Por Carlos García César*

El storytelling se ha consolidado como uno de los recursos más efectivos para que las áreas de Marketing de las organizaciones establezcan una conexión directa y emocional con sus audiencias. 

Dicha conexión se establece cuando el consumidor le da al producto o servicio cierto valor y lo prefiere sobre otros, algo que no se logra apelando a la lógica, sino a elementos que provocan reacciones sensoriales positivas. 

Actualmente, estamos siendo testigos del inicio de una nueva Era del storytelling, detonada por los avances de la realidad digital. ¿Esto qué quiere decir? Que la explosión de las redes sociales ha llevado a las empresas a contar sus historias de una manera totalmente nueva. 

En esta era, los consumidores no se conforman solamente con adquirir productos, desean vivir una experiencia y sentirse identificados. Y cuanto más cercana sea, será una vivencia única para ellos. 

A ello contribuyen nuevas tendencias que brindan experiencias aún más inmersivas y autodirigidas en el contexto de la realidad digital. Por ejemplo, la realidad aumentada, la realidad virtual, y la combinación de ambas, han tendido las bases para que los roles del oyente y el narrador se complementen. 

Así, las audiencias ya no se limitan a escuchar las historias que la marca les quiere contar, sino que ahora también forman parte de ellas y pueden dirigirlas. Los propios consumidores son quienes viven y comparten esas historias. 

De hecho, las están desarrollando y contando en tiempo real, y de manera interactiva. De ahí que la marca debe entender si se está desarrollando una línea directa entre las experiencias, la historia y la narrativa. 

En este nuevo contexto, es importante subrayar la importancia de lograr un equilibrio entre la narrativa de la marca y los elementos que ésta debe integrar, lo que eliminará la incertidumbre en el momento de aprovechar las nuevas tecnologías. 

Para ello, se recomienda a las marcas considerar cinco acciones que los directores de Marketing (CMO) pueden aplicar a sus iniciativas de storytelling en el 2020. 

La primera de ellas, es capitalizar la realidad digital en historias que tengan un mayor impacto ciclo de vida de la marca con el cliente. Se trata de integrar esta innovación en historias de largo plazo que apelen al por qué de la relación cliente-marca para tener un impacto emocional más allá de la transacción y establezcan una conexión más estrecha con las audiencias.

En segundo lugar, es esencial comprender el tipo de historias que se cuentan y en qué etapa de la experiencia del cliente se integran. Para entenderlo, vale la pena preguntarse si se está contando una historia completa o se está integrando a una ya existente. 

Asimismo, hay que asegurarse de que la audiencia tenga una razón para dedicar su tiempo a escuchar la historia que la marca está contando. ¿Se apela a una aspiración personal, un aspecto cultural o a un valor de marca?

La cuarta de estas acciones sugiere no intentar que se ajuste una historia donde no tiene por qué encajar. No puede forzarse una historia donde no hay un trasfondo genuino o auténtico. 

Finalmente, antes de integrarse a una historia es aconsejable verificar la manera en que la marca se alinea con su propia narrativa. Pregúntese: ¿generará valor para la marca? ¿Genera el mismo valor para el cliente?

A medida que la realidad digital madure, las audiencias tendrán un papel más protagónico en la dirección que tomen las experiencias de las marcas, lo que representará un reto importante para el CMO. 

Pero al mismo tiempo es una oportunidad para estrechar la relación con las audiencias y hacerlas parte de la historia de las marcas y viceversa.

 

Contacto:

LinkedIn: Carlos Garcia Cesar

 

*El autor es Socio de Digital Customer & Marketing en Consultoría, Deloitte México.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Lee también: 10 tendencias en marketing para 2020

 

Siguientes artículos

Publicidad programática en las Apps
Por

Las apps han tenido un crecimiento constante en los últimos años y un mercado potencial para la publicidad programática....