Por Uriel Naum Avila

No es un chaleco de color negro o azul marino como los que comúnmente usan las fuerzas de seguridad. Tampoco está fabricado con tejidos de fibras especiales como los que en los últimos años ha desarrollado la industria armamentística. Es blanco, en su interior lleva papel periódico con notas de homicidios de periodistas y en el centro tiene una mancha de sangre.

La ‘sangre’ es simulada, en realidad se trata de pintura roja con los nombres de los cientos de representantes de medios de comunicación muertos en los últimos tres sexenios en México. 118 para ser exactos, hasta julio de 2018, según cifras de la organización Article 19.

Si bien el chaleco tiene la capacidad de absorber proyectiles a gran velocidad y ha pasado por pruebas balísticas rigurosas, el objetivo de su elaboración no es hacer producciones a gran escala, sino recordar a la sociedad que “las balas nos tocan a nosotros también cuando se dispara a un periodista, cuando se mata nuestro derecho a la información”, comenta Ana Cristina Ruelas, directora Regional de Article 19.

PUBLICIDAD

La idea original de este proyecto es de Manuel Camacho, de la agencia de comunicación La Doblevida, quien en una visita el año pasado al Festival de Cannes se percató que muchas de las personas que ahí acudían apoyaban  proyectos sociales en sus países de origen, lo que le despertó la inquietud de impulsar algo similar en México.

“Muchas empresas buscan impulsar iniciativas contra el calentamiento global, por ejemplo, pero nosotros vimos la necesidad de poner el dedo en un tema que es tan recurrente, que se pulveriza y pareciera ya no impresionar más: la muerte de periodistas”, señala Manuel Camacho.

La del chaleco no fue la única idea que el ejecutivo de La Doblevida pensó junto con su equipo de trabajo a su regreso del Festival de Cannes. Se analizó también la posibilidad de desarrollar una plataforma que conectara a los periodistas, una alarma que pudiera enlazarlos, pero “al final lo que terminó sucediendo era que no llegábamos a una cosa que concentrara la atención de lo que estaba sucediendo”.

Fueron dos meses de trabajo desde los primeros prototipos. La investigación para dar con un chaleco que resistiera balas con papel periódico como se proponía se llevó a cabo fuera de México con una empresa especialista en temas de seguridad. Y cuando lograron los resultados deseados, su buscó a un aliado comprometido con el tema de la libertad de expresión para lograr la resonancia deseada. Ese aliado fue Article 19.

“(La iniciativa del chaleco) fue una grata sorpresa —menciona la directora Regional de Article 19—. Hace falta reconocimiento de la violencia hacia la prensa. Su mayor efecto ha sido en la libertad de expresión, que deja ver un divorcio entre la sociedad y los periodistas”.

El problema en que deriva este divorcio, considera Ana Cristina Ruelas, es que existen hoy en México “muchas zonas de silencio”, refiriéndose a esos municipios o entidades donde la prensa prefiere ya no abordar temas importantes para las comunidades por temor a ser asesinados.

Y sin periodismo es muy difícil que se tenga una sociedad informada, lo cual atenta contra la democracia, pues “entre más conozcan los ciudadanos de su realidad, más desarrollada será la sociedad y más capacidades tendrá de participar de las decisiones”.

“De esta forma el mensaje con el chaleco es muy fuerte, porque ahorita son balas, pero la palabra no tiene que estar sujeta a otro tipo de obstáculos, tendría que estar siempre protegida”, dice la representante de Article 19, para quien si no hubiera existido información previo a las elecciones presidenciales del pasado 1 de julio, “no se estaría yendo el PRI”.

‘Palabras a prueba de balas’, como se le conoce a esta iniciativa, ha sido impulsada por actores, músicos y miembros de la sociedad civil. El proyecto se ha difundido mediáticamente en otros países como Italia, Estados Unidos, Costa Rica y Colombia. Incluso, “un día se comunicó con nosotros alguien de Nicaragua para pedir que les hiciéramos llegar chalecos para los periodistas que cubren la difícil situación en el país centroamericano, pero le dijimos que este chaleco es un símbolo y que en realidad los periodistas no tendrían que utilizar algo como esto para ejercer su labor”, comenta Ana Cristina Ruelas.

Tema para agenda de AMLO

Del total de asesinatos de periodistas en México de 2000 a la fecha, el 99.6% están impunes. En el sexenio que está por concluir, donde se tienen registrados 45 homicidios, fue el asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas, en Sinaloa, el 15 de mayo de 2017, lo que volvió a poner en la agenda pública este tema.

“Fue la primera vez que Peña Nieto salió a decir ‘no se mata la verdad matando periodistas’ en rueda de prensa. Sin embargo las acciones posteriores fueron nulas”, dice Ana Cristina Ruelas.

Bajo las circunstancias de la llegada de una nueva administración a la Presidencia de México, tanto la directora Regional de Article 19 como Manuel Camacho ven una nueva oportunidad para hacer de éste un tema de agenda de gobierno. Incluso, ya tuvieron un acercamiento con el equipo de Olga Sánchez Cordero, propuesta por Andrés Manuel López obrador como secretaria de Gobernación, y esperan que a partir de estas primeras aproximaciones se construya una relación que dé más frutos para proteger a los periodistas en México.

“Lo importante es empezar reconociendo que el Estado mexicano es el mayor agresor de la prensa en México, no el crimen organizado como lo dice Peña Nieto, y el Estado no se investiga así mismo”. Cifras de Article 19 indican que 48% de las agresiones cometidas a periodistas son cometidas por agentes del Estado.

“El proyecto del chaleco no es más que una semilla, una semilla que hay que empezar a regar, regar, regar y regar para que el mensaje llegue a más gente; crecerlo. Que la gente defienda sus medios. Los movimientos más grandes en el mundo han sido por la sociedad, no por los gobiernos”, concluye el ejecutivo de La Doblevida.

También puedes leer: Violencia en México pesa más que el precio del petróleo en nota de S&P

 

Siguientes artículos

ABASTUR: el punto de encuentro para la industria de la hospitalidad
Por

ABASTUR busca superar la cifra de 17 mil asistentes y 20 mdd en operaciones durante el año pasado, para posicionarse com...