Entre 20 y 25% de las fallas en las escaleras eléctricas del Metro se debe a que los usuarios las orinan, informó Fermín Ramírez, subgerente de Instalaciones Mecánicas y Vías del Sistema de Transporte Colectivo (STC).

“Tenemos también algo con lo que luchamos día con día aquí en el Metro, que es la filtración de orina. Aunque parezca difícil de creer, gran parte de nuestros equipos sufren daños debido a que algunas personas las utilizan como sanitario, y no poco”, destacó Fermín Ramírez.

“Cuando destapamos las escaleras para dar mantenimiento siempre tienen orina, y la orina por sus componentes va degradando, va corroyendo las cadenas, los engranes, los carriles; los deteriora a una velocidad muy grande”, dijo el subgerente.

El funcionario agregó que entre otras de las causas por las que se descomponen las escaleras electromecánicas del Metro destacan la carga excesiva y desbalanceada en peldaños, correr en los escalones, los objetos que impactan en el engranaje y el vandalismo, de acuerdo con Proceso.

Para disminuir el problema, Ramírez informó que el STC inició un programa de renovación de 25 escaleras al cierre de 2020 y 30 al final de 2021, con una inversión de 270 millones de pesos. Esa cantidad es parte de las 195 que deben ser renovadas porque ya cumplieron su vida útil de 20 años, abundó.

Incluso, dijo, hay algunas que tienen hasta 38 años en operación, por ejemplo, 13 de la Línea 4. En la estación Copilco de la Línea 3, hay dos equipos con 36 años, y 34 en la Línea 7 tienen 31 años de antigüedad.

Te recomendamos: Metro cambiará 55 escaleras eléctricas en 2020

 

Siguientes artículos

Estudios de mercado, indispensables para rescatar los negocios: Juan Burgos
Por

El especialista en investigación de mercados asegura que las empresas deberán adaptarse a la nueva realidad de mercado c...