Los Cabos, paraíso monumental

Bañado por el Mar de Cortés y el océano pacífico, Los Cabos goza de una asombrosa biodiversidad. durante el invierno, las ballenas grises vienen a aguas mexicanas para comenzar un nuevo ciclo de vida. Jacques Cousteau llamó a esta zona “el acuario del mundo”.

“Es el punto más sublime entre el desierto y el mar “. Así define mi guía el hotel JW Marriott Los Cabos, mientras me conduce a la habitación a través de una galería de dimensiones monumentales y vistas cuidadosamente estudiadas hacia el Mar de Cortés. Diseñado por el arquitecto Jim Olson, el hotel (que inició operaciones en otoño de 2015) refleja el azul profundo del mar desde cada una de sus perspectivas, mientras las líneas horizontales de su cáscara arquitectónica enmarcan las texturas del colorido desierto de Baja California.

Es como un castrum romano: planta rectangular, vías principales y conexiones en ángulo recto. Murallas con fugas hacia el océano. Líneas paralelas y espacios vacíos que enmarcan la belleza natural de un cielo azul o un jardín sembrado con esponjosas pennisetum (cola de zorro). Una pequeña ciudad donde habitar horas deliciosas dedicadas al placer, a ver amanecer, a leer un libro en la tumbona y dejarse sorprender por la lentitud con la que corre el tiempo cuando no se le persigue.

Lee también: 8 hoteles boutique para descubrir México

El hotel se encuentra dentro del desarrollo residencial Puerto Los Cabos, con acceso directo a los campos de golf diseñados por Greg Norman y Jack Nicklaus. La vocación de Marriott con este proyecto es recuperar y conservar los orígenes, la naturaleza y la cultura de Los Cabos, esos sabores, texturas y aventuras que hacen que los visitantes vivan experiencias únicas. La ubicación no puede ser más simbólica: emerge en la convergencia del Mar de Cortés y el Océano Pacífico, que Jacques Cousteau definió como “el acuario del mundo”.

Jasha Spa, diseñado por Spa Strategy, se extiende a lo largo de 2,000 metros cuadrados y posee albercas de vitalidad, vapor de agua de mar y el tradicional ritual prehispánico de temazcal. Pero lo mejor de todo el hotel es la cocina de autor de Thierry Blouet. Absolutamente perfecta. Educado entre Francia y México, su abuelo paterno fue gerente del hotel George V en París durante 30 años. En 2003, Thierry introdujo nuevos conceptos a Café des Artistes, dando vida a Costantini Martini & Piano Bar, el cual hoy lleva por nombre P’yote Louge, con un menú de tapas y música en vivo. Dos años más tarde, creó lo que en la actualidad es la joya del corporativo: el concepto Thierry Blouet Cocina de Autor. Después de probar la panceta de cerdo con espinacas y nopales, mousseline de morrón amarillo con zanahoria, crema de limón, crujiente de ajo y reducción de jamaica-merlot, no nos queda ninguna duda. Es la joya de JW Marriott.

Relish the heritage

Literalmente, saborear el patrimonio. Paladear la cultura. Degustar la tradición. La primera edición de Relish the Heritage en JW Marriott Los Cabos permitió experimentar una combinación exclusiva de gastronomía y vinos en un escenario incomparable: las puestas de sol del Mar de Cortés. “Por la herencia única que tiene Los Cabos, decidimos crear Relish the Heritage Festival, Food, Wine & Music”, comentó Mike Van der Kroft, director general del hotel.

Inició con un coctel a la luz de la Luna en SumSan, el anfiteatro al estilo de la antigua Grecia que posee el hotel. Los huéspedes cataron vinos de la norteamericana Château Saint Michelle, del estado de Washington (EU). Thierry Blouet, como chef anfitrión y Javier Plascencia, como chef invitado, crearon un menú irrepetible para el segundo día del festival: ocho tiempos acompañados de vinos Viñas de Garza y Château Saint Michelle. ¿Qué veremos en siguientes ediciones? Cenas con maridajes, sommeliers y enólogos de Baja California, chefs y viñedos invitados, catas especiales de tequila y mezcal… Un coctel explosivo de sabores y emociones.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

Los Cabos, paraíso monumental