La tendencia de hoy para conseguir trabajo exige tres básicos para el aspirante: valor, propósito y sentido de bienestar.

El valor es algo que las empresas nunca van a dejar de apreciar y perseguir. Podríamos decir que es la capacidad del colaborador de satisfacer las necesidades, incluso de forma sobrada, para las cuales fue reclutado.

Es algo bien sencillo. Si buscamos un ingeniero en telecomunicaciones, u otra especialidad, queremos que resuelva todos los problemas y asuntos técnicos para la materia que fue convocado, y siempre se espera un plus. Lo mismo se pide para un maestro, un analista, un abogado, etc. El valor es algo que se da por sentado, pero no por ello debe descuidarse por otras necesidades.

Las otras dos características de alguna manera siempre se han buscado en los candidatos, pero ahora se hace con mayor énfasis y enfoque.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

El propósito es que tengan metas trascendentes en la vida, que sean personas que vean claro lo que quieren, hacia dónde se dirigen con la intención de transformar el mundo. Particularmente se busca que coincida o que esté alineado con los propósitos de la organización.

Entre tanto, el sentido de bienestar o de felicidad, es esa intención y acción auténtica del candidato para ser feliz y ayudar a que los demás también lo sean.

De una forma u otra eso están buscando las organizaciones de sus colaboradores.

Para qué quieren al más “ñoño” de los desarrolladores de software del país, si es incapaz de trabajar en equipo o, lo que es peor, no le interesa el medio ambiente cuando tu organización está dedicada a desarrollar proyectos para detener el calentamiento global; para qué quieres a alguien que deja que le domine el estrés o hasta la depresión por falta de hábitos de higiene mental.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

El mundo laboral ha cambiado. Particularmente por la pandemia y la digitalización tecnológica. Así que si eres joven o no tanto, pero buscas trabajo, o si eres un reclutador, hay que estar atentos a esto que las organizaciones están demandando.

Hace unos meses nos decía Ivonne Vargas, una buena amiga, periodista y experta en reclutamiento, que no basta con tener estas habilidades, hay que saberlas poner en el CV y demostrarlas en nuestra entrevista de trabajo. De lo que se trata es de llevarlas bien puestas, que se vean, como si fueran nuestra ropa.

Por ejemplo, hoy se valora mucho el ser empático no sólo en persona, sino a través de los medios digitales. ¿Te has esforzado por lograrlo?

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Pues lo mismo aplica para las habilidades de las que estamos hablando: ¿eres competitivo en tu área, tienes un propósito trascendente para tu vida, te ocupas de cuidar tu salud mental?

Si presumimos todo esto hay que llevarlo bien puesto, especialmente en las entrevistas de trabajo donde más pasión les falta hoy a los jóvenes.

Cuando nos ponemos nuestras habilidades se nota desde la presentación: hay seguridad en el candidato o candidata, proyecta sus sueños y luce la más hermosa de las sonrisas.

Así que sonríe porque así, vas a conseguir el trabajo que quieres.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Rosalinda Ballesteros, directora del Instituto de Ciencias del Bienestar y la Felicidad de Universidad Tecmilenio.

Linkedln: @icfelicidad

Twitter:_wellbeing360

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La prohibición destruye al estado de Derecho
Por

El principal dolor de cabeza en México es el mercado negro de drogas. El 80% de los homicidios en nuestro país son narco...