La marca personal de un líder

Foto: Reuters

Una buena marca personal es dinámica como un ser humano, siempre cambiando, ajustándose a la realidad y es definida por nuestras acciones, que son señales tangibles de nuestra personalidad, valores y cultura.

 

 

El verdadero liderazgo implica confianza y autenticidad, dos elementos que separan una marca líder —sea personal o corporativa— de las demás.

En 1987, Sir Richard Branson cruzó el Océano Atlántico en un globo aerostático. En 1998, Branson promovió Virgin Cola pisando latas de Coca Cola y Pepsi con un tanque de guerra, aunque el emprendimiento fracasó años después.

Sin duda, Branson es un maestro de la artimaña publicitaria; tiene un estilo provocador, irreverente y de diversión. Es así como ha logrado desarrollar una marca fuerte no sólo como persona, sino también como fundador de las empresas del Grupo Virgin. Su marca personal es un factor clave para el éxito de sus negocios en general.

¿Has pensado en tu persona como marca? Se puede encontrar un sinnúmero de artículos sobre el tema de ‘Marca Personal’ y la importancia del posicionamiento efectivo de uno mismo en el mercado laboral y en la industria en general.

Sin embargo, seres humanos son seres humanos y si la historia nos ha enseñado algo, es que no somos mercancía. Hay un riesgo en adoptar —sin reflexionar— términos como ‘Marca Personal’ por el simple hecho de que nos definen en palabras comerciales.

Una buena ‘Marca Personal’ es dinámica como un ser humano, siempre cambiando, ajustándose a la realidad y es definida por nuestras acciones, acciones que son señales tangibles de nuestra personalidad, valores y cultura.

Aristóteles dijo: “Somos lo que hacemos repetidamente.” Tanto las marcas corporativas y comerciales como las marcas personales, son construidas a través de lo que hacemos y como lo hacemos.

Pero no tenemos que adoptar la personalidad de Richard Branson para que nos tomen en cuenta. Hay otros líderes que han alcanzado a construir una marca personal en un nicho de mercado específico y de una manera tan especial e inspiradora como Branson.

Jacqueline Novogratz, por ejemplo, es CEO de Acumen Fund y tiene una marca personal muy definida dentro de la comunidad de la inversión de impacto y programas de desarrollo humanitario. Acumen Fund lucha contra la pobreza a través de inversión en emprendimientos sociales, líderes emergentes e ideas novedosas. Ella estuvo en la portada de la revista Forbes como parte de un reportaje sobre innovación social. Maneja con pro actividad la percepción que la gente tiene de ella y las causas que apoya (visite The Blue Sweater en YouTube). Tiene autoridad moral y una manera novedosa para enfrentar problemas de pobreza y desconexión humana.

Una marca personal tiene el potencial y la increíble riqueza que tienen todos los seres humanos. Una marca bien manejada le permite ser la primera opción o top of mind en su nicho, industria y círculos profesionales y personales. ¿Cómo es que Marissa Mayer ganó el puesto de CEO en Yahoo? Por su marca personal y sus acciones. Sacó provecho de que ella era una de las primeras empleadas de Google y la primera ingeniera en esta empresa. Se posicionó como la mujer que hizo exitoso a Google. Un ejemplo de una persona segura de su valor en el mercado y, aún más importante, segura de su potencial como ser humano.

 

 

Contacto:

Twitter: @ClarkEsther

Email: [email protected]

Blog: www.hiponaconsulting.wordpress.com