En un futuro no muy lejano, tu organización podría adoptar alguna de estas tendencias tecnológicas, que tendrán un fuerte impacto en los negocios.

 

La adopción de nuevas tecnologías implica uno de los grandes retos que deberán enfrentar las empresas, ya que determinará su futuro tecnológico y desde luego marcará una ventaja competitiva. He aquí una lista de las tecnologías que tendrán un lugar relevante en las operaciones de las organizaciones.

  1. Impresión 3D. En 2013, el mercado de impresión 3D generó 3,070 millones de dólares, según Wohlers Associates en su informe Wholers Report 2014, en el que destacó que esta cifra ascenderá a 20,000 millones de dólares en 2020. Nuevas historias surgen día a día respecto a los avances de la impresión en 3D, ya sea a través de la investigación o el desarrollo de productos reales. Diversas industrias empiezan a utilizarla o se están preparando para ello.
  2. Realidad virtual. Este mundo virtual, generado mediante tecnología informática, en que el usuario tiene la sensación de estar inmerso en él, y donde puede interactuar con dicho entorno, tendrá un fuerte impacto en los negocios. Las compañías podrán usar esta tecnología para crear nuevas y mejores experiencias para sus clientes, e incluso investigadores que se ubiquen en diferentes localidades podrán encontrarse en este ambiente para intercambiar opiniones sobre determinados proyectos, por mencionar algunos ejemplos.
  3. Internet de las cosas. Las compañías empiezan a aprovechar las oportunidades que representa este mercado. De acuerdo con el último informe de IDC, el mercado mundial de internet de las cosas crecerá desde los 655,800 millones de dólares en 2014 hasta los 1.7 billones en 2020. Por su parte, el informe Predicciones 2015, que elabora Deloitte Consulting, señala que el 60% de todos los dispositivos inalámbricos de internet de las cosas serán comprados, pagados y utilizados por empresas e industrias.
  4. Realidad aumentada. Se trata de incluir elementos virtuales al entorno físico del mundo real mediante el uso de dispositivos tecnológicos. Empezará a permear en las cadenas comerciales, donde permite que las personas conozcan, de una manera más sencilla, las características de los productos, su precio, las tiendas en dónde comprarlos, y hasta realizar comparaciones.
  5. Inteligencia artificial. Será muy adecuada para abordar problemas de negocios cada vez más complejos; las empresas recurrirán a esta tecnología debido a la explosión de datos que tienen que manejar. Destaca el uso que se le está dando para prevenir y detectar conductas delictivas en el mercado financiero. Según un estudio de Toshiba, en 2035 compartiremos con los robots la vida cotidiana; estos tendrán forma humana y diferentes personalidades.
  6. Wearables. La utilidad de los dispositivos wearables en las compañías será superada por una simple moda, ya que se adaptarán a funciones verticales dentro de las mismas e incluso serán únicos en industrias específicas, convirtiéndose, así, en herramientas portátiles imprescindibles. Bajo esta perspectiva, el sector salud no sólo será el único beneficiado, sino también petróleo y gas, retails, servicios públicos, manufactura, agricultura, construcción, automotriz.
  7. Drones. Hoy en día, el mercado de vehículos aéreos no tripulados (UAV, por sus siglas en inglés), también conocidos como drones, se ha intensificado, no sólo en el ámbito de seguridad, sino para actividades comerciales. ABI Research predice que el mercado comercial para los pequeños UAV va a crecer de un estimado de 652 millones de dólares en el 2014 a más de 5,100 millones de dólares para el 2019, llegando a ser el doble de grande como el mercado de defensa militar/civil.
  8. Reconocimiento facial. En los últimos tres o cuatro años, la tecnología de las cámaras ha mejorado lo suficiente para que el reconocimiento facial sea empleado con éxito. Por ejemplo, se espera que sea implementado en cajeros automáticos o incluso en los supermercados o tiendas donde podrían llevar a cabo un control sobre quien abre la caja registradora mediante un reconocimiento facial previo. De esta manera también se pueden evitar intentos de robo, ya que, al no reconocer el rostro, la caja permanecería cerrada.

En la medida en que cada organización defina su futuro tecnológico deberá considerar paralelamente su estrategia de seguridad, a fin de evitar cualquier tipo de amenaza o posible filtración que comprometan estas tecnologías, ya que no sólo se pondría en riesgo la información de la organización, sino en algunos casos los peligros serían fatales.

PUBLICIDAD

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @BlueCoat

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.