Por Mirna Gutiérrez 

A pesar de haber caído seis puestos, hasta el lugar 67, Costa Rica es el país de Centroamérica y República Dominicana (CARD) mejor ubicado en el reporte Doing Business 2019, que cada año publica el Banco Mundial, el cual evalúa la facilidad para hacer negocios de 190 naciones. En contraste, Nicaragua es el peor calificado de la región (posición 132).

La disparidad en la evaluación de las economías de la zona muestra el reto pendiente de armonizar las reglas del juego para inversionistas locales y extranjeros, para posicionarla como un verdadero bloque a nivel internacional, indica Federico Villalobos, director de Asesoría Financiera e Infraestructura de Deloitte.

“También siguen presentes las brechas en días para iniciar un negocio [exceptuando Panamá], la protección a inversionistas minoritarios, el cumplimiento de contratos y el marco para resolver problemas de insolvencia de las firmas”, agrega el especialista.

Forbes CA y RD.

Altas y bajas del puntero

Las fortalezas de Costa Rica se centran en el acceso a crédito (12), acceso a la energía eléctrica (38) y registro de propiedad (47). En el ámbito laboral modificó las regulaciones relacionadas con el contenido de las cartas de despido, la no discriminación, la protección especial de los empleados y las limitaciones a las huelgas. Asimismo, implementó una nueva estructura jurisdiccional de los juzgados laborales.

En contraparte, la introducción de un nuevo impuesto a las personas jurídicas hizo más costoso el proceso para comenzar un negocio: “Costa Rica es un país que posee como gran fortaleza su solidez institucional y estabilidad política. Sobre esta base, la nación posee camino por avanzar en factores como el tiempo para iniciar un negocio y elementos de entorno corporativo, como la protección a inversionistas minoritarios”, afirma Villalobos.

Puedes leer:  Costa Rica exportó manufacturas por 645 mdd en enero

 

Siguientes artículos

Centroamérica y RD recibieron 28,670 mdd por remesas familiares en 2018
Por

Guatemala, República Dominicana y El Salvador, las tres naciones más beneficiadas de la región.