2025, el año del adiós al negocio del petróleo

Producción de petróleo en Nigeria (Foto: Reuters)

La era en que el petróleo movía al mundo está cerca de su fin. Mientras el precio del crudo cae, la energía alternativa se vuelve menos costosa y más práctica.  Ni las grandes petroleras mundiales ignoran esto. Shell invirtió más de 100,000 mdd en producir energía alternativa entre 2011 y 2014. ¿Por qué? 

 

¿Por qué hoy, en 2015, las más grandes petroleras del mundo apuestan por energías renovables? En los próximos años, la generación de energía a través de celdas solares será más barata que utilizar combustibles fósiles. La tendencia apunta a que el petróleo dejará de ser el rey del sector energético en menos tiempo del que imaginábamos.

Durante el primer semestre de 2014, el precio del petróleo de referencia WTI promediaba 96 dólares por barril. En lo que va del año, el precio ha rondado apenas los 40 dólares por barril.

El descenso en los precios ha ocasionado pérdidas en los mercados financieros, retrasos en los proyectos de inversión para extracción de petróleo y, en el caso de México, ajustes en el gasto público y mermas en la expectativa de crecimiento como consecuencia de la reducción de los ingresos petroleros esperados.

Será entre 2025 y 2029 que el petróleo quede desplazado como principal negocio dentro de la industria energética, afirma Jennifer Medina, chief of Intelligence & Innovation de BigFoot, una firma de inteligencia de mercados y análisis de tendencias del futuro.

“El sistema de distribución energética va a cambiar: hablamos de que las celdas solares funcionan como la tecnología de la información. Esta tecnología, que requiere inteligencia artificial, tiene una revolución cada 2.5 años, con lo que se vuelve más eficiente y más barata. Por otro lado vemos una mayor ‘prisa’ por la extracción de petróleo. Las compañías quieren recuperar su inversión antes de que otro tipo de energía desplace al crudo. De ahí que el precio esté bajando por el exceso de oferta”, advierte.

Y esta tendencia no cambiará. La sobreoferta de petróleo generada por Estados Unidos continuará al menos hasta 2020, según información de la AIE.  Por eso no hay razón para pensar que los precios del petróleo podrán recuperarse en los próximos cuatro años, dice Alfredo Coutiño, director de Moody’s Economy.

 

Grid ¿qué?

El término grid parity se refiere al momento en que una fuente de energía alternativa puede generar electricidad a un costo normalizado menor o igual al precio de compra de energía de la red eléctrica.

El término se utiliza con mayor frecuencia cuando se habla de las fuentes de energía renovables, especialmente las energías solar y eólica.

Un reporte, Deutsche Bank prevé que 80% del mercado global alcanzará la condición grid parity para 2017: “Incluso cuando el precio del petróleo caiga, la energía solar se va a volver más competitiva, pues el precio podría caer 40% en los próximos cinco años en la mayoría de los mercados.”

¿Qué tiene que ver con el petróleo? En 2011, Shell, una de las petroleras más importantes del mundo, anunció una inversión de 100,000 millones de dólares para la producción de energía alternativa.

Los cálculos de la empresa indican que 30% del total de la energía consumida en el mundo será renovable para 2050, con una población que crecerá a 9,000 millones de habitantes.

“Trabajamos en el desarrollo de energía más limpia. Las plantas de energía de gas natural emiten alrededor de la mitad del CO2 de las centrales eléctricas de carbón. El gas natural complementa la energía eólica y solar, que necesitan un suministro de respaldo altamente flexible cuando el viento se detiene o se pone el sol”, señala la empresa.

El discurso de las grandes petroleras está cambiando, dice Jennifer Medina, de BigFoot. Estos gigantes apostarán cada vez más por energía alternativa y menos por la extracción de petróleo, una tarea que implica grandes inversiones y ofrece menos rendimiento a medida que el mundo deja de depender de este combustible.

 

México no está (tan) atrás

Estados Unidos, el principal consumidor de energía a nivel global, anunció que la ciudad de Burlington, en Vermont, se convirtió en la primera del país en utilizar energía renovable al 100%. En muchos casos se dice que el frío y las necesidades de calefacción permiten pensar que no terminará la fiebre por el petróleo, pero si el mayor consumidor ya lo hizo, ¿qué nos dice que no lo harán los demás países?

En México existe un proyecto para que el alumbrado público y la energía para los nuevos desarrollos urbanos del municipio de Izamal, en Yucatán, se generen a partir de celdas solares.

Al norte de Chile, Esquiña se convirtió en el primer pueblo en funcionar totalmente con energía solar.

“Si bien existen otros lugares en Chile que funcionan con energías renovables no convencionales, éstos combinan distintas fuentes de energías, a diferencia de Esquiña, que utiliza 100% energía solar”, informó el portal El Definido, en septiembre de 2014.

La Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética, aprobada en México, es un paso en la dirección correcta, pues se establece que la generación de energía renovable será una prioridad, asegura Sara De Lille, Innovation Strategist en BigFoot.

“Se establece la estrategia como el mecanismo mediante el cual el Estado mexicano impulsará las políticas, programas, acciones y proyectos encaminados a conseguir una mayor utilización y aprovechamiento de las fuentes de energía renovables y las tecnologías limpias, promover la eficiencia y sustentabilidad energética, así como la reducción de la dependencia de México de los hidrocarburos como fuente primaria de energía”, señala el proyecto aprobado como parte de la reforma energética.

 

Todos ganan

En menos de 40 años, el precio de las celdas fotovoltaicas de silicio cristalino ha pasado de 78 dólares por vatio a 0.72 dólares

“Los mercados que se basan en políticas de transición energética han facilitado el despliegue de estas tecnologías que se encuentran alcanzando la paridad en la red eléctrica. En el primer trimestre de 2014 hubo 79 países cuyo precio de la energía fotovoltaica era igual o menor al precio promedio de la red eléctrica”, indica en un artículo Jean-Pascal Tricoire, presidente y director general de Schneider Electric.

Esta reducción de costos no sólo impacta al consumidor final; también tiene implicaciones en las planeaciones presupuestales. De ahí que los gobiernos deban cambiar el modelo de dependencia de los hidrocarburos.

“A nivel país, la implementación de niveles de energía más elevados genera una oportunidad económica para reducir el gasto público, pues los gobiernos equilibran su compraventa de energía que genera presión en la economía. El balance energético en Europa se ha sextuplicado a lo largo de una década, cuya importación de petróleo únicamente ha llegado a los 500,000 mdd en 2012”, apunta Tricoire.

Así, podría darse un efecto positivo de 570,000 mdd en el balance energético de las cinco regiones clave del mundo, de los cuales 190,000 mdd serían para China y 110,000 mdd para India, mediante la implementación de un escenario mayor de eficiencia energética, de acuerdo con el escenario del World Energy Outlook de la Asociación Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés). La diferencia entre estos países y las economías en desarrollo podría ser el tiempo que tarden en decir adiós al petróleo y ¡hola! a las energías alternativas.