E-commerce, terreno inexplorado en México

Foto: Fernando Luna

El mercado de e-commerce tiene un valor potencial de 160,000 mdp en espera de que alguien lo aproveche. El uso intensivo de los smartphone es un factor que podría activar las compras y romper con la vieja idea de que Internet es poco confiable. 

 

Por Luis Rodríguez Munguía

 

En 2011, un grupo de emprendedores, encabezados por Felipe Martínez Vaca, vio la oportunidad de ponerle precio a una idea para explotar el e-commerce a través del business intelligence. En México este mercado vale hoy mas de 16,000 millones de pesos (mdp), y se desarrolla en un entorno de pocos jugadores con un crecimiento nicho que registra una abrumadora tasa anual de 40%.

Martínez Vaca busca tomar esta gran oportunidad y cambiar las ventas por internet. Con 2 millones en la chequera creó Yopter, una tienda en línea que próximamente saldrá al mercado con un sistema que le permitirá analizar y transmitir las preferencias de consumo en tiempo real y así ofrecer sólo lo que haga match con el gusto de los usuarios. Además, esta basado en un programa de inteligencia matemática que ofrecerá al mercado perfiles segmentados y detallados de consumidores individuales o grupales.

Es decir, oro molido para quienes pretendan no perderse en el bosque y cazar al cliente que ya tienen perfectamente ubicado por género, edad, segmento. A través de un sistema de geolocalización, Yopter le ofrece a las empresas que contraten sus servicios, mediante una plataforma presumiblemente amigable, ubicar a sus clientes mediante el dispositivo móvil que traigan consigo para poder ofrecerles la gran rebaja del día. Esta herramienta dotará a los comercios de indicadores sobre perfiles de consumo con distintos cruces y análisis para la toma de decisiones en tiempo real.

“La plataforma está diseñada para que pueda ser usada por la dueña del SPA, el señor de la tintorería, el restaurante o la papelería”, explica Martínez, quien presume tener ya una lista de 1,200 establecimientos ya inscritos para el arranque, y a los que tres meses después les cobrará una cantidad mensual fija, dependiendo de la información que use cada comercio afiliado.

Según un análisis de eMarketer, se espera que el comercio electrónico rebase los 100,000 mdp para 2016. Frente a este dato, podría pensarse que el e-commerce es una tierra absolutamente desconocida para los mexicanos y que está a la espera de que alguien vaya a su conquista. Hoy, se facturan 80,000 mdp anuales en comercio electrónico, apenas 10% de lo que registra el sector offline de autoservicios que ronda en los 860,000 mdp.

De acuerdo con las tendencias, con 15 millones de internautas con tarjeta de crédito se alcanzaría la cifra de los 100,000 mdp, pero si las matemáticas no fallaran y se  habilitaran las 90 millones de tarjetas de débito que hay, las ventas se proyectarían al doble, es decir, en un clic se alcanzarían los 160,000 mdp.

 

Respuesta rápida 

Marcos Pueyrredon, presidente del Instituto Latinoamericano de Comercio Electrónico (eInstituto), explica que en 15 años ha existido mucha evolución en el mundo de la economía digital registrando grandes avances tecnológicos y sobre todo grandes cambios en las costumbres online de los consumidores.  “El comercio electrónico no se basa únicamente en precios, variedad, conveniencia y valoraciones, sino también en todo aquello que los consumidores buscan en cualquier compra offline:  el producto adecuado y una experiencia de compra inigualable”, explica.

En esta fiebre de venta online han participado las principales empresas de retail y departamentales de México, pero también otros importantes actores internacionales han desembarcado en el mercado mexicano con la apertura de sus tiendas online como Privalia, Linio, Groupon, Gamers.

Bernardo Cordero, cofundador y director comercial de la tienda de retail Linio, sabe muy bien que la calidad y servicio son las experiencias que provocan la fidelidad del cliente.  Con 6 meses de vida, Linio tiene más de 45 mil productos en su sitio, lo que le ha generado más de 60 mil visitas diarias. Para cierre de año, espera alcanzar 500 mil usuarios. Cifra nada descabellada ante un crecimiento del 46% anual de comercio electrónico en México, en 2012, lo que representa una cifra promedio de 79,600 mdp.

Para Ulrick Noel, director de Rocket Internet México, empresa de origen alemán con presencia en 18 países, que fondea, lanza y replica modelos de negocios exitosos online, la oportunidad del comercio electrónico en México es toda. A pesar de que más de 50% de comercio electrónico lo registra el sector de viajes con reservaciones de hotel y compra de boletos de avión y espectáculos, hay segmentos que han crecido, como la venta de muebles. Ulrick, también prepara el lanzamiento de easytaxi.com y pidiendo.com, dos sitios de servicios que ya están piloteando en la Ciudad de México.

 

Aliados y barreras

Otros jugadores que participan activamente en el comercio electrónico son los medios de pago. Las empresas como VISA, MasterCard y PayPal, han sido grandes impulsores de la cultura de compra en línea, pero la mala percepción de fraudes en Internet opaca sus acciones ante el consumidor final y el comercio.

Federico Gómez, director de PayPal México, estima que aunque existe un crecimiento sostenido, el país está un paso atrás. En tres años esta empresa líder de pagos cuenta con más de 2 millones de cuentas y con una facturación de 3 dígitos. “Dado el tamaño de población y economía del país deberíamos estar al doble en comercio electrónico, y no lo es por una serie de razones; una de ellas es porque no hay suficientes emprendedores”.

Gómez asegura que los dispositivos móviles serán los que aceleren al sector del comercio electrónico en México, algo que será en menos de 5 años, tomando en cuenta que hoy 29% de las transacciones de ecommerce se ejecuta vía dispositivos móviles.

Otro de los focos rojos del comercio electrónico es la logística y envío de productos. Actualmente existen empresas que entregan en 48 horas. La falta de información tanto de comercios como de compradores es una constante. “Se desconoce lo fácil que es tener opciones de pago seguros”, expone el ejecutivo.

Víctor de la Barrera, vicepresidente de Comercio Electrónico de la Asociación Mexicana de Internet, (AMIPCI), sostiene que el mercado pinta en positivo, pero hay tres indicadores que hay que analizar con lupa.

El primero es la penetración de Internet, el acceso a la tecnología que en México ronda en 35% de penetración, y la calidad de la banda ancha.

El segundo es el tema financiero, que significa la capacidad de comprar a través de  pagos electrónicos o productos bancarios por Internet. En México, más de 60% de las compras se hace con tarjeta de crédito y existe un universo promedio de 25 millones de tarjetas de crédito, pero tenemos una gran oportunidad con las tarjetas de débito. La relación es de 3 a 1 frente a las de crédito.

Y el tercer rubro tiene que ver con la oferta comercial. El directivo de la AMIPCI dice que ésta debe ser muy fuerte, variada y diferenciada con alto nivel de servicio de postventa, como distribución, entrega, garantía, devoluciones, cambios, respuesta expedita a quejas o problemas; este cúmulo de servicios, asegura, son algunos diferenciadores que hacen a un sitio preferido.

Por lo pronto, quien no se suba al comercio electrónico prácticamente le está dejando un canal totalmente libre a la competencia.