El emprendimiento sí transformará a la economía

Con la verdadera masificación del emprendimiento -y cómo este reemplace o eventualmente logre derrotar el empleo informal- se dará uno de los pasos más importantes dentro de la evolución de sistema económico que conocemos.

Talento emprendedor. (Foto: Reuters)

Por Luis Carlos Chacón J.*

Siendo este momento el medio de la segunda década del siglo XXI se puede asegurar que ‘emprender’ como alternativa de trabajo y prosperidad se encuentra en su ‘Tipping Point’, concepto que bien define Malcom Gladwell como “ese momento mágico en que una idea, tendencia o conducta social cruza un umbral, se vuelca y se esparce como incendio forestal”.

Según el Global Entrepreneurship Index 2014 generado por universidades que incluyen a Babson y el Tecnológico de Monterrey el 42% de los trabajadores convencionales mayores de 30 años en 38 mercados afirman que se pueden imaginar creando su propio negocio antes de cinco años, en el caso de los encuestados menores de esta edad esta cifra de duplica y ya específicamente en México tres de cada cuatro personas logran pasar de la aspiración a la realidad.

– Mejor fracasar que emplearse –

Sin embargo la ‘dosis de realidad’ que existe detrás de emprender no se relaciona con los sueños del nuevo empresario: de acuerdo con Bloomberg 8 de cada 10 emprendimientos fracasan antes de cumplir los primeros 18 meses de vida. Para Ramana Nanda, profesor de la escuela de negocios de Harvard esta situación radica en 1) la ausencia de enfoque y planificación relacionadas con las formas por medios de las cuales los nuevos negocios obtienen utilidades a corto y largo plazo y 2) un entorno competitivo altamente cambiante que genera que muchos negocios no logren cumplir o establecerse en los tiempos del mercado.

Que las personas prefieran perder en el intento una y otra vez por sí mismos (con todas las consecuencias económicas y emocionales que implica) que la estabilidad que hay detrás del pago como empleado no es casualidad, de hecho es el resultado de un proceso que comenzó con la revolución industrial de finales del siglo XIX cuando se consolido la fuerza laboral y con ella el empleo informal     -que de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo en 2015 representó casi el 60% de posiciones laborales que no tienen algún tipo de contrato firmado- que logró convertirse en miedo y destino para la sociedad.

Con la llegada de la Globalización Económica, Tecnológica y de la Información que sucedida entre los años 80’s y el principio de los 00’s llegaron los precursores del emprendimiento global… Steve Jobs, Bill Gates y el imaginario cultural de aquellos que comenzaron en el garaje de su casa y lograron transformar la humanidad, una sociedad donde no había que ser aristócrata para lograr tener éxito en el mundo de los negocios.

La llegada del social media a este contexto logró en las nuevas generaciones una sobreexcitación basada en la posibilidad de crear con poca -o ninguna- experiencia laboral y un capital mínimo negocios multimillonarios, para diferentes sociólogos este momento donde las puertas de Silicon Valley (y en sí mismo del mercado de la tecnología) se abren a todo el mundo cuando se consolida un cambio en el paradigma del empleo: una sociedad donde la mayoría de la población educada prefiere no trabajar para nadie y ser el creador de su propio destino laboral.

– El Tipping Point –

Esta década (2010 – 2020) ha marcado un ‘momentum’ para el desarrollo global del emprendimiento, un cambio significativo en la balanza que ha sido, esta y será determinado por cinco hechos:

  1. El crecimiento del poder que ostentan las empresas y negocios tecnológicos dentro del panorama económico global, sólo las denominadas Unicorn Companies aglutinan a 151 empresas que acumulan una valorización total de 527 billones de dólares.
  2. Un cambio en el modelo educativo técnico y superior que busca enseñarle a las nuevas generaciones a valerse por sí mismos: De acuerdo con TopMBA.com los programas de Harvard, Stanford, Wharton y el Instituto de Empresas son los mejores para lograr emprender
  3. Un modelo económico que no puede soportar la entrada anual de 40 millones de jóvenes al mercado laboral y que como consecuencia ha duplicado la tasa de desempleo en este grupo entre 2000 (6,5%) y 2015 (13%).
  4. El impacto cultural donde se consolida el emprender con la consolidación de los sueños y aspiraciones en múltiples generaciones, un gran ejemplo será ‘Shark Tank’ programa de NBC que durante siete temporadas a presentado a importantes billonarios apoyando o no emprendimientos.
  5. El crecimiento de las industrias creativas y las empresas enfocadas en la masificación de productos y servicios Mobile, donde según Statista han entrado en promedio 1000 apps diariamente al Apple Store entre 2009 y 2015… el negocio del momento…

 

A partir del entendimiento prospectivo de Bautista si a este escenario que vive el emprendimiento le sumas elementos como el Sharing Economy, la masificación de tecnologías remotas, y la necesidad emergente de independencia que marca a las nuevas generaciones podremos entender que para 2020 el salario no será la única forma por medio de la cual una persona obtenga ingresos.

