El Brexit tendrá un costo para Reino Unido: alrededor de 50,000 millones de libras (62,000 millones de dólares), advirtió el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a menos de una semana de que el gobierno británico active el proceso formal de separación.

El titular del brazo ejecutivo de la Unión Europea (UE) dijo a la cadena BBC este viernes, que si bien no se tiene una consigna para castigar a la nación británica por abandonar el bloque, se debe disuadir a otros países de realizar acciones semejantes.

“Tenemos que calcular científicamente cuáles eran los compromisos británicos y luego la factura tiene que ser pagada”, aseguró Juncker.

Al ser cuestionado sobre si el proyecto de ley será de 50,000 millones de libras, cerca de 58 millones de euros, respondió que el costo “es alrededor de eso”. Agregó: “(Reino Unido) tiene que saber, y supongo que el gobierno lo sabe: tienen que cumplir con los compromisos y los compromisos anteriores”.

PUBLICIDAD

La declaración del responsable de la Comisión Europea  es la predicción más clara del tamaño de la factura, y está en línea con una estimación citada por el canciller austríaco Christian Kern el mes pasado.

Lee también: Bancos alistan éxodo de Londres por el temor al Brexit

El gobierno de la primera ministra Theresa May planea iniciar el 29 de marzo el proceso de negociaciones, que se prevé dure dos años, para salir de la UE, mediante la activación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, que tendrá que pasar por el Parlamento.

El costo que deberá cubrir Reino Unido por su salida de la UE será uno de los primeros y más polémicos temas de discusión, sobre todo porque los representantes británicos consideran que el país no debería pagar una suma tan grande y “absurda” –como la calificó uno de los ministros de más alto rango de May–.

“No estamos en un estado de ánimo hostil cuando se trata del Brexit, porque queremos tener una relación de amistad durante las próximas décadas con Gran Bretaña”, comentó Juncker, aunque insistió en que la UE se mantendrá “firme” y no será “ingenua” en las negociaciones.

El choque entre el Reino Unido y la Unión Europea sobre el tamaño de la factura de la salida de Gran Bretaña -respecto de los pasivos, tales como pensiones para los funcionarios de la UE, proyectos de infraestructura, y el rescate de Irlanda- se perfila para ser uno de los primeros obstáculos importantes en las conversaciones.

Ahora lee: La UE hablará sobre el Brexit el 29 de abril, pero sin Reino Unido

En este sentido, en las negociaciones también se busca el acuerdo para garantizar los derechos de los europeos que viven en Reino Unido y de los ciudadanos británicos en la UE: “No se trata de la negociación, se trata de respetar la dignidad humana”.

El Parlamento británico aprobó el mes pasado la llamada ‘Ley de la Unión Europea’ (Notificación sobre la salida), después de que entrase en la Cámara de los Comunes el pasado 26 de enero y fuese tratada por diputados y lores con carácter de urgencia.

 

Siguientes artículos

Hay menos confrontación entre México y EU, asegura Videgaray
Por

El canciller dijo que la renegociación del TLCAN comenzará en julio, por lo que se espera que en los próximos días el go...