Todos hicieron su lista de mejores películas, libros, exposiciones, conciertos, restaurantes y un largo etcétera, pero vale la pena destacar una selección que enriquecerá tu cava.

 

 

Haciendo un recuento de lo que fue el 2013 enológicamente hablando y el lanzamiento de etiquetas,  Marco Miranda, consultor en vinos, nos comparte su selección de vinos mexicanos que vale la pena conocer y adquirir para la cava.

La sorpresa: El Sombrero y el Gran Amado, vinos Premium de Viñas de Garza, una bodega pequeña de la zona de San Antonio de las Minas. “El bemol: su productor aún no los comercializa abiertamente en México, sólo en Estados Unidos”. Si en sus próximas visitas al otro lado los encuentren no duden en traer unas botellas a casa, aunque el experto tiene la expectativa de que no tarden en exportarlos a México.

Recomendación imprescindible: Inédito, un ensamble de Mourvedre, Syrah y Cabernet sauvignon que “merece ser perseguida”. Es un trabajo reciente del suizo y enólogo Christoph Gaertner, de Vinisterra el cual el experto en el tema describe como “un néctar opulento y sumamente equilibrado, a un precio razonable si se toma en cuenta su limitado volumen de producción”.

Aclimatado: Lúneo, de la Cava Maciel (otra bodega pequeña localizada en Ensenada), una placentera aparición en el mercado, un “excelente ejemplo de lo que un buen productor puede hacer con la magnífica aclimatación que la Mourvedre ha tenido en Baja California.

Elegante: De la bodega Clos de Tres Cantos llegó Resilencia Petite Sirah, un excelso esfuerzo que conjuga amplia presencia tánica con elegancia, algo difícil de lograr en cualquier parte del mundo.  Su etiqueta Nada -sí, así se llama, Nada, insiste Marco-, es una combinación de Tempranillo con Petite sirah, también merece mucho la pena de acuerdo el también articulista de vinos.

PUBLICIDAD

Para finalizar las recomendaciones, Marco mencionó algunos caldos como Cru Garage Grenache y Nebbiolo, de Vinícola Torres Alegre. “Hay que recordar que el segundo lugar en donde la Nebbiolo se aclimata con buenos resultados fuera su Italia, su terroir natal es el Valle de Guadalupe”. Barón Blaché Cero, Uno y Siete de Barón Balché serán otros favoritos. Como los blancos no pueden quedarse de lado, Marco sugiere  La Llave Blanca, de Vinícola Torres Alegre, cuya crianza en barrica lo torna “cremoso y complejo”.

El consultor enfatizó que uno de los mayores retos para los pequeños viticultores es lograr consistencia en la calidad, de tal forma que el enófilo reciba, año con año un producto que responda a la expectativa generada previamente por buenas elaboraciones  en cosechas anteriores. En otras palabras, atreverse a renunciar al “cría fama y échate a dormir”.

Contacto de Marco Miranda para dudas y sugerencias [email protected]

 

Contacto

Fb: Raquel Pastel
Tw: @Raquel_Pastel
Blog: http://raquelpastel.blogspot.com
[email protected]

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

6 perspectivas para desmitificar el éxito
Por

El éxito no es una figura inalcanzable ni sólo para personas “especiales”. Quitar algunos mitos que rodean al éxito te h...