La semana pasada, la organización social Gen M me invitó a dar una conferencia en su evento Crazy Ones, México 2050, movimiento dedicado a buscar darle orgullo al país de lo maravillosos que son sus jóvenes. La invitación era para darles, desde mi óptica y en 20 minutos, tres elementos en que los jóvenes se deberían enfocar hacia el México del 2050. Al evento asistieron 350 jóvenes de todo el país, que son la base de su movimiento. Les comparto mi plática.

Acabé de leer un libro sobre el 2050, Una mirada a nuestro mundo 50 años en el futuro. Lo curioso de esta obra es que fue escrita en el 2008, lo que significa que es la visión para el 2050 de hace unos años. Es un libro en que Mike Wallace, un reconocido entrevistador del programa 60 minutos en Estados Unidos, entrevistó a los personajes más innovadores de aquel momento. Cuando lo terminé, me quedé con la sensación de que la mitad de los entrevistados eran optimistas y la otra mitad eran extremadamente pesimistas sobre lo que pasaría con la civilización en el 2050. Hay que entender que en ese momento el mundo se debatía en la implementación del Protocolo de Kioto y el tema de las emisiones contaminantes era la principal preocupación mundial.

Hoy vivimos tiempos extraordinarios. A nivel mundial se firma el fin de la guerra contra las drogas y se cambia la visión por un tema de salud pública, y hoy se firma el acuerdo de París sobre el cambio climático.

En México también vivimos una trasformación. El país, bien o mal, ha llevado a cabo una serie de reformas que están transformando la vida nacional. Estamos a días de que se aprueben las leyes secundarias de las leyes anticorrupción y de transparencia, y ayer se mandó al Congreso la ley que da pie al primer paso a la despenalización del uso de la marihuana y su uso medicinal. En los últimos cincuenta años en México no se había visto nada igual.

PUBLICIDAD

Son buenas noticias que se dé el primer paso, pero como ustedes bien saben, es sólo el principio. La implementación de las políticas públicas tarda mucho tiempo. Hay que cambiar las leyes, las reglas, capacitar a las personas en el gobierno y, lo más importante, la sociedad tiene que adaptarse al cambio y aprender a vivir de una nueva manera, y eso no es fácil. Estas reformas que estamos viendo que se están implementando tardarán por lo menos de diez a veinte años en lograr su plena implementación.

Para el 2050 faltan 34 años, 5 presidentes, y ustedes, suponiendo que el promedio de edad es de 23 años, tendrán la misma edad que todos los que estaremos aquí frente a ustedes. Y la única pregunta que se deben de hacer es ¿cómo quieren vivir y a dónde quieren llevar a México para el 2050?

Y aquí viene mi propuesta de los tres puntos en lo que se deben de enfocar:

Hoy vivimos en una microconciencia individual, somos egoístas, vemos para nosotros mismos, y como mexicanos no nos gusta apoyar al de junto. Esto, como bien dice el viejo chiste de los cangrejos: los mexicanos no nos ayudamos; al contrario, tratamos de cerrarle el camino a los que destacan. Hoy, Gen M está con su iniciativa de Crazy Ones revirtiendo esta tendencia bajo tres puntos de enfoque:

  1. Aumentar la conciencia: Descubran quiénes son, qué quieren, qué pasa a su alrededor y cómo pueden ayudar a su país. Dejen el ostracismo del individualismo y crezcan su conciencia de los problemas para buscar una solución propia para mejorar el entorno.
  2. Mejorar los valores: Hoy en día somos una sociedad orientada a tener, hacer y ser. Estamos perdidos en obtener más a cualquier precio, cuando para tener un mejor México debemos de cambiar las prioridades, debemos de orientarnos a un buen ser, un buen hacer y finalmente un buen tener. No podemos pasar por la vida desmadrando todo lo que está a nuestro alrededor (personas, trabajos, sociedad, ambiente) por un exceso de individualidad.
  3. Tener pasión: Hoy, México está en medio de una transformación, las cosas empiezan a cambiar, hagamos con pasión que sea para bien. Vivimos en un marasmo de falta de información y borreguismo, por no informarnos creemos lo que nos dicen y eso nos mete en una burbuja de flojera. Encuentren su pasión, lo que los haga vivir, sentir, trabajar, reír y llorar. La vida se goza y se sufre, pero con pasión. Siento que el país y sus jóvenes han perdido esa pasión, y la están tratando de buscar afuera de ustedes; necesitan encontrar esa pasión dentro de ustedes para ustedes, para sus vidas y para el bien del país.

Ésta será, desde mi óptica, la mejor forma de vivir, enfrentar y mejorar el país.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: Marco V. Herrera / El Marco del Poder

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

honduras-bandera
¿Cómo hará Honduras para generar 600,000 empleos en 5 años?
Por

Un nuevo impulso industrial le abre al país centroamericano una nueva oportunidad de crecimiento no vista desde hace var...