Entre zonas selváticas, bosques, neblina y hasta semidesiertos, se esconde una comunidad que deslumbra por su belleza, historia y aventuras. Sierra Gorda es un destino turístico que cautiva y asombra a la primera impresión.

En el estado de Querétaro existe una comunidad que guarda los vestigios de un pasado que se forjó entre guerras y evangelizaciones. Sierra Gorda es un destino turístico lleno de historia, rodeado de bellezas naturales y un lugar ideal para vacacionar practicando también deportes de aventura.

El camino a la Sierra Gorda es un deleite para la vista. En el ascenso zigzagueante a la sierra, a cada instante te sorprenderán paisajes de selva alta y mediana, semidesierto, bosque tropical, bosque de coníferas y el espeso bosque entre la niebla, que envuelve todo en una mística aura.

PUBLICIDAD

Todos esos paisajes forman parte de la Reserva de la Biosfera, que en sus 384,000 hectáreas alberga más de 130 especies de mamíferos, entre pumas, jaguares, águila negra, gato montés, águila pescadora, venados y se ha comprobado que hasta osos. También presume de 1,800 tipos de plantas, 339 de aves y 650 de mariposas. Esta magnífica área natural protegida cubre la tercera parte del territorio queretano.

El corazón de Sierra Gorda es Jalpan de Serra, que se encuentra escondida entre la exuberante e inmensa reserva, y es el centro turístico y económico de esta parte de Querétaro. A pesar de que está enclavado en medio de la sierra, encontrar hospedaje no representa problema alguno. Como ejemplo está el Hotel Misión de Jalpan.

Uno de los atractivos principales de la Sierra Gorda son las cinco misiones franciscanas que fueron declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad en 2003 por la UNESCO. Forbes México tuvo la oportunidad de pasar tres días en medio de la Sierra Gorda y visitar cada una de las misiones y otras atracciones, que hacen de este lugar uno de los mejores y más hermosos destinos turísticos de México.

mision_tancoyol_buena

 Misión de Tancoyol. 

Día uno

En una guerra que duró más de 200 años, conocida como la Guerra de Sangre y Fuego, los indígenas que vivían en la Sierra Gorda renunciaron a ser evangelizados y entregar su mano de obra a los militares, hasta que llegó José Escandón, un conde que los erradicó.

Fray Junípero Serra es, quizás, el actor más importante de esa evangelización. Terminada la guerra y después de una fatídica travesía desde España, por todo México y California, llega a la Sierra Gorda, último lugar de México que se evangelizó. Es aquí donde es nombrado presidente de las misiones.

Las cinco misiones tienen el mismo modelo de construcción: una barda atrial, las paredes de las crujías, el atrio, el portal de peregrinos, la fachada y la torre. Están hechas en un barroco-mestizo que muestra la unión de las dos culturas. Todas cuentan con el escudo franciscano: el brazo desnudo de Jesús y el del sayal de San Francisco de Asís. Todo fue moldeado a mano y la técnica que se utilizó es el estuco, una mezcla de piedra y calicanto.

Misión de Jalpan: En esta misión, el portal de peregrinos es de dos arcos de medio punto, y en la parte superior se encuentra un nicho conopial de la Inmaculada, con dos ángeles que sostienen la vid. Justo en la mitad están una cruz, un mazo y unos clavos.

La fachada se divide en dos cuerpos y tres calles, que van a ser la parte vertical. En los basamentos del interior está un águila bicéfala coronada que está devorando a la serpiente; un águila hispano-mexicana.

Ex Hacienda de Rafael Olvera: El general Olvera llegó a ser gobernador y un acaudalado terrateniente, gracias a que sacó ventaja de la guerra entre conservadores y liberales (1800-1810), la cual dejó al país en un marasmo de caciques.

Se dice que Olvera tenía en su poder más de 100 haciendas repartidas por toda la Sierra Gorda.

Misión Concá: La primera misión franciscana que se construyó de 1750 a 1754.

Lo que hace diferente a esta misión de las demás son dos contrafuertes y un remate de medio punto. Y al lado de la fachada existe un elemento pagano con un águila bicéfala y un conejo.

En este lugar existe una de las haciendas de Rafael Olvera que fue adaptada por Hoteles Misión para formar parte de su cadena. Hotel Misión Concá es un lugar lleno de bellezas naturales, como un encino de 500 años de edad, y una vasta historia.

Día dos

Presa de Jalpan: Un sitio Ramsa con alrededor de ocho kilómetros rodeados de selva baja, con 30 especies de aves acuáticas y 97 de aves migratorias. También se puede hacer kayak (incluso para competiciones a nivel nacional), pasear en bote o acampar. La vista del horizonte es impresionante al practicar la pesca.

Zona Arqueológica Tancama: El Cerro del Fuego, como se le conoce a este sitio arqueológico, era un lugar de comercio y de paso para la cultura huasteca. El proyecto de exploración corrió a cargo del arquitecto Jorge Quiroz  y está al cuidado de Pedro Olvera. Aquí se encuentra uno de los juegos de pelota más pequeños de los que hasta ahora  se han encontrado en Mesoamérica. Aunque no hay evidencia comprobada de sacrificios humanos, el arquitecto cree que no falta mucho para que hallen las pruebas. Uno de los problemas de este lugar es la falta de un camino para llegar.

pequeño_juego_de_pelota

Pequeño juego de pelota: Tancama. 

Misión de Tilaco: Rodeada por una comunidad que creció de la mano del padre Miracle, quien ayudó a los indígenas a construir sus casas. En lo particular, su barda atrial está dividida en dos desniveles y tiene dos desagües.

En la parte superior se encuentran dos águilas con ángeles atlantes y una cornisa mixtilínea, con cuatro máscaras prehispánicas en forma de calavera, y en el centro está San Francisco de Asís con capucha.

Misión de Tancoyol: Con la misma constate arquitectónica. La diferencia única es su barda atrial, adornada por el cordón franciscano. Al centro se encuentra la imagen de la estigmatización de San Francisco de Asís, otro elemento único de esta misión.

Misión de Landa: Fue la última misión construida, y por eso tiene más elementos barrocos.

Día tres

En trayecto de dos horas en cuatrimoto es posible llegar hasta la cascada El Chuveje, un mundo aparte a 23 kilómetros de la cabecera municipal de Pinal de Amoles. Con una caída de 35 metros, esta cascada forma parte de la cuenca del río Escanela, que abastece a un importante número de personas en la región.

chuveje

Cascada El Chuveje. 

Un destino más

Visitar el Sótano del Barro, con su caída libre de 410 metros y 600 metros de diámetro, que se encuentra en la localidad de Santa María de Cocos, es una de las mejores actividades que se pueden realizar en la Sierra Gorda.

El recorrido por las misiones y los demás destinos corrió a cargo de la Operadora Turística Aventúrate, que está acreditada por la Sectur.

La estancia en la Sierra Gorda de Querétaro fue toda una aventura, un descubrimiento constante de la historia de esa región y una oportunidad para disfrutar de las bellezas naturales.

vista_panoramica_sierra_gorda

Jalpan de Serra. 

 

Siguientes artículos

¿Se pueden evitar los ronquidos nocturnos?
Por

Los ronquidos no son algo “equis”. Debes poner atención y evitar que te causen problemas extras a los de no dejar dormir...