– 2025 –

En sólo 10 años la fuerza laboral migrará de un pago a varios, de horarios fijos a libertad en tiempos y por supuesto hacia la masificación del emprendimiento como forma masiva de trabajar y vivir. La justificación -mirando hacia 2025- estará en cuatro temas que van a cambiar en el futuro cercano:

  1. Un cambio generacional dentro de la fuerza laboral donde los Millennials representarán la mitad del grupo, mientras que los Baby Boomers se convierten en el grupo rezagado de acuerdo con una revisión del mercado laboral del futuro desarrollada por MIT en 2014.
  2. La masificación del multiempleo como estilo de vida: De acuerdo con revisiones prospectivas desarrolladas por Banco Mundial para ese momento la mitad de la fuerza laboral global estará conformada por freelancers, en el caso de los millennials alcanzará dos terceras partes.
  3. El crecimiento de necesidades emergentes relacionadas con la escases de recursos y el detrimento de la calidad de vida, de acuerdo con Navigant Research para 2025 las ventas anuales de vehículos eléctricos en Estados Unidos pasará 2.7 millones en 2014 a 6.4 en 2024.
  4. La llegada de nuevas tecnologías y el incremento de empresas y consumidores de las mismas impulsando su masificación. Para el Foro Económico Mundial incluyen Big Data, 3D Printing, Internet of Things entre otras.

Por supuesto un cambio trascendental en la configuración de empleados y empleadores -bajo esta influencia y la forma como las corporaciones respondan a ella, partiendo de que es muy poco probable que dejen de existir- implicará que el modelo económico que conocemos se transforme. A partir de ejercicios prospectivos basados en desarrollo de escenarios se pueden interpretar seis cambios que podrán ser consecuencia de la masificación del emprendimiento:

  1. La disminución en la utilidad y costos en diferentes productos y servicios, teniendo en cuenta que buena parte de las operaciones mercantiles suceden entre personas.
  2. Una aceleración en el desarrollo de innovaciones y el vencimiento de las mismas en el mercado, incrementando el valor del fracaso dentro del proceso de emprendimiento.
  3. Crecimiento de los negocios y operaciones basadas en el intercambio de trabajo, donde vecinos y allegados intercambian talentos gracias a la tecnología y su entorno social.
  4. La evolución de las crisis y tensiones económicas de los últimos años ante la transformación de los competidores en los mercados financieros y la disminución de los commodities como sustento.
  5. Un cambio en el modelo de negocio de pagos programados ante la evidente disminución de las personas que obtienen paga mensual o quincenal. Habrá oportunidades en los modelos de pagos ‘on demand’. Imagine un mundo donde el consumo de servicios públicos se puede prepagar y los pagos mensuales desaparecen.
  6. La consolidación de los modelos de negocios basados en microempresas globales que con baja infraestructura laboral y operativa logran conquistar operaciones en múltiples mercados… en el mundo de la consultoría habrá varios casos a revisar.

Todos estos cambios dependerán del sentido de urgencia que se ponga alrededor de la disminución del empleo informal, para esto será necesario que los emprendedores entiendan que esta también será parte de sus responsabilidades si se quiere mejorar las condiciones de consumo y el clima de negocios, que de acuerdo con Banco Mundial en América Latina no se logra ver prometedor en el corto plazo.

Sin embargo en el largo plazo el futuro es prometedor para el emprendedor, será necesario seguir fracasando para pulir el modelo económico y llegar a un punto donde esta forma de negocios logre su madurez.

– – –

Si está leyendo esto y está pensando en emprender sólo puedo darle un consejo: no le tema a fracasar… que como diría mi hermana ‘perder por aprender no es perder’.

*Luis Carlos Chacón es CCO / Futurist de Bautista, una consultora de tendencias y estudios del futuro [email protected]