Hoy quiero hablar de cómo las personas que basan su valía en el logro económico, político o social, terminan por minar su verdadera capacidad y felicidad.

Muchos como yo, antes de madurar, creemos que este rasgo obsesivo del enfoque al logro es nuestro gran aliado. Juramos que nos motiva y que sin él no podemos lograr lo que nos proponemos.

La verdad es que no es así. La capacidad de logro es una característica sana, natural y necesaria, pero cuando se convierte en el pilar de nuestra identidad nos empieza a sabotear.

Déjame explicar.

El concepto de logro es un principio extrínseco. Esto es, requiere de la validación de otros. Por lo tanto, caemos en la trampa de sentir que nuestra valía depende del reconocimiento y de la aprobación de los demás.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Muchas veces, nace esta necesidad de validación cuando somos niñ@s y añoramos el reconocimiento y cariño de nuestros padres. Más adelante, esta necesidad de reconocimiento nos sigue acompañando, se vuelve social y nos motiva a perseguir puestos ejecutivos o políticos, o relacionados con el deporte o la farándula.

Y toda esta motivación es buena hasta cierto punto. Se torna en contra de nosotros cuando la imagen de perfección externa se convierte en nuestra identidad. Y en ese momento dejamos de ser nosotros mismos y nos convertimos en títeres de una imagen social caricaturesca que fabricamos.

Y para conservarla levantamos muros. No hay que dejar que nadie se acerque demasiado. No vaya a ser que descubren nuestro más profundo temor; No soy tan perfecto como aparento. No soy tan fuerte, tan inteligente o tan seguro como quiero dar a entender.

¡Basta!

Si tú, como yo, has sufrido del síndrome del éxito, ha llegado el momento de bajar la guardia y mostrarte [email protected] Déjate querer.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Esta caricatura que tú has adoptado, este ideal de un estereotipo inalcanzable, ya no te sirve. El mundo te quiere a ti y te espera con los brazos abiertos.

No temas, tu gran fuerza no dejará de ser tu gran fuerza. Lo que es más, crecerá, al ser más [email protected]

Al nivel que aprendes a quererte por lo que tú eres; un ser fuerte, bello y sincero, está fuerza se convierte en un imán que atrae hacia ti cada vez mayores  oportunidades que resuenan con tu ser más elevado. Te rodearás de [email protected] de crecimiento y fincarás relaciones más profundas, bellas y duraderas, que se traducen en negocios mas satisfactorios sanos y trascendentes.

Sigue la información de los negocios en nuestra sección especializada

De lo que se trata es  de ser auté[email protected] De relajarte y permitirte ser vulnerable. Porque, al relajarte, adquieres el superpoder de la resilencia.

Entonces, disfruta el aprendizaje de ser lo suficientemente humilde para reconocer tus temores y debilidades. Y no únicamente reconocerlos, sino celebrarlos y abrirte para ser complementado por otros que te ayuden a ser aún más [email protected], con menor esfuerzo y mayor felicidad.

En resumen.

Si tú, como yo, has ligado tu valía al reconocimiento asociado al éxito, ¡para! Asume tu grandeza y deja ir la caricatura.

Del otro lado del muro existe un mundo que te quiere como eres, y añora tu auténtico ser. ¡Déjate querer!

Suscríbete a Forbes México 

Mac es un visionario emprendedor y líder de opinión en cómo construir el futuro en el cual nos dará gusto vivir. Enseña a empresas, asociaciones y gobiernos a enfrentar mejor el futuro, asumir su grandeza, y hacer una diferencia en el mundo.*

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.