Por Luisa Agüero

Gildan invierte 98 millones de dólares (mdd) en la construcción de una planta textilera, misma que una vez que entre en operación, este año, generará 1,200 empleos directos y 4,000 indirectos en Río Nance, departamento de Cortés, Honduras.

La puesta en marcha de estas instalaciones es el reflejo del crecimiento que ha tenido la maquila en el país, actividad que cerró 2017 con una inversión de 240 mdd, de acuerdo con cálculos del Banco Central de Honduras (BCH).

Las exportaciones de este sector para el cierre de 2017 se situaron en 4,001.3 mdd, cifra que fue superior a los 3,949.9 mdd registrados en el periodo 2016 y se espera que, con el Programa Honduras 20/20, se incrementen a 7,200 mdd en el año 2020.

PUBLICIDAD

Puedes leer: Exportaciones en Latinoamérica se desaceleran en el primer trimestre

Un factor determinante será la apertura de dos plantas para la fabricación de piezas para automóviles y una mayor inversión en la producción de tela sintética, plantea un informe oficial del BCH. De acuerdo con el plan establecido por el gobierno, se espera que el país catracho sea el líder del continente americano en exportaciones textiles y uno de los principales exportadores a Estados Unidos y Europa, a través de un hub textil con talento de clase mundial que empuje la innovación y la sostenibilidad.

De igual modo, esta estrategia tiene previsto el desarrollo de un cluster de autopartes y de equipo eléctrico.

Para lograr el objetivo será necesario movilizar cifras importantes de inversión extranjera directa, cuyos montos se estiman entre 3,600 y 4,700 mdd para el sector textil; entre 3,000 mdd y 3,600 mdd para manufactura intermedia, especialmente autopartes, y entre 1,450 mdd y 1,650 mdd para BPOs (call centers).

Poder textil

El peso del valor bruto de producción de la industria textil maquiladora en Honduras es de aproximadamente 6,136 mdd y las actividades económicas relacionadas representan alrededor del 30% del PIB nacional, es decir, más o menos 20,881 mdd para 2016, establece el BCH.

Las perspectivas de esta industria para el 2018 son alentadoras debido al dinamismo esperado de la economía mundial, especialmente de Estados Unidos, expresa Mario Canahuati, presidente de la Asociación Hondureña de Maquiladores (AHM).

Como consecuencia, se prevé una recuperación en las actividades dedicadas a la fabricación de productos textiles y prendas de vestir, impulsadas por nuevos capitales y orientadas a la diversificación de sus productos. “Esto incluye la elaboración de tela sintética, tejido de punto y filamentos. Además, utilizar tejido sintético como materia prima en lugar de algodón requiere el uso más intensivo en mano de obra, por lo cual se proyecta un aumento en el empleo”, destaca el BCH en el informe Bienes para Transformación 2016 y Expectativas 2017-2018.

 

Siguientes artículos

El Internet de las Cosas, pieza clave para la innovación en Centroamérica
Por

El Séptimo Estudio de Redes Sociales de Centroamérica y el Caribe reveló que el Istmo tiene 22 millones de usuarios con...