que la dura retórica de Lighthizer era solo una estrategia de negociación.

“Hace un año estábamos hablando sobre un arancel de importación de un 35% y estábamos hablando sobre aranceles que serían específicos contra ciertas compañías (…) Creo que es parte de una evolución retórica de esta administración”, afirmó.

Canadá y Estados Unidos han coincidido en su deseo por incluir condiciones laborales en el acuerdo.

Ante el auge de la fabricación de automóviles en México, donde se realizará la próxima ronda de negociaciones a partir del 26 de febrero, Canadá y Estados Unidos han pedido que el nuevo TLCAN incluya condiciones laborales sólidas y ejecutables.

 

Siguientes artículos

Golpe a candidatura de Lula muda temores de inversionistas a México
Por

La ventaja que López Obrador muestra en encuestas presidenciales inquieta a inversionistas en México.