El ritual se repite cada cuatro años. Las cápsulas de color no faltan, llenas de imágenes explicando cómo el mexicano siempre le pone color a la Copa Mundial de futbol. Notas llenas de estadísticas sobre el boom económico que viven bares y restaurantes en dichas fechas. Camisetas en la calle y discusiones en cada esquina.

El Mundial parece inundarlo todo hasta convertirse en un ente omnipresente que siempre parece terminar de la misma forma: con un fracaso y la muralla del quinto partido cada vez más alta.

Gabriel Mariño, el cineasta mexicano detrás de Ayer maravilla fui, intenta desentrañar las razones de ese ritual en Balón al aire, un corto documental sobre la manera en que vivimos el futbol como país.

Mediante decenas de entrevistas (que incluyen a especialistas, músicos, aficionados, futbolistas y más), Mariño se sumerge en la pasión que nos desborda y unifica. Con una nueva generación de futbolistas buscando romper con las tendencias históricas, el documental mexicano intenta encontrar respuestas a ras de pasto.

PUBLICIDAD

Charlamos con Gabriel Mariño sobre su documental y la manera en que nos fascina el deporte de las patadas:

¿Cómo te involucraste en el proyecto?

Me invitaron Carlos Verastegui, Alejandro De Haro y Tona Olvera tienen una marca, son un grupo de amigos que se juntaron y se llaman Gola, ellos querían generar cultura y contenidos relacionados al futbol. Los tres son muy apasionados y sentían que lo que se estaba generando en torno al deporte no era de calidad, siempre estaba un poco de flojera.

El año pasado Gola tuvo un festival donde hubo futbol de jaula, conciertos, lecturas y se proyectó el triste 7-0 Chile contra México de la Copa América. Ahí decidieron hacer un documental, pensando en sus actividades y el mundial, ellos ya tenían una idea cuando me lo propusieron a mí: ¿por qué México no es campeón mundial?

¿Por qué si México parece tenerlo todo no es protagonista? Hay una liga sólida, afición, medios, talento de jugadores, historia, ¿por qué no hace más en los Mundiales? Es algo que yo había pensado desde mi trinchera futbolera, soy un gran aficionado al futbol y me pareció temazo. Era una gran oportunidad por explorar.

¿Te hubiera gustado ser futbolista?

Me hubiera encantado, pero no sucedió. No tenía el talento, ni la chispa que te empuja a una meta. Tenía mi chispa, pero no era de futbol, sino de cine. Era un sueño.

Tu trabajo anterior, Ayer maravilla fui, y Balón al aire se conectan en su retrato de la colectividad. La manera en que el futbol no tiene un sólo tipo de aficionado, los entrevistados reflejan esa diversidad…

Qué interesante. Entiendo lo que dices, siempre me ha parecido que la vida en general de la ciudad transcurre en las calles, de pronto ahí es donde se gesta la pasión, las historias, las emociones.

En Ayer maravilla fui, había una parte muy importante que tenía que ver con la Ciudad de México y con las calles, su gente, pareciera que aquí también me interesó eso. Saber que el futbol es democrático y se da en las calles, en el llano, en las playas. Quería darle voz a esos rostros anónimos.

Dicen por ahí que el futbol es lo más importante de lo menos importante. Por tus entrevistas y la pasión con que se vive, tal vez así sea…

Es algo que compartimos todos. Como lo dice Marion Reimers dentro del documental: el futbol es un megáfono de la sociedad.

Crees que, si la Selección llega al quinto partido, ¿a la gente le va a importar más eso que ir a votar?

Ojalá no, la verdad. Eso es algo que también tratamos de poner en el documental: ganar un Mundial no nos puede definir como país o como individuos. Es parte de un todo, pero lo importante del país es que deje de existir corrupción, desigualdad social, diferencias obscenas entre ricos y pobres, tener mejor educación y, sobre todo en estos tiempos horribles, tener un país más seguro.

Poder recobrar el país, tomar el coche ir a acampar con la familia, esas son las cosas que apremian, estar en paz, no ganar la Copa del Mundo. Sin embargo, a todos nos gustaría ver a México campeón.

Uno de los invitados dice que somos un país sin medias tintas, todo es blanco o todo es negro. ¿Crees que tenemos un problema de mentalidad?

Claro, no creo que sólo sea el país. El mundo en general parece que va a apoyando estas ideas polarizadas, donde eres un triunfador o un fracasado. No hay tonos grises en nuestras actividades. Ganas el Oscar o eres un fracasado.

Queríamos en el documental cuestionar la idea del triunfo, transmitir que el éxito no depende de un triunfo o un fracaso. La sociedad te empuja hacia allá, si no tienes miles de followers no la hiciste. Qué flojera. Hay muchas formas de ser exitoso y triunfar. No es sólo de México, es global.

Hacia el final del documental se aborda esa idea: la caída es parte del triunfo. ¿Crees que estos jugadores tengan ese mensaje en la cabeza?

Pienso que sí. Ve la mentalidad de alguien como Javier Hernández. Es un cuate exitoso, pero le ha tocado vencer a la adversidad de manera tremenda. Desde cómo llega al Manchester United y sienta al delantero titular, después aparece otro técnico que casi acaba su carrera, reponerse de eso, salir al Real Madrid y meter ese gol increíble contra el Atlético de Madrid. Ir a Alemania, regresar a Inglaterra buscando algo mejor. Es un tipo tremendo, creo que estos chavos saben que es por medio de ese tipo de cosas que uno crece.

Me impresionó mucho el Chucky Lozano en una entrevista (después de la victoria contra Alemania en la primera ronda del Mundial de Rusia 2018), tiene 22 años y lo vi super calmado. Serio, hablando sobre cómo la victoria era algo que habían trabajado, lo pensaron así. Cómo sin volverse loco transmitió que México podía ser Campeón del Mundo. Por la calma de sus palabras, se entiende que viven muy bien en esas áreas grises. Su mentalidad es diferente.

¿Pueden los aficionados cambiar de camiseta?

Sí, sin duda. Este rollo de lo incondicional es algo que debemos cuestionar porque las relaciones cambian, mutan. Los equipos no deberían tener calculado el amor incondicional, porque el respeto y la admiración, sobre todo a algo vivo como un equipo de futbol, es un ejercicio de dos vías. Tanto uno debe ser un buen aficionado, como ellos un equipo responsable y digno de esa admiración.

 

Contacto:

Twitter: @pazespa

Tumblr: pazespa

Página web: Butacaancha.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

 

Siguientes artículos

messi-argentina
¿Y Messi? Croacia golea a Argentina y lo deja en zona roja
Por

La albiceleste ve peligrar su continuidad en Rusia 2018 tras caer derrotado 3-0 ante el conjunto croata, en un partido e...