Enero es uno de los meses más difíciles para nuestra cartera, y si no aprendemos de los errores financieros que cometimos en 2015, probablemente empecemos 2016 con el pie izquierdo.

 

La mayoría hicimos compras en la época decembrina. Ahora hay que cumplir con los pagos (si tomamos alguna promoción a crédito) o enfrentarnos a un bolsillo más ajustado.

Aquí te dejo 3 consejos para salir victorioso de la cuesta de enero.

PUBLICIDAD

 

1. Aprende del año que cerró

Primero reflexiona y respóndete: ¿En dónde quedó mi dinero en el 2015? Un análisis básico de los grandes gastos que tuviste en el año te dará luces de dónde estuvo tu mayor salida de dinero, y con ello sabrás si estás priorizando correctamente o no.

Por ejemplo: es muy fácil decir que tu prioridad es tu educación; sin embargo, si al analizar tu gasto total descubres que menos del 10% lo destinaste a ese rubro, hay algo que estás haciendo mal.

La forma más fácil de hacer esta evaluación es reunir los estados de cuenta de tus tarjetas de crédito y débito; agrupa cada gasto en un rubro, define porcentajes para cada uno y plásmalos en un papel con una gráfica de pastel. Así verás rápidamente si eres congruente entre tus prioridades y tus gastos más fuertes.

Si no hay relación entre estas dos cosas, cambia lo necesario y aprende a gastar en lo que es más importante para ti, porque esos desembolsos son los que tienen más valor.

 

2. Salda deudas

Si tu pago de deuda en enero es más del 30% de tu ingreso, estás frente a un foco rojo. Debes saldar deudas lo antes posible y evitar nuevos gastos innecesarios hasta reducir ese 30% de deuda a un 15% o 20% máximo.

Una alternativa para saldar deudas de manera más cómoda son las tarjetas de transferencia de deuda.

Intenta ahorrar un 15% de tu sueldo empezando este año y abona al capital de tu préstamo automotriz, hipotecas o esos muebles que sacaste con financiamiento. No es suficiente pagar sólo el mínimo de tus deudas; haz un esfuerzo por pagar un poco más.

 

3. No caigas en las promociones de enero

Enero es el mes de más promociones en casi todas las tiendas, aerolíneas, agencias de viajes y supermercados. Incluso existen muchos productos como la ropa de invierno, los boletos de avión, aparatos electrónicos y muebles que llegan a su precio más bajo durante este primer mes del año, pero esto no significa que los necesites.

(Si deseas leer más sobre los productos que llegan a su precio más bajo en enero te recomiendo leer esto.)

Si planeas aprovechar las ofertas de enero sin haber pagado tus deudas del año pasado, no estás tomando una decisión financiera sana. Si de todas maneras vas a aprovechar las promociones, te recomiendo que mejor uses un poco de tus ahorros para comprar lo que necesitas y que tenga descuento. Si compras algo sólo porque está barato, pero no es indispensable, no es realmente una promoción.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ComparaGuru

Facebook: ComparaGuru

Página web: ComparaGuru.com

Blog: ComparaGuru.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Se venden en México 4 millones de roscas de Reyes
Por

La derrama económica por el día de Reyes Magos podría beneficiar a 7, 906 panaderías, reposterías, pastelerías y expendi...