Yahoo!, ¿adiós al trabajo desde casa?

Foto: Reuters.

¿La decisión de Marissa Mayer es realmente el fin del teletrabajo? Incrementar la productividad y generar una cultura organizacional adecuada es un reto que podría no ser apto para realizarse a larga distancia. 

 

Por Jenna Goudreau

 

Marissa Mayer, la nueva CEO (directora general) de Yahoo! ha decretado que su equipo no trabajará más desde casa. Un memo de la empresa, filtrado a los medios hace una semana, anuncia que los empleados de Yahoo! no tendrían permitido el trabajo remoto. La decisión parece estar basada en el deseo de incrementar la productividad y una cultura de una compañía más conectada. Una parte del documento dice:

“Para convertirnos en el mejor sitio para trabajar, la comunicación y la colaboración son muy importantes, así que tenemos que trabajar lado a lado. Por eso es fundamental que todos estemos presentes en nuestras oficinas. Algunas de las mejores decisiones e ideas provienen de las discusiones de pasillo y en la cafetería, de conocer a gente nueva y de las reuniones improvisadas del equipo. A menudo se sacrifican la rapidez y la calidad cuando se trabaja desde casa. Tenemos que ser un solo Yahoo!, y eso comienza estando juntos físicamente.”

Se le pidió a cientos de trabajadores remotos que se presenten en las oficinas de la compañía a partir del 1 de junio. Si no pueden o no quieren, mala suerte. Incluso se desanima la flexibilidad ocasional. La nota dice: “Para el resto de nosotros, que de vez en cuando tenemos que quedarnos en casa a esperar al sujeto que repara el cable, utilicemos nuestro mejor criterio dentro de este espíritu de colaboración.”

Como era de esperarse, el anuncio irritó bastante a algunos empleados de Yahoo!, así como a los partidarios de la flexibilidad laboral. La organización flexible del trabajo, desde el teletrabajo hasta los horarios flexibles y las semanas laborales condensadas, es vista por muchos como el camino hacia el futuro. La flexibilidad se ha convertido en una herramienta importante para los trabajadores con problemas de tiempo, particularmente quienes son padres, y les permite lidiar mejor con el trabajo y las responsabilidades familiares.

“Es increíblemente decepcionante”, dice Jennifer Owens, directora editorial de Working Mother Media. “Es un paso atrás, una mentalidad de la época en la que se lanzó Yahoo!”

“Respeto que Marissa busque la forma de hacer a su fuerza de trabajo más productiva y comprometida con su labor”, dice Sara Sutton Fell, directora general de FlexJobs, un servicio que ayuda a quienes buscan empleo a encontrar puestos profesionales flexibles, “pero no estoy de acuerdo que echar un manto de culpa a los teletrabajadores sea la manera correcta de hacerlo, ni lo es la cancelación absoluta el programa de una sola vez”.

Mayer, de 37 años, tomó las riendas de un debilitado Yahoo! el pasado verano, cuando tenía cinco meses de embarazo. La nueva mamá es la directora general más joven y forma parte del puñado de CEOs mujeres entre los 500 líderes de Fortune. Cuando se le pidieron detalles sobre la nueva política y la lógica detrás de ésta, un portavoz de Yahoo! respondió: “No hacemos comentarios sobre asuntos internos.

Más tarde, un vocero envió la siguiente declaración: “No se trata de una visión amplia de la industria sobre el trabajo desde casa, sino de lo que le conviene a Yahoo! en estos momentos.”

Hasta ahora, Mayer ha adoptado una serie de medidas para dar un giro a la empresa:  el rediseño de la página, la renovación de Yahoo Mail, el lanzamiento de una nueva aplicación de Flickr y la una serie de adquisiciones móviles. Es de suponer que cree que tener en el mismo sitio a todos los soldados listos para la batalla dará lugar a un mayor rendimiento. Sin embargo, la idea de que los esquemas tradicionales de horario resultan en un aumento de la productividad luce más como una idea de la gerencia.

“Una variedad de estudios muestra que el teletrabajo y el trabajo desde casa se asocian con la hiperproductividad”, dice David Lewin, profesor de Administración de la Universidad de California, en Los Angeles. “Analíticamente, no es del todo claro que esto beneficiaría a Yahoo!, podrían terminar con efectos negativos en su desempeño.”

Además, trabajar desde casa, ya sea de forma ocasional o de tiempo completo normalmente evita el desperdicio diario de una hora o más de tiempo de viaje, dice Lewin. Eso sin mencionar que los empleados están tan agradecidos por la flexibilidad que a menudo son más leales a la empresa que los que trabajan de 9 a 5. Un estudio realizado en 2011 por la asociación no lucrativa de recursos humanos WorldatWork descubrió que las empresas con fuertes culturas de flexibilidad experimentaban una menor rotación e incrementaron la satisfacción, la motivación y el compromiso de sus empleados.

“Proviene del miedo”, dice Owens, “miedo de que, si no puedo verte, no sé en qué estás trabajando. Es una desconfianza en tu propia fuerza de trabajo”.

Hay quienes también creen que el pequeño ultimátum de Mayer puede ser una manera de recortar el exceso de personal. Si los trabajadores remotos deciden renunciar en lugar de cumplir, se trataría de un despido sin los costos asociados. Sin embargo, lo que podría ser un inteligente truco para reducir costos envía un peligroso mensaje al resto de la comunidad empresarial. ¿Será este el principio del fin del teletrabajo?

“No creo que vayamos a ver muchas otras empresas haciendo lo mismo”, dice Amanda Augustine, experta en búsqueda de empleo para TheLadders, un servicio en línea para ayudar a los profesionales a encontrar trabajo. “Esta decisión dice más sobre el tipo de empresa (y la cultura) que Mayer tiene intención de reconstruir, y menos sobre el estado del teletrabajo y los horarios flexibles de trabajo en su conjunto.”

Por supuesto, algo de contacto cara a cara siempre será necesario y nadie está discutiendo que deba desaparecer por completo. David Fagiano, Director de Operaciones de capacitación empresarial y consultoría de Dale Carnegie Training, está de acuerdo con Mayer en que algunas de las mejores ideas surgen de conversaciones informales. Sin embargo, también observa que estas conversaciones no necesariamente deben tener lugar en la misma habitación. “Internet es una gran herramienta para los negocios hoy en día, es fácil sostener una reunión virtual a través de Skype o simplemente levantar el teléfono.”

Con una tecnología de teleconferencia cada vez más eficaz hay cada vez menos necesidad de estar presente en el lugar de trabajo físico. Ciertamente Yahoo! podría encontrar alternativas a trasferir a cientos de trabajadores. ¿No es acaso una empresa de tecnología?