La información es poder. Sin embargo, la información se convierte también en un activo vulnerable a ataques, robos y, por tanto, es un activo asegurable. Xavier de Bellefon, CEO de Axa para México, explica que la industria aseguradora está por sufrir una revolución ante la necesidad de contar con seguros contra hackers, pues las pérdidas por robo de información y suplantación de identidad en el ciberespacio resultan onerosas.

“El riesgo más fuerte que tenemos como empresarios, y como personas, es internet. El hacking de datos, el riesgo de que te roben tu identidad personal, es grande, y como empresa es colosal. Tenemos todo en la red y los hackers son cada vez más fuertes porque están apareciendo cada vez más objetos conectados, por ejemplo los autos”, dice el directivo.

Datos de Alestra indican que en México se ha vulnerado a 5 de cada 6 empresas y se estima que 40% de los 54 millones de mexicanos conectados a internet han sido blanco de un ciberataque, por lo que ya se considera el segundo delito más grande del país, sólo detrás del narcotráfico.

Francisco Oliveros, CEO de RSA Seguros México, explica en un comunicado que esta nueva exposición al riesgo que tienen las empresas grandes en el país efectivamente abre un nuevo nicho de mercado para el sector asegurador, ya que una situación de este tipo puede sacar del negocio incluso a la compañía más robusta.

PUBLICIDAD

“El sector asegurador debería estar enfocado en generar alternativas para proteger a estos clientes de los nuevos riesgos más que en las coberturas de productos tradicionales. No digo que un huracán, un terremoto o un robo no sean importantes, pero con el avance de prevención que tenemos entre los asegurados, son riesgos que se han controlado cada vez más”, explica.

La aseguradora AIG calcula que un fraude con información de los clientes implica una pérdida promedio de 2.6 millones de pesos para las empresas mexicanas. Esto resulta un peligro, pues 87% de las firmas carece de un protocolo de protección de datos.

Cálculos de Symantec, especialista en software para seguridad informática, indican que en 2015 la ciberdelincuencia tuvo un costo para el país de 101,400 millones de pesos, 13 veces más que lo obtenido por fraudes bancarios un año antes.

“Yo creo que todavía no hay una demanda muy fuerte, pero estamos expuestos –al igual que Estados Unidos y Europa– al hacking de internet y el ciberriesgo”, dice Xavier de Bellefon, de Axa.

Actualmente, el sector asegurador representa poco más de 2% del PIB. El directivo de Axa señala que no se espera un impulso inmediato en el crecimiento del sector ante riesgos cibernéticos, pero sí habrá una nueva rama de negocios que generará nuevos flujos e incluso puede dar paso a más compañías.

 

Tu auto, ¿protegido contra hackers?

En el futuro no tendrás que preocuparte por los choques. Un estudio de Axa en Europa prevé que en 2040 se logrará una reducción de 93% de los accidentes automovilísticos gracias a que más de 70% de los autos en circulación serán autónomos, sin conductor.

El estudio, desarrollado por la división de innovación de la aseguradora, explica que durante el periodo de transición a esta modalidad de autos se deberá desarrollar un nuevo patrón de aseguramiento, que incluya modelos de intercambios de datos entre el vehículo, la infraestructura y servicios adicionales, como el GPS, pues se trata de información valiosa.

“El 20 o 30% de los robos de autos en Europa ocurren en el momento que desalarmas tu coche; es un momento preocupante que no está protegido. En el futuro hablamos de que hackear el auto mientras manejas no será ciencia ficción. Estamos invirtiendo para entender mejor cómo se constituirá el seguro del futuro.”

Axa identificó 5 riesgos a los que los autos autónomos podrían estar seriamente expuestos:

  1. Un auto lleno de virus. De los autos completamente mecánicos, la industria automotriz ha migrado a vehículos que funcionan en gran parte gracias a una computadora interna; por ejemplo, cuando presionas el pedal de freno no estás frenando físicamente, estás enviando un comando. Las computadoras que operan los autos cada vez son más sofisticadas y con ello aumenta también su vulnerabilidad.
  2. Los hackers pueden saber a dónde te diriges si vulneran tu GPS. En Francia, 9 de cada 10 personas usan un GPS o una aplicación similar como Google Maps o Waze. En todos estos mecanismos se han encontrado fallas de seguridad. En 2010 se dio a conocer en Inglaterra el caso de un hacker novato que tuvo acceso a la información de rutas y frecuencias de 7,238 usuarios de WPS. “La información de las rutas requerirá una protección cada vez más sofisticada”, dice el informe de Axa.
  3. Vehículos robados en un clic. Las funciones para abrir un auto a distancia han resultado una maravilla para la generación de autos compartidos y servicios como Uber; sin embargo, también resultan muy convenientes para una nueva generación de hackers ladrones.
  4. Alguien puede robar el control de tu auto. Un auto que pueda tener una conexión vía Bluetooth, Wi-Fi o GSM tiene una vulnerabilidad potencial en seguridad, pues hace posible que otro conductor tome control de los comandos para manejar el auto. En julio de 2015, dos hackers tomaron control remoto de una jeep Cherokee en Estados Unidos; a través de los comandos computarizados lograron activar frenos y dar vueltas… Cabe señalar que en este caso aún no se trataba de un vehículo autónomo.
  5. Internet de las cosas y hacking de las cosas. Los autos autónomos no serán el único foco de riesgo para los seguros del futuro. La infraestructura también estará eventualmente conectada a internet. Semáforos, electricidad, cámaras sensores. Las ciudades inteligentes pueden convertirse en un patio de juegos para los hackers.

 

Siguientes artículos

Daños por terremoto en Ecuador ascienden a 3,000 mdd
Por

El terremoto dejó más de 400 muertos y al menos 2 mil heridos